Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

lunes, 6 de julio de 2009

Con retraso 01: WildCats Serial Boxes


-->

-->
WildCats: Serial Boxes
Joe Casey, Sean Philips.
WildCats Vol.3, números 14 al 19. Planeta.




Para sufrir las sorpresas que te da la vida no necesitas caminar con Pedro Navaja por Nueva York, llegar a casa a horas insospechadas por tu pareja, o encontrar lencería picarona perteneciente a tu carpetovetónico abuelito.
Basta con abrir una de tus publicaciones favoritas y encontrarte con el anuncio de su cancelación; aunque, eso sí, bajo promesa de editar en tomos los relatos faltantes.

Lo más sangrante del caso es que sólo restaban nueve capítulos –la serie finalizó en el 28–, la colección entraba en un periodo interesantísimo, y estaba adelantada la adaptación al español de varios episodios que posteriormente aparecieron publicados en el tomo: Battery Park. A un precio ligeramente más elevado, y volviendo a romper el diseño de la edición, lo que dificultaba el almacenamiento de la colección.




Serial Boxes –historia desarrollada del número 14 al 19– supone un cruce de caminos entre el relato policiaco, las películas de asesinos psicópatas, las series protagonizadas por treintañeros y los tebeos de superhéroes.

Familia, herencia, responsabilidad, amor, desencanto, soledad... son algunas de las manos que moldean este relato protagonizado por seres que pueden volar pero que a los que el desamor, el desarraigo, o el despecho les impiden levantar el vuelo.

Un descerebrado descubre un mal día que es nieto de un antiguo jefe mafioso, con el que comparte un poder mutante y una falta de moralidad, cuyas tropelías habían sido frenadas por Jacob Marlowe. El chaval decide continuar la tradición familiar lo que le llevará a enfrentarse con los WildCats –organización creada por Marlowe–. Por el camino, a modo de calentamiento, decidirá intercambiar miradas con 32 damas a las que seduce su porte atractivo, dejándolas destrozadas a su partida. Moraleja: señoritas, cuidado con los guapos, siempre os hacen daño. Los feos somos más divertidos e inofensivos para vuestros sentimientos.






El escritor Joe Casey, desperdiga a lo largo del relato las prendas de su distinguido guardarropa creativo. Tras su atrevimiento de contar relatos de superhéroes en episodios carentes de acción, centrándose en los sentimientos –soledad, incomprensión o hastío– que conlleva la condición de ser diferente y las obligaciones que esa calidad diferencial acarrea, Joe lleva su descaro más lejos, y ofrece una historia que habla de la fragilidad de los superseres, su embarazo al exteriorizar sus sentimientos y su dificultad para admitir que tras sus teóricas altas miras yacen sentimientos primarios –venganza, no justicia, deseo, no solidaridad–.

Hábiles diálogos, elocuentes silencios, acertados planteamientos y lúcidas resoluciones conforman la estructura básica de los guiones de Casey. Textos que en los lápices de Sean Phillips encuentran una inmejorable plasmación gráfica. Alejado del fastuosismo de sus predecesores, Sean demuestra su maña para crear ambientes, consiguiendo el aire cotidiano del que dota a estas aventuras de seres extraordinarios acentuar el dramatismo de la serie.

Segunda moraleja: nunca juzgues una obra por su título, te perderás grandes historias. Al igual que si encajonas a las personas en compartimentos aislados —éste me vale para un café, ése para unas risas, Nino para…—.




El texto actual de esta reseña, presenta ligeras adaptaciones respecto al publicado originalmente en 2.001



©Nino Ortea. 4-X-2.001


8 comentarios:

  1. Pedazo mutante estas hecho
    A ver si pagas algo que mañana llego al pueblin

    ResponderEliminar
  2. Nonono, la idea es vuestra y yo no espero nada de regalías, simplemente me parece adecuado escribir algo más o menos bien hecho pues en ese capítulo de mi vida conocí a dos personas que ahora son de las más queridas por mí y creo que merecen estar en un escrito decente. Claro que sus nombres no van a aparecer pero si se los doy a leer, seguro que lo adivinan, ja!

    Venga, ¿y para cuándo podré yo leer "Besando a un tonto"? ¿Tendré que ir hasta la Gigia?

    Debemos tener más cuidado al aterrizar y no tener miedo de volar, a pesar de las maldiciones. ¡Fuerza!

    ResponderEliminar
  3. Tasativa, Susan:
    Llegado el momento hablaremos del tema: discutir de derechos de autoría sobre lo no escrito, es como trifulcar sobre el sexo de los ángeles mientras el enemigo está a las puertas.
    Ganas tengo de leerlo, luego ya hablaremos.
    De moemnto, estoy guardando los vínculos que me envían, pues ahora me han encargado un par de artículos sobre distopías y utopías en la narrativa steampunk que me tiene totalmente absorto.

