Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

sábado, 11 de octubre de 2008

Makoki en Gijón



Makoki integral.
Gallardo & Mediavilla, BonRallo.
Glenat. Tomo, 198 págs. en B/N. 20 €.

Me acabo de enterar, a través de una hoja gueb a la que me llevó un anuncio de biagra, que Miguel Angel Gallardo va a venir a Gijón con motivo de la XXXII.
Su visita me vendrá muy bien en estos tiempos de crisis de los que lleva años avisándonos el santo Federíco. Me acercaré a su conferencia, y, cuando acabe su disertación —si es que tiene algo que decir, por que después de leido su tebeo dudo que sea capaz de articular algo con sentido— le pediré que me devuelva el dinero que me gasté en su cuento.
Eso sí, por si acaso llevaré el bastón, que parece que sus amistades son facinerosos y depravados.

Lejos está la época gloriosa en que la historieta española estaba liderada por personajes intachables como Pumby o El Jabato. Aquellos eran tebeos que uno podía permitir leer a su progenie. Por desgracia sus valores morales han desaparecido. Seguro que todo comenzó con este Makoki, escrito por Juanito Mediavilla y dibujado por Miguel Angel Gallardo sobre una idea original de Felipe Borrayo.

Según he visto en “la interne”, en 1976, Felipe Borrayo publicó en la revista “La claraboya” un texto protagonizado por Creystus, joven que en su fuga de un frenopático se olvida de quitarse los electrodos conectados a su cabeza.
En 1977, Miguel Angel Gallardo adapta al personaje, ya con el nombre de Makoki, al cómic para la revista Disco-Express. Desde la segunda entrega, Juanito Mediavilla desarrollará los guiones. El resto es Historia.
Su paso por diferentes publicaciones, llegando a tener cabecera propia, y los juegos de mesa, o canciones centrados en el personaje, atestiguan su éxito. Las denuncias por incitar al consumo de estupefacientes al racismo o a la violencia refrendan su repercusión.

Compré el integral engatusado por la publicidad que hablaba de historias narradas de 1977 a 1984; época en que la impronta del ¡Caudillo! aun orientaba a España. ¡Cáspitas!, pensé, un tebeo de los de antes, se lo regalaré a mi nietito Marcelinito.
Pero… ¡qué me encontré!.
El volumen contiene Makoki, La juventú de Makoki y Makoki en Niu Yors, tres de los álbumes que recopilaron los despropósitos de este joven amoral fugado del frenopático. En ellos, asistimos a las correrías de unos licenciosos cuyas coordenadas vitales son todo tipo de excesos, críticas a las fuerzas de seguridad y prácticas depravadas. Eso sí, alguno de estos viciosos se preocupa por mantener limpia España, y añora los tiempos de La Cruzada.
Cuando mi nieto lo leyó y empezó a hablarme de diálogos frescos, vocabulario inventivo, situaciones esperpénticamente realistas, y visión contemporánea, me preocupé. Cuando comentó la evolución del dibujo, y el homenaje que la última historieta rendía a maestros como José Muñoz o Jack Kirby, me convencí de que él debe de ser también un emporraó.

El caso es que el dibujo tiene su gracia, me recuerda al gran Iranzo.
Bueno, pensándolo bien, creo que me voy a quedar el tebeo e iré a que el señor Gallardo me lo firme. Después de todo, su lectura ha sido la que más compañía me ha hecho desde que mis hijos me ingresaron en esta casa de reposo.
Llamaré, si no me levantan la restrición telefónica, a mi nieto Marcelinín, y juntos iremos al salón. Quizás nos acompañe alguna de esas chicas tan singulares cuya amistad frecuenta, y que él llama “pellejudas”

¡Ay, a este paso no lo caso”

©Nino Ortea Gijón, 11-X-08


1 comentario:

  1. MUY BUENO
    TIENE MUCHA COÑA

    SABES SI SE ENCUENTRA EL TOMO X AHI

    JAR

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.