Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

viernes, 1 de agosto de 2008

Matrioskas del Támesis.


No se trata de ganar o perder, si no de cómo juegas.”
Hank Moody.



Tenía que volver a verla.
Lo necesitaba.
Me engañaba diciéndome que enfrentarme a su presencia era la única forma de confirmar mi recuperación.
Me mentía.
Deliraba por volver a verla.
Pese a que mi cuerpo era una cicatriz andante de su paso por mi vida, me desvivía por verla.
Aunque al levantarme del asfalto perjuré que nunca permitiría que me volvieran a tratar como un mono de feria, deseaba volver a verla.
Hubo momentos, en que la casualidad nos descasó de encuentros casuales.
Hubo segundos en los que la música del azar parecía a punto de hacer sonar nuestra canción.
Pero el Destino seguía empeñado en volvernos intangibles el uno para el otro.
Ayer decidí enfrentarme a mi sino.

Tras más de dos años volví a verla.
Después de todo, yo había renacido.
Ahora era otro.
Inmune a sus encantos.
¡Ahora, era iKong!... y volví a besar el asfalto de su desdén.
Sabía que no debía hacerlo.
Ahora sé que nunca podré olvidarla.
La "Anna" interpretada por Naomi Watts en Promesas del Este, ha hecho que su nombre vuelva a envenenar mis sueños.

El momento del estreno de la película en el cine, coincidió con uno de esos períodos en los que no tengo control sobre mi vida. Pues son otros los que deciden cuándo duermo, lo que visto y lo que peso. Así que, finalmente, la he visto en dvd. Y es que a todos nos pasa como a Nikolai (personaje interpretado por Viggo Mortensen): somos esclavos de nuestra forma de vida. Habiendo podido ser titanes, optamos por ser mensajeros, o marionetas, de falsos dioses. Y encima nos quejamos.
Pero bueno, seré amable y rebobinaré la cinta hasta su principio.

Steve Knight, tras el éxito de su guión para Negocios ocultos (Stephen Frears, 2004) se puso a trabajar en una nueva historia, ambientada en su ciudad, Londres, y concebida como un telefilme. En su libreto convivirán barrios degradados, poblados por la nueva aristocracia del crimen, con espacios vacíos, asolados por almas en busca de redención.
De hecho, lo más perturbador de Promesas… es saber que tras su realismo fílmico, existe una realidad social. La organización criminal rusa existe, y con ese mismo nombre. La trata de mujeres, la esclavitud laboral y el desprecio por la vida humana, son pilares de su pirámide. El acierto de Knight reside en recubrir la crudeza de su denuncia con un barniz de romanticismo y suspense.

La implicación del director David Cronenberg en el proyecto, agilizó la producción del filme, y atrajo a estrellas con oficio y a actores con renombre. El resultado una película que merece ser vista.
Para los que lleguen tarde a Promesas del Este, quizás convenga un resumen de la trama: Una joven embarazada es ingresada de urgencia en el hospital donde Ana (Naomi Watts) trabaja de comadrona. La joven muere como resultado del brutal intento de “cesárea” que la había llevado a la clínica. El bebé vive, y todo lo que recibe como herencia es un diario escrito en cirílico, y la tarjeta de un restaurante ruso.

Impulsada por su empatía hacia la víctima, y desoyendo los consejos de sus progenitor ruso, Anna se dirige a un East End londinense que bien podría pasar por un barrio moscovita.
Mientras charla con Semyon (Armin Muller-Stähl), afable propietario del restaurante, Anna no puede evitar reparar en su chofer Nikolai, luego llegará el iracundo hijo de Semyon, Kirell (Vincent Cassel). Llevada por su curiosidad, nuestra Pandora londinense ha abierto una matrioska cuyo contenido no debía ser revelado.

Como viene siendo habitual, el cineasta firma una obra muy personal. El hecho de trabajar con una guión ajeno nunca ha limitado su creatividad. De Stephen King (La zona muerta, 1983) a William S. Burroughs (El almuerzo desnudo, 1991) la capacidad de Cronenberg para acercar cualquier conversación a su discurso sigue intacta. Ésa es su principal virtud creativa frente a la otra “rara avis” del cine norteamericano: David Lynch
Y es que mientras el estadounidense es incapaz de adecuar su discurso al soporte productivo, el canadiense acomoda su exposición (misógina, malsana y visceral) a cualquier medio. Sin ponerle ascos a aparecer como actor en subproductos como la lisérgica Jason X (2001)

Una vez más, Promesas… transmite su percepción de la vida como una enfermedad degenerativa. Desde el comienzo del filme se muestra la debilidad del cuerpo humano frente a la lacra de la violencia. Lugares cotidianos, como una barbería, se convierten en mataderos. Situaciones esperanzadoras, un embarazo, se transforman en descorazonadoras. Y es que la Vida está infectada por un virus: el ser humano.
En este nuevo capítulo de su antología, Cronenberg reflexiona sobre una nueva mutación del gen del Mal: las mafias rusas. 