    Así que vistos los efectos devastadores de mis aterrizajes en Tenochtitlán (algún día aprenderé a parar antes de darme el golpe) te palanteas bendecir Gigia con tu advenimiento? ¡Oh, diosa de los tigres-momia!
    ¡Que anuncien los heraldos tu llegada!
    Edición fascímil de "Besando a un tonto" te espera, para prologar el encuentro.
    Me he transformasdo en un esperante ilusionado.
    ¡A dormir y quizás vivir!

    ResponderEliminar
  4. Nino Volador:

    Es mi intención aterrizar torpe o graciosamente en el "Viejo Continente", si bien ese día puede no estar muy cercano. Espero que las hojas de ese fascímil no se sequen.

    Steampunk? Me declaro fanática de la corriente desde un punto gráfico aunque no la he seguido desde el literario. Esperemos algunas recomendaciones en este continuo venir y enloquecer.

    Salud! Y como diría Da Vinci:
    "Que descansen los muertos".

    ResponderEliminar
  5. ¡Buen canto a la vida!!
    Será el sol el que te lleva a ese optimismo.
    Besos,
    Ana

    ResponderEliminar
  6. Mi cobardica Susan:
    Eso de retrasar tu aterrizaje siempre gracil, ¿no se deberá a que tienes miedo a leer "Besando a un tonto" y que te apetezca darle al tonto con el libro en la cabeza?
    ¡No te preocupes, sólo la uso para sujetar el peluquín!
    Con tu llegada este continente rejuvenecerá y volverá a correr tras Europa!

    Ya que anuncias tu venida, te ayudaré a enloquecer:
    Una de las cosas que más me molestan, dejando a un lado la ropa interior ajustada, es lo estricto con lo que los estudiosos limitan los géneros, y más uno tan "novísmo" como el Steam. Digamos que es esa actitud de pensar lo impensable, lo que hace que se solicite mi presencia en ciertos libros, donde el peso del análisis recae en otros y en mí se confía la disgresión.
    Puestos a ello, lo primero que te voy a recomendar es a un narrador gráfico y dos de sus obras: el británico Guy Davis y "The MArquiss" y "Dance Macabre" en su momento editas por Omni Press.

    Doy por sentado que no esperas que te aconseje lo canónico si no lo ninolicious, así que sigo:
    El poeta Willian Blake -por cierto, autor de unos de los versos más bellos sobre tigres- pese a haber muerto 200 años antes de que se bautizara el subgenero, tiene unas visiones impresionantes sobre el tema.
    Kim Newman firma en "Anno Dracula" un relato inmortal: Drácula se ha casado con la Emperatriz Victoria, y ¡Jack el destripador es en realidad un asesino de vampiros!
    Su continuación, es más floja que mi pulso tras los excesos. No te la aconsejo.
    Tim Powers nos enrola en un peculiar barco pirata en la época del enloquecido Rey Jorge en "On Strangers Tides", si no tienes dinero, pídeselo a algún momia, o róbala, aprópiatela, ¡dí que ya la pagará Nino!

    Bueno, me voy a descubrir el enigma de una sonrisa, muy mona pero nada lisa.
    Una vez más, Susan: gracias por venir y enloquecer.

    ResponderEliminar
  7. Dedicado a la cabeza de Nino:

    Más vale estar desnudo, sin tupé.

    Nino:

    Todos los títulos que me recomiendas suenan tan bien... NECESITO MÁS TIEMPO PARA LEER! :'(

    Ni modo, a dormir menos y a leer más. ;)

    Me encantó tu entrada de "Hay que vivir" porque... ¡¡¡¡Hay que vivir!!!!!

    Y para besar a los listos también hay que besar a los tontos o no habrá modo de saberlo. ¿O si?

    Un saludo cobardico

    ResponderEliminar
  8. Eso digo yo, mi naturista Susan: ¡Más vale andar desnudo que cubierto por falsedades!
    Así que, ¡adiós algodón, hola piel!

    Espero que leas esas historias, cobrarán nuevo sentido ante tus ojos. Como bien sabes, cada texto se convierte en obra única en la mente del lector, y tras leer tu reflexión sobre la futilidad de ciertas vidas a raiz de ver la película UP me ratifico en ello.

    No te aconsejaría que duermas menos para vivir más, yo lo hice y me llevó a un tratamiento neurológico que preocupo a mi esposa y enfermó a mi madre.
    Descansa, incluso lo infinito tiene un límite, llegar a él es cuestión de pasión no de un exceso de tiempo. además, lo que cuenta es lo que uno hace, no lo que otros crean. Cree en ti.

    Mi exceso de líbido me lleva a hacer de cada día "El día de los besos y las caricias" pero las destinatarias de mis atenciones, prefieren presentarse a concursos de besar sapos.

    Seamos cobardes pues y saludémonos sin mirarnos a los ojos.
    Por cierto, susan, me encantan tus sandalias je je

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.