Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

viernes, 29 de agosto de 2008

Mirador 01

I
I will be king
And you
You will be queen
Though nothing will
Drive them away
We can beat them
Just for one day
We can be Heroes
Just for one day

And you
You can be mean
And I
I'll drink all the time
'Cause we're lovers
And that is a fact
Yes we're lovers
And that is that

Una de las cosas que peor llevo —a parte de los calzoncillos ajustados— es la falsa modestia.
Por desgracia, este comportamiento social está muy arraigado, y la pena que se aplica a los que no lo practicamos es el calificarnos de soberbios.

Ese levantar la mano y decir: “Yo lo sé hacer”.
Ese no bajar la mirada cuando una autoridad en la materia pregunta: “¿Acaso a alguien se le ocurre otra forma de hacerlo?”
Ese creer que uno también tiene su grano de arena que aportar.
Todas estas muestras de sinceridad, autoestima y ganas de compartir están mal vistas.

¡Pues que se pongan gafas!

Todos tenemos algo que decir, crear, y opinar.
El caso es encontrar el modo y el momento, y, ante todo, saber mandar al cuerno a esos falsos censores que —en muchos casos llevados por la envidia más insana— no hacen más que intentar impedirnos brillar en nuestra propia intensidad.

El que un mediocre, una insegura, unos cobardes, o unas resentidas con la vida, me llamen “soberbio” no me afecta. Ahora no. Ya no.

Como creo que ya dejé clara mi opinión, mi actitud y mi jactancia respecto al tema de los capadores vitales, os remito a mi vanidoso posteo; por si sois de los que llegáis tarde al blog, en su momento se os pasó u os apetece releerlo.

(Cómo me gusta esto de autocitarme. ¡Bendita la hora en que abrí este blog absorvente!)

Una de las cosas que visto más orgulloso desde que comencé Ven y enloquece —a parte del cariño de mis amigos— es el comprobar cómo varios de sus visitantes han sido también mordidos por la inquietud creativa.
Basta con leer algunos de vuestros comentarios, para apreciar el valor literario que guardan. Esas ganas de que os lean, de comunicar, de compartir…

Ya que me ha dado su permiso, os voy a citar un caso concreto

ADELANTE

4 comentarios:

  1. i'm also into those things. care to give some advice?

    ResponderEliminar
  2. He leído la noticia de Duchovny en el periódico. Lo que más gracia me hizo fue que "pido que se me respete"...ehm, ¿qué se esperará?

    Creo que de rebote, va a subir tu fama internetera y en el mundo real, a ver si no te aparece un viejo conocido por ahñi y te dice:
    - "Hombre, Nino, pensé que estabas internado en una clínica!"

    Eso sí, el tío en la foto lleva unas greñas que parace que se ha puesto un mocho encima la cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Estás ahíBlade?

    Siempre dije que el Duchovny no vale para nada.
    Rechazad las imitaciones.
    Id a lo auténtico.
    ¿Para qué buscar en California lo que os regala el barrio del Carmen?
    A mí nunca me busquéis en clínicas de reposo, buscadme frente a los escaparates de tiendas de lencería.
    Como presidente, fundador y único socio de la ONG, “Ninin, ponte un peluquín” me opongo al uso de mochos como bisoñés. Aconsejo las bolsas de Alimerka.
    Ahora vuelvo, voy a por otro café.

    ResponderEliminar
  4. Hablando de falsa modestia:

    http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=356725

    Pilar dice:
    Estoy convencida de que a solas los humildes fingidos se creen invencibles, y de que desprecian a los demás.

    Pilar esta convencida no segura.

    ¿Como podemos estar seguros de que el que utiliza la falsa modestia mas tarde desprecia a los inferiores a él? Tanto como de que el soberbio u orgulloso se jacta de ser superior despreciando a los inferiores ¿O es que acaso la celebración del que gana un evento deportivo implica desprecio a los que perdieron?

    Como dijo Aristóteles "Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo".

    Cualquiera puede enfadarse, odiar o convencerse a si mismo de que algo es mal intencionado, ese es el camino mas fácil y es que a veces lo hacemos en nuestro propio detrimento.

    Cuestión 1: ¿Debemos enfadarnos por algo que hace o dice alguien que ni conocemos ni estamos seguros de las intenciones de su comentario o de sus hechos si existe la posibilidad de que no sean mal intencionados?

    Cuestión 2: ¿Debemos molestarnos porque alguien se enfada con nosotros sin saber, ni estar seguro de si nuestro comportamiento es malintencionado o corrosivo hacia los demás?

    Lo que esta claro es que cada uno somos presos de nuestros propios problemas y la jaula de cada uno tiene los barrotes de un material diferente (envidias, ira, vanidad, locuras, paranoias, depresiones, etc.).

    En la cuestión 1 vemos a los demás desde nuestra jaula creyendo que están libres y mejor que nosotros e igual que fieras les lanzamos un zarpazo de ira que es la herramienta final de todo pensamiento mal encauzado y finalmente incontrolado.

    En la cuestión 2, esta claro, recibimos el zarpazo.

    Lo peor de estas jaulas es que la puerta de salida en la mayoría de las ocasiones solo se ve desde dentro y la llave esta en nuestro interior.

    Lo mejor de estas jaulas es que los barrotes nos dejan comunicarnos.

    Así que por favor no perdamos el tiempo agarrados a los barrotes soltando zarpazos o incomunicados en una esquina, situémonos en un sitio desde el que poder ver la puerta y no nos afecten los zarpazos de los demás y no dudemos en consultar a nuestros homónimos que también buscan la llave sobre sus ideas o creaciones que nos ayudaran a encontrarla y usarla o al menos a tener una estancia de mucha mejor calidad.

    Seguro que el consiga salir o hacer desaparecer los barrotes, ira mas rápido y tendrá una visión mas global para discernir que pintamos en este mundo.

    KD

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.