Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 6 de abril de 2009

Gracias, señor David Keith Lynch




-->

Para muchos, David Lynch es un “tío raro”.
Para otros, es un “tío raro que hace pelis muy raras”.
Para algunos, es un “tío raro, que hace pelis muy raras para salir con tías que están muy buenas”.
Quizás porque soy “el tío más raro que jamás ha dormido en mi cama”, no puedo evitar maravillarme ante todas y cada una de sus “rarezas” —más ahora que me he autoregalado para mi nocumpleaños, The Short Films of David Lynch,—. Este ¿cómo me la maravillaría yo? no deja de ser llamativo al provenir mi admiración de alguien tan poco dado a admitir que algo me embelesa si en ese momento no me estoy mirando al espejo.



Debo reconocer que la mayor parte de la obra de Lynch me resulta difícil de entender, al igual que no entiendo LA BELLEZA y no por eso deja de maravillarme. Que su narrativa me aturde, al igual que lo hace tu caminar sobre tacones. Y que sus trabajos, reflexiones y sugerencias me hacen desear ser mejor: más inteligente y más perceptivo. Al igual que tu recuerdo, me hace desear haber sido mejor: menos payaso y más persona.
Puede que hoy hayáis oído hablar del reencuentro entre el recauchutado Paul McCartney y el alegre Ringo Starr, con motivo de un concierto en apoyo a The David Lynch Foundation, la cual promueve el apoyo a la enseñanza gratuita de técnicas de meditación a los adolescentes, sus padres y docentes.
La fundación promovida por el cineasta norteamericano, ha visto reconocida su colaboración en el combate a la depresión, la ansiedad o la drogadicción.
Con sus fondos también se financian estudios sobre dificultades de aprendizaje, hiperactividad o déficit de atención.
Sirva este post para agradecerle al señor David Lynch su apoyo a los que necesitan ayuda.
Ojala aprendamos todos a respetar al diferente, sin necesidad de que éste necesite despersonalizarse para que lo consideremos persona.
Por otro lado, en el suplemento POP! de este blog, he colgado cuatro vídeos relacionados con Lynch, tan sugerentes como el roce del terciopelo.


Cuidaros.
©Nino Ortea Gijón, 6-IV-09





4 comentarios:

  1. Ostres, quina bona noticia! Lynch és també un dels meus directors de cinema favorits!
    Noto una mica de resssentiment amb alguna mala dona???
    Cada vegada m'està agradant més el teu blog.
    Segueix amb el teu bon treball

    ResponderEliminar
  2. Ya, Ricardo, pero como creador tiene que darse cuenta de que quizás ciertas creaciones sí que sean válidas para las minipantallas, y que quienes tenemos que decidir qué soporte es válido somos los degustadores.
    Por ejemplo, mucha gente considerará indigno que dedique su creatividad a anuncios como el de Gucci, a mí me parece fenomenal. Lo criticable sería el que usaran su trabajo sin su permiso.
    quiero decir que nunca antes se había consumido tanto cine y música, quizás los creadores deberían buscar una forma de aprovechar este fenómeno en vez de limitarse a quejarse.
    El problema es de la Industria que no respeta los derechos artísticos de los artistas, no del aficionado que los disfruta como puede.
    A mí, por ejemplo, me parece injusto el que series como Galáctica o Perdidos cuenten con un desarrollo en Internet. Quien no tenga acceso a La Red, o no se entere de ello se puede perder cosas interesantes (por ejemplo en Galáctica los webpisodios son bastante interesantes)
    Jar

    ResponderEliminar
  3. David Lynch es de los directores mas bizarros y al mismo tiempo de los mas disfrutables, incluso cuando no te puedas explicar toda la peli.
    Creo que Mullholand Drive es de las pelis mas intrigantes y al mismo tiempo mas plasticamente disfrutables. Un tio que fue capaz de despistar, confundir, intrigar y al mismo tiempo impactar con esas cuidadosas imagenes. Sus mujeres son de las que existian antes de los años 50 y aún traspiran sexo con mucho glamour (detestable palabreja, pero asi es)
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  4. ¡Afortunado tú, Albertus! Yo no entiendo ni la mitad de sus pelis. De hecho, creo que Lynch es un director que disfruto grácias al video, pues puedo ver repetidamente sus películas, pararlas, cambiar el audio.
    En el cine los sentidos me quedan desbordados. Ya que la citas, tras ver Mullholand quedé un rato muy largo en silencio, pues no quería salir del mundo al que me había llevado.
    La figura de la mujer en la obra de Lynch, es laberíntica y sinuosa. Suelen ser personajes más perfectos, pero más negativos, que los masculinos.
    Eso sí, nací para que Sherilyn Fenn me diga: ¡Fuego, camina conNino!
    Jar

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.