Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 18 de mayo de 2009

Felicitaciones, Raúl.



¡Hola a todos!

En más de una ocasión

-->aunque puede que no en todas las que debería haberlo hecho --> me habéis leído palabras con las que trasmitía mi desencanto hacia el mundo editorial y mi desprecio hacia toda una serie de robabolsas y serviles que lo pueblan.
He llegado a reconocer que de tanto oírles ultrajarme —siendo como son gran parte de ellos referentes sociales de progreso y justicia—creí ser ese ser ególatra y patógeno que coincidían en que había despreciado su cariño e infectado sus esperanzas.

Fueron tantos los que me llamaron loco, que al final fui y enloquecí.


Pero, ésa es mi verdad basada en mi experiencia. Confío en haber aprendido de ella, y ahora que vuelvo a navegar por aguas editoriales, espero saber mantenerme alejado de arrecifes donde encallaron mis ilusiones.





Otros, por fortuna muchos, han sabido, saben y sabrán pilotar por aguas creativas sin que su timón se enrede en ningún sargazo.

Sería fácil por mi parte reducir lo afortunado de su singladura a su suerte de no haberse enfrentado a los monstruos que yo combatí; a haber formado parte de una flota de hermanos de la costa; o a que navegaron por aguas tranquilas.

Pero debo reconocer que, en parte, el fracaso de mi primer viaje se debe a que creí estar en Lilliput, cuando en realidad me encontraba en Laputa, o al menos, mis compañeros de viaje fueron algunos de los más distinguidos hijos e hijas de esa tierra.






De entre los más avezados trabajadores de lo cultural que conozco, destaca Raúl Sastre.

Su compromiso como traductor atrajo desde un principio mi atención por lo acertado de sus textos, que lejos de ser una mera traslación idiomática, se convertían en una recreación expresiva.

A su trabajo de traductor, se une el de maquetador, asesor editorial o prologuista, conformando una figura muy sólida dentro del panorama editorial, y una persona muy afable en el plano vital.


Sinceramente, creo que cualquier proyecto al que aparezca asociado el nombre de Raúl Sastre es merecedor de su atención.



Aquí os dejo con el vínculo a una entrevista que realizó a Alan Moore y Melinda Gebbie.



Salud y suerte a todos.


© Nino Ortea. Gijón, 18-V-09







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.