Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

lunes, 23 de marzo de 2009

From lost to the river...


-->
Quizás sea verdad eso de que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. O que el paso del tiempo pone las cosas en su sitio… ¡Quién sabe! Puede que hasta sea cierto lo de que toda espera paciente tiene su recompensa.



Por desgracia para mi descreído autoengaño, soy de los que creen que de los dichos a los hechos hay muchos trechos; así que no puedo evitar ver en el refranero un consuelo de bobos para un mal de muchos.
¿Yo recurrir a máximas? De eso nada, con los problemas que me dan las que me ignoran a la mínima… ¡antes me pongo un puercoespín como peluquín!


El caso es que sean o no verdades desnudas, siempre puede haber uno de esos adverbializados proverbios que, al igual que los horóscopos de los augures, te pille con el paso cambiado y te haga creer que vas bien encaminado por el mal camino.
Ayer, cuando mi ánimo aún estaba sobrio y mi juicio sereno, una correligionaria que me siente amigo, me dijo una de esas frases hechas que se deshacen cuando no las pronuncian labios que busco besar. Como colofón a la grata puesta al día sobre nuestras pequeñas cosas, Isabel resumió su reflexión sobre mis temores respecto a que mi teórica recuperación emocional sólo sea un espejismo, con un aforismo propio de una esfinge, no de una hurí: A cada puerta, su llave.


Cada vez que me sueltan una frasecilla de esas que se supone que tienes que entender al instante, me quedo perplejo. Si no fuera poco eso de quedarme sin cabello, sin neuronas y sin vergüenza, van y me dejan con la duda.
Es oír algo que resuene a refrán, y tras temblar como un flan, o me desvisto apresuradamente o permanezco esperando expectante. Lo mismo sucede cuando alguien me dice “¿Sabes lo que le pasó a Pepito?” y confío en que mi interlocutor me saque de la incertidumbre; aunque sea de la de saber a qué Pepito se refiere.
Así que, queridas lectoras, ya sabéis cuáles son las palabras y situaciones que hacen aflorar mi desnudez. No digáis que no os avisé.



El caso es que como, después de emitir su axioma, Isabel no abrió la boca, la billetera, ni su escote, solté una de esas memeces que pergeño cuando estoy tan a gusto con alguien que busco ocultarlo aparentando desinterés con sorna. Más o menos, le desgrané: “Ya, y from lost to the river”.

Una vez me llegó la sangre al cerebro, ya era tarde para todo menos para pagar la cuenta. Más que por que los dos tuviéramos que irnos camino de otras citas, debido a que mi sandez le debió de parecer un desprecio dado el cambio inmediato de tema por su parte. Por lo que al poco se levantó, buscando cambiar de sitio y, ante todo, de compañía.
En su momento no lo entendí; más bien ni me paré a pensar en lo que me había dicho, pues yo esperaba una especie de “Ninín, sigue así, no cambies”. Así que dimos puerta al encuentro, tras intercambiar las llaves de “Nos llamamos”. Ella a Boston, yo a California y la noche por delante.

Esta mañana, rumié su frase mientras deglutía mi mala experiencia del fin de semana. Así que, Isa, esta noche me he apresurado a decirte que sí, todo tiene su momento, y a disculparme por mi desatino. Y ahora lo hago aquí, en este sitio al que sé que te acercas casi de madrugada, tras apagar malhumorada el despertador, para comprobar si las cosas me van bien.
Por suerte ME VAN BIEN. Principalmente por tener a personas como tú en mi vida.


Buenos días, Isa. Te debo un café y un “gracias”.
Buenos días a todos los que acabáis de leer este texto, confío en que seáis mejores conversadores que yo.
Hay puertas que conviene cerrar y llaves que conviene tirar. En caso de necesidad siempre podemos recurrir a un amigo para que actúe de cerrajero de nuestra autoestima.
Cosquillas.

©Nino Ortea. Gijón, 23-III-09

9 comentarios:

  1. Buenos días Nino
    Disfruta de ese café y sigue abriendo puertas con la llave de tu inspiración.
    Besos
    Isa

    ResponderEliminar
  2. A ver si te actualizas más a menudo, que me paso el tiempo mirando si has puesto un post nuevo
    :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Isa.
    Quizás deba de tomar más café para estar más despierto y entender las cosas a la primera.
    Nos vemos.
    Cuídate

    ResponderEliminar
  4. Pues no la conocía, Ricardo.
    Ya sabes que yo soy lector de pintadas de pared de retrete. ¡El uso que hago del papel impreso es poco elegante y bastante elefante!
    Me alegre el que te alegre mi alegría.
    Risas

    ResponderEliminar
  5. Buenas! Al fin retorno por aquí, lamento la tardanza...
    Pues, esas frases hechas/refranes...muchas veces te las dicen por decir, para hacerte "sentir bien". Esa frase, mmm parecía más la de un abuelo o abuela que sabe lo que dice (espero no se pique Isa).

    Tengo yo un título de pm para si un dia abro yo un blog: "Lecciones de amor de Coque Saeba".

    Cuidate y haz caso a Isa, que da pitna que sabe lo que dice. Nos vemos próximamente.

    ResponderEliminar
  6. jajaja he leido en otro post que te aconsejan que te vayas al psiquiatra, yo que tu no lo visitaria! mas que nada por que no se si te dejaria salir...jaja

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy buenas, Blade el que vuelve a caminar entre los que vienen y enloquecen!

    Creo que has estado demasiado ocupado haciendo el cityhunter con alguna vampiresa juliesa. Ya me hablaras de la estaca.

    Sí, ese tipo de frasecillas resabidas, me temo que a ti tampoco te sulibellan.

    Isa no creo que se pique con tu opinión, con la de memeces que me ha oído... ¡pero con las mujeres nunca se sabe!

    Lo que yo quisiera es que Isa, me hiciera caso a mí al igual que se lo hace la mona al mono en el Discovery Channel.

    Venga, a ver si este viernes tras el lapsus nos vemos.
    Jar

    ResponderEliminar
  8. Hola, David:

    Sí, imagino que ciertas posiciones son inherentes al ser humano, independientemente de la posición en que orine o de si camina a 4, 3 ó 2 patas.
    Aunque mi capacidad para lo inapropiado a destiempo merecería algún tipo de estudio neurológico.

    Respecto a Kong... digamos que estoy en un momento en el que no sé si matar al personaje o comerme un danoNino. el próximo capítulo lo tengo ideado... pero, me llevaría un tiempo que hoy por hoy prefiero dedicar a primaverar.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  9. Querido Manu:
    Lamento comunicarle que ya es tarde. Si es que había algún atisbo de cordura en mi paciente ha desaparecido.
    He abierto una beca para camareras en topless en su nombre. si quiere puede extender a mi nombre un cheque en su honor.
    Esperando conocerlo
    Dr. Ninosko Chanchi

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.