Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

viernes, 17 de julio de 2009

The Savage Dragon: Si volvieran los dragones 5/8


El temprano éxito de TSD traspasó los límites de Highbrow. Comico lanzó en septiembre de 1995 Red Dragon —serie escrita por Brian Azzarello y dibujada por Tony Alins— el protagonista es un dragón reencarnado en hombre que en un principio es utilizado por el gobierno comunista chino para lavar los trapos sucios nacionales. La amenaza amarilla se tornaba en roja.
Impagable.



Ese mismo mes, la cadena televisiva USA Network, comenzó la emisión de la serie de dibujos animados de The Savage Dragon. En su primera temporada, de trece episodios, la producción compartía cartel con los dibus de Street Fighter. Todo un espectáculo para las mañanas de los sábados, al que se unían frecuentemente los miembros de Freak Force.



Dragones y viñetas...
...nunca habían alcanzado un hermanamiento tan salvaje como el logrado en las páginas de The Savage Dragon. Tras su incorporación a la Comunidad de la Imagen, en 1992, Erik concentró sus conjuros en reinvocar a sus antiguas creaciones. A estas alturas cabe señalar que el pérfido Serión, Señor del Aburrimiento, había intentado frenar la ofensiva que Larsen realizaba contra el avance de Muermor, quemando su hogar, lo que conllevó la pérdida de todos los trabajos primigenios que Erik guardaba en su morada.
Esto no frenó el ímpetu del creador, que no sólo mantuvo su gozoso ritmo de producción —centrado en The Amazing Spider-man— sino que con el tiempo reconstruiría su fortaleza creativa sobre las cenizas de su morada. Cual Ave Fénix, sus creaciones recobraron vida en nuevas encarnaciones más poderosas. De julio a diciembre de 1992, los tres episodios de la miniserie The Savage Dragon encuadraron al personaje en un nuevo ecosistema, un Chicago abarrotado de monstruosidades (Super-Freaks) , y en un cuerpo de policía que tras la marcha de James Gordom a Gotham no ha sido el mismo. Tras ser presentado en plena acción, frenando los desmanes de unos Super-Freaks enrolados en el Vicious Circle —especie de Liga de la Injusticia comandada por un enigmático Overlord— serán contados una serie de pasajes sobre Dragón.
Éste padece amnesia, y no recuerda nada anterior a su flameada aparición en un solar. El teniente de policía Frank Darling desempeñará un papel crucial para convencer al encrestado para que se enrole en el cuerpo de policía en un momento en el que la ciudad ha perdido a sus principales defensores Myghty Man y SuperPatriot. Toda una serie de secundarios, tanto de los buenos como de los malos, son introducidos, a la vez que se hace referencia a personajes de otros proyectos imaginativos, principalmente los Youngblood de Liefeld.
Es llamativa la aparición en el tercer tebeo de Bedrock quien se enfrenta al héroe en un intento de comprobar su valía para su posterior alistamiento a los Youngblood. Dragon no sólo critica la memez de su acto, propia de un tebeo Marvel, sino que lo arresta por cretino. En la segunda entrega, la enfermera Ann Stevens —nueva encarnación de Mighty Man— bautiza al héroe como Dragón, poco antes de que sea vapuleado por un renacido SuperPatriot. A la altura del episodio tres ocurre un suceso trascendental en el devenir del superpoli: Guiado por su condición de caballero, acepta las súplicas de su vecinita Debbie, quien le ruega que le conceda santuario, durante una noche, frente a la persecución de su endemoniada madre. La miniserie concluía con un Frank angustiado por el hecho de que sus manejos para convertir al verdoso en poli salieran a la luz.
El tiempo que trascurrió hasta la salida de la serie regular de TSD fue aprovechado por Larsen. Por un lado su creación hizo una serie de apariciones estelares en una serie de proyectos Image. En el cuarto episodio de la primera miniserie de Shadowhawk, marzo 1993, Dragón colabora en un intento de detener al vigilante creado por Jim Valentino. Larsen firma el entintado y coloreado de la portada. En el tercer episodio de WildStar: Sky Zero, septiembre 1993, un bigotudo Dragón ve como WildStar interrumpe su descanso, tras los consecuentes mamporros cada uno sigue a lo suyo. Al Gordon y Jerry Ordway firman la historia. Más curioso es el tebeo The Savage Dragón vs The Savage Megaton Man —marzo 1993— donde Larsen