Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

viernes, 17 de octubre de 2008

El embrujo de Hanoi 08



Al amanecer, nos fuimos a ver el mercado flotante del Mekong.
En este peazo río la gente hace de todo: lava la ropa, la ensalada, negocian… En definitiva: hacen su vida. La mayoría no sale del río para nada. El guía nos dijo que por algunas zonas aun no estaban muy acostumbrados al Turismo, y que les sorprendía nuestra apariencia...
También paramos para ver otro proceso productivo más: esta vez el del noodle, similar a los tallarines que nosotros conocemos, pero creí entender que está hecho a base de arroz y mandioca. Lo mezclan con todo.
Está bueno, pero después de ver esto... ¡sospechosamente dejamos de pedirlo! 
Y de vuelta a Saigón.
Nos dejaron a 2 km. de nuestro hotel, así que tuvimos que coger una moto-taxi. Nos dijeron que había otros 3 millones más de motos circulando por aquella ciudad. Yo los creo, pero —después de la experiencia— Cris y yo coincidimos en que impresiona más verlas que subirse a una. Ellos tienen mucha habilidad para esquivarse, no van muy deprisa ¡y nosotras somos un poco inconscientes!
Cuando subí a la habitación —como era mi cumpleaños— Cris me había dejado sobre la cama una 'melita' y unos palillos —que cogió 'prestados' de uno de los restaurantes donde comimos— y que yo había comentado que me gustaban mucho. Todo un detalle y nos fuimos a celebrarlo
De nuevo, decidimos comer en otra de las terrazas que estaban alrededor del Mercado. Y, a falta de velas, soplé el fuego del mechero y pensé un deseo (espero que se me cumpla).
Cris me cantó el cumpleaños feliz, y unos camareros que la vieron me regalaron un bolígrafo con letras chinas. También me cantaron el cumpleaños feliz —en vietnamita y en ingles— unas niñas que estaban en una mesa contigua. Lo cantaron muchas veces... Muchísimas... Yo creo que aun continúan allí...
Después, nos fuimos de copas a un bar donde tocaba un grupo de Jazz. Yo pedí algo azul que sabia a suavizante (blanco y en botella…). No me sentó mal, me hizo un buen lavado de estomago. Cris pidió un cacharro de toda la vida, y me regaló un CD del grupo que estaba tocando, y que posteriormente ellos me dedicaron.
Fue un cumpleaños genial. 
Ahora hemos cambiado el titulo de Gemma, Cristina, Vietnam (1) por el de Gemma, Cristina, Camboya.
Esta mañana nos fuimos a ver Los Templos de Angkor, pero no me voy a extender con esto porque necesitaría mucho tiempo. Solo deciros que ha sido toda una experiencia, de la que vinimos encantadas, a pesar de que el tiempo no ayudo mucho. Aunque a mí, personalmente, me parecía que la niebla y ese aspecto gris le daba más encanto aún...
Besinos,
 
(1) Nota del editor: En este punto, nuestra pizpireta viajera hace referencia al título con el que últimamente encabeza sus bocetos al natural. Por razones de continuidad, y para dejar claro quién es el jefe, he decidido mantener el encabezamiento original. Reclamaciones, al maestro armero de 9 a 9:05, horario de Skull Island.
ADELANTE
©Geminola viernes, 17 de octubre de 2008 12:08:59

1 comentario:

  1. Zanks, Gemma

    Lo dicho, buen viaje y sigue contándonoslo.
    Y cuando vuelvas, no te olvides de hacer un texto con fotos... para que trabaje el vago de Ninin

    Buen viaje

    Laura

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.