En esta nueva involución, un Londres decadente y enfermo es víctima fácil para el nuevo agente patógeno, mucho más activo y atractivo que el ente que lo acoge.
Este virus, a diferencia del dichito que se introducía por vía vaginal en Vinieron de dentro de… (1975), es aeróbico. Y más dañino. Llegando a descomponer la estructura más básica de nuestra sociedad: la familia: Anna, al ignorar las advertencias paternas, abrirá la puerta a la desolación; Semyon (señor de vida y muerte) será incapaz de frenar la virulencia de su hijo.
Técnicamente es sobria. Estéticamente austera. En otros tiempos, Cronenberg habría hecho que la chica acosada se defendiera con un órgano retráctil que surgiera de su axila (como en Rabia, 1977). Ahora se limita a mostrarnos el desinterés con el que Viggo y Cassel arrojan un cadáver al Támesis mientras hablan de sus cosas. Todo funciona acompasadamente, sin que nada sobresalga, pero todo desempeña perfectamente su cometido.
No en vano, cual mafioso siciliano, el canadiense cuenta con su vieja guardia técnica. Desde el diseño de producción de su hermana, a la banda sonora de Howard Shore, estos viejos conocidos se orquestan a la batuta de su dirección.
¿Qué decir de Nikolai? Interpretado con una genial mesura por Mortensen (aprovechad el visionado en dvd para disfrutar de la versión original), es la más amarga constatación del triunfo del Mal: un ser puro, física e intelectualmente perfecto, que aparca todo su potencial como individuo a cambio de formar parte del clan. Su agraciado cuerpo es en sus tatuajes una bella metáfora de la gangrena que desvirtúa a nuestra sociedad. Algo así como un mapa del avance de Mordor hacia la Comarca.
La razón por la que este virus se propaga es muy sencilla. Nuestro sistema inmunológico se siente atraído por él, al igual que la comadrona se siente atraída por el chofer. O al común de los “enfermos” nos atraen genocidas, dictadores o dominatrices emocionales.
¿Qué decir de Anna? Pues que Watts es totalmente creíble en su mezcla de vulnerabilidad y fuerza. Y que Naomi no tuvo el detalle de salir de la pantalla y venir a saludarme. Eso sólo ocurre en las películas del neoyorquino con gafas.

En fin, regreso a mi isla. No sin antes volver a sugeriros que veáis esta peli.
Chicas monas, acción, violencia, suspense, un Londres desconocido,… y Viggo Mortensen desnudo. Todo un repóker de excusas para ver una obra adulta.
Dejo su disfrute a vuestra elección. Si optáis por verla
Me despido con una frase dicha por Nikolai, que casualmente mi boca ya había pronunciado con anterioridad:

“Mantente alejada de personas como yo”

9 comentarios:

  1. Buenas, Señor Kong 2.0 (nombre que aparece en la especificación técnica del iKong).

    Pues tengo que ponerla a descargar. Espero que no tengas a ningún agente especial del FBI observando y acabe en la cárcel por pirata, ya que sería lo más próximo a un remake de un espisodio de Luz de Luna, en el que Bruce Willis le cuenta sus penas amorosas a una chica en la celda de al lado. Al final sale decidido a pedir matrimonio a Maddie, y se lleva una hostia bien gorda.
    Por lo demás, no se si ponerte un link aquí de un vídeo que es bastante surrealista, atento al director de orquesta y a los violines:

    http://es.youtube.com/watch?v=C8LSQNdkXPY

    Resumiendo, que el ver tanta minifalda con pierna blancuzca, me ha afectado bastante, por eso busco bizarradas.

    A cuidarse!

    ResponderEliminar
  2. "No tengo prejuicios debidos a la raza, la clase social o la religión. Lo único importante para mí es saber que un hombre es un ser humano, no puede ser nada peor".
    Mark Twain (Concerning the Jews (Harper's Magazine, Sept. 1899)


    Estoy seguro de que Cronenberg comparte mucho de este pesimismo por el género humano.

