Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Grant Morrison y los X-Men 03



Otra consecuencia interesante fue el afianzamiento de la asociación Cuernecitos entre letrados y magistrados, aportando al monótono y cegado sistema judicial, la alegría del rojo chillón y los saltos ciegos al vacío de las libertades.
Las diferentes cofradías mutantes fueron el siguiente objetivo de Joe Quesada y Bill Jemas, recién encumbrados al poder marveliano. Con todo, éstos debieron ser muy cuidadosos con sus recortes de subvenciones a las diferentes hermandades mutantes, pues sus decisiones podían ser interpretadas como un descabece de libertades, y corrían el riesgo de acarréales la inquina de los marvelzombies, sector radical cuya notoriedad se debe a su gusto por la ingesta de carne de editor a las finas hierbas. Generation X, X-Man, Mutant X, Patrulla-X: años perdidos, Gambito y Bishop: The Last X-Man fueron las primeras organizaciones en sufrir las consecuencias de la nueva Ley de partidos creativos. La aparición de nuevas filiaciones mutantes –X-Treme X-Men, La Hermandad– y la remodelación de la mayoría de las restantes –Patrulla-X, X-Men, Cable, X-Force– supusieron el inicio de los actuales días del presente futuro para los mutantes.
De entre las numerosas innovaciones, incorporaciones y decisiones arriesgadas me centraré en la que me ha parecido más representativa: New X-Men. Ejemplo de necesidad de evolución de una serie, a pesar de disfrutar de un lugar destacado en la pirámide editorial.



Todo lo que amo debe morir.



Renovarse o morir. Pese a ser ratificada mes a mes en las voto-compras como una de las comiqueras con mayor número de fieles, los generalices marvelianos decidieron someter a X-Men a un cambio, patrón de su intención de remozar las estructuras de un imperio editorial cuya insolvencia económica y descrédito creativo lo situaban al borde de la involución.
Toda crisis, aunque ocurra en tierras infinitas, es prolegómeno de un cambio; y todo cambio acarrea víctimas. En este caso los creadores que ostentaban el control de los proyectos remodelados.
En la noche de los cuchillos largos del 1 de mayo de 2001, el ruido de las imprentas ahogó los quejidos de los despojados de sus cargos, el Proyecto Exterminio había comenzado. Con todo, no pasaría mucho tiempo antes de que las víctimas de esta canción del verdugo resurgieran de sus cenizas y establecieran nuevas atracciones fatales sobre sus seguidores. Destacando el caso de Chris Claremont, quien tras perder el control creativo de los X-Men que había cocreado, vio como le encomendaban el gobierno los X-Treme X-Men.
Los escoceses Grant Morrison y Frank Quitely –quienes habían realizado la primera novela gráfica de la Liga de la justicia, JLA: Earth 2, fueron concebidos como analgésicos que aliviaran el tremendo dolor de cabeza en que se había convertido la continuidad mutante. No en vano Morrison, en 41 entregas, había remineralizado y ultravitaminado a la alicaída JLA; además, en la página 10 del JLA # 1, aparecían unos villanos –dos de los cuales mostraban gran parecido con Lobezno y el Dr. Muerte– que estaban siendo torturados por unos personajes que lanzaban cicópleos rayos de sus ojos. ¿Estábamos ante una prolepsis narrativa o una muestra de regodeo?, el tiempo se encargó de aclararlo.


ADELANTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.