    La película me gustó mucho en su día como te comenté, aunque yo tuve la mala suerte de ver una versión diferente a la tuya. Después de pagar casi 7 € en los Yelmo me encuentro con que el personaje de Nikolai está interpretado a medias por Viggo Mortensen y por Juan Antonio Bernal http://www.vocesdecine.com/es/ficha_doblador.asp?id=30
    Teniendo en cuenta que el primero se pasó un mes con inmigrantes rusos ensayando el acento y los matices del Inglés-ruso y que Bernal pasaba por allí, espero darle otra oportunidad en DVD en Versión Original. Y paro para no empezar a dar la murga con el puto doblaje.

    Me gustaría volver a ver también la anterior obra del canadiense "Una historia de violencia" otra gran película donde cada mirada revelaba una amenaza. Es tan sobria y austera, usando tus palabras, como Promesas, pero sin ese toque de calidez, raro en Cronenberg, que esta última tiene, quizás en parte por Naomi Watts, de la que nada más diré dada su condición de novia de Kong.
    Otra baza a favor de Promesas es Armin Muller-Stähl estupendo como el jefe mafioso que mezcla modales exquisitos con arranques de violencia contra su hijo. Hace buena la frase de Hitchcock de que cuanto mejor sea el "malo" mejor será la película.

    ¿Recuerdas un engendro de serie B titulado "Resurrection" y que era un clon de Seven? Pues ahí me topé con el Cronenberg actor haciendo nada menos que de cura, creo recordar que con sotana y todo es casi lo único que recuerdo de la película.
    Curioso

    Salu2

    Jose

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, escitor!
    Te dejo unos días solo y escribes media biblia. desde luego lo tuyo es labia, :)
    Me gustan tus textos ninos, salvo el del guionista que lo he guardado para leerelo por partes (t quedo largo) el resto son erráticos pero amenos y con fuerza.
    Este de la peli de Mortenssen, me ha parecido muy original, pensaba que ibas a hablar de tus movidas, y vas y sueltas un rollo pasional sobre la peli.
    ya mande a Jorge a comprarla al corte Inglés.
    No emcionas Historia de violencia. Por qué? No te gusto?
    Esa Ana (lo reconozco, estoy subscrita a tus feeds)no será la que me temo.
    vaya guarra!!!
    El finde que vienes volvemos de vacaciones a la tierrina. Nos vemos?
    sigue escribiendo, plis. pero procura no hacer post academicos como el del guinista.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Nino.Como dice tu amiga Laura no paras, te estas haciendo adicto al blog,y como yo tenía ganas de soltarte (ya sabes) tienes una promiscuidad literaria...casi PARAFILICA (jeje),aunque eso si, nada comparada con la que reservas a las actrices.¿Tambien Naomi Watts?,pero...¿tambien?,y Tricia,y Megan y.. y.. y..

    De la peli, mejor me callo porque me fusilais.
    A mi, ni frío ni calor,pero ya sabes que para el cine soy un poco pardilla.
    Descansa,por Dios te lo pido! ! ! !

    Bye.

    Juncal.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas, castellana:
    Para tu información, no son días, si no años, los que hace que me dejaste solo. Para mi desgracia es otro el que disfruta de tu compañía.
    Espero que eso de que lo mío es la labia, no lo digas por lo mucho que babeo al ver tus emilios.
    Eso de leerlo por partes me suena a Jack el destripador. Por cierto, gracias por tu sinceridad. Me comentas que no te gustó el artículo sobre Moore. ¿Podrías ser más explícita? Hasta donde yo recuerdo, tú no leías cuentos, sólo los contabas.
    ¿Así que mandaste a Orzowei a por la peli? Je je, si no volvió, dile que a mí me vaya a comprar un paquete de pipas… ya os las pago cuando vengáis.
    Ya sabía yo, que serías una de las que, en cuanto leyera lo de Mortensen naked, se lanzaría a la calle a por una copia.
    Historia de violencia me gustó. Promesas del este me encantó. No la mencioné por puro despiste, esto de improvisar es lo que tiene.
    Esta Ana es muy limpia. Se enjuagaba con lejía después de besarnos. Además, Querubina, deberías de saber que este angelito no alterna con guarras ni pecadoras. Otra cosa no tendré, pero si buen gusto (y mejor sabor)
    Nos vemos cuando podáis. Eso sí, si me quedo colgado de tu sonrisa, no dejes que jorge baje la persiana.
    Hasta entonces, cuidaros.

    ResponderEliminar
  6. Buenas, ex vampirito:
    Confío en que estés más al día de las novedades emocionales que de las técnicas. Verás, petaquero, esta versión renovada del iNino, actualiza su firmware cada amanecer, y vacía su memoria volátil cada anochecer. ¡Así que nada de especificaciones técnicas, lo mío ye todo tecnología punto net!
    La peli es cojonuda, así que te aconsejo que la consigas por cualquier medio, aunque séa robándosela a un ciego, total ¿para qué la quiere? Además, apreciado amigo, lo que es tuyo es mío, así que debo reconocer que la reseña era una mera excusa para conseguir que algún agente infiltrado, de la CIA o de la KGB, me pasase una copia de esta biblia de actividades delictivas.
    Ya sabes que mis episodios de Luz de luna favoritos, dejando aparte el de Orson, son el de la revisitación a La fierecilla domada, y EL QUE TÚ MENCIONAS, en el que el pobre Bruce llama a la puerta de la innombrable, para encontrar que le abre la puerta el guaperas:
    Me encanta el vínculo al vídeo.
    Kiss son una de mis pasiones más desenmascaradas, máxime ahora que canto en pasado el “I was made 4 lovin U baby”
    Respecto a esas visiones encaladas que te llevan al reino de lo bizarro, se te curarían si vieras un episodio de Sexo en N.Y. ¡Eso sí que duele!Si esos esmirriados estereotipos son prototipos de la nueva sexualidad femenina, este nuevo iKong es la encarnación de la perfección
    Te dejo, tengo que tomar la pastilla anti narcisismo.
    Que nos cuiden!

    ResponderEliminar
  7. Estimada Juncal:
    En tu epístola a los gorilas, versículo III, distingo ciertos restos de serrín impregnado en zumo de manzana. ¿Me equivoco?
    A mi “conocida” Laurilla se le puede hacer caso en muchas cosas, pero lo que le pasa es que es de cultura ágrafa. Odia leer. Y envidia a los que no usamos canutos para escribir la “o”.
    No creas que no me preocupa esto de engancharme al blogeito. Fue una de las razones por las que lo inicié en verano. Así la tentación de salir es fuerte.
    Mi promiscuidad es proverbial, o eso cuentan las falsas leyendas.
    Respecto al elenco de beldades que pueblan mis pasiones fílmicas, como bien sabes, My heart belongs to Angelina. ¡Lo que daría yo por salir de cacharros con ese pibón! La portada del Marie Claire francés de este mes, incluye todo el azul dónde me gustaría nadar, y toda la superficie sobre la que me gustaría descansar. Otra cosa es Megan, la chica cruje por todos los lados, pero tiene una belleza demasiado juvenil. Eso sí, va camino de convertirse en un referente hormonal que provocará invasiones alienígenas.
    ¿No te gustó la peli? Muy bien, todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Yo lo hago constantemente. Aunque te cueste admitirlo, coincidimos en algunas opiniones, y una de ellas es que sobre gustos, nadie está más acertado que el otro. No te ha gustado la peli, perfecto. Eso no quiere decir que estés equivocada, o que yo lo esté.
    Respecto a descansar, “Ya dormiré cuando esté muerto”
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. “No volveré a tomar el sol desnudo en un arenal. No puede haber nada peor que pasarte la noche rascándote en lugar de retozando”
    iNino (Concerning the Sand, Aug. 2008)

    Hola, José:
    Una vez más me supra valoras. No me acordaba de haber hablado sobre la peli contigo. Ya sabes que sólo me acuerdo de las que no me quieren, nunca de los que me apreciáis.
    Ya veo que cada vez se hace más necesario un texto en el que charlemos sobre el doblaje. En este caso, como en otros muchos, debo darte la razón: el doblador no se lo curra.
    Respecto a "Una historia de violencia", cuando quieras te la dejo. A mí también me gustó más Promesas. Dejando a lady iKong a un lado, la temática me pareció muy cercana. Aunque decir eso sobre una película al que muchos califican de degenerado, suena preocupante.
    ¿Con lo de “curioso” te refieres a mí? Pues sí, aunque no me molen los gatos, lo soy.

    Nino

    ResponderEliminar
  9. Ultrón?

    ¿Pero no habías desaparecido tras un combate con los Vengadores en el episodio tropecientos cutrochenti?

    Desde luego, los malosos sois invencibles.

    Bueno, robotito, confío en que todo marche bien por tu cibermundo.

    http://elblogdeultron.blogspot.com/

    Eso de que “Tengo lo que necesitas, cuando quieras ver más a la número 6, pégame un toque, tengo las tardes libres desde el miércoles...” suena muy guarro, sucio o a chantaje.

    Tú elijes.

    Ya hablamos, pero a mí la tarde del miércoles me viene bien para nuestro duelo al sol, forastero.
    Y, de paso te devuelvo los dvds que me dejaste para que Starbuck no te los pillara.

    Ánimo, Roger Hodson.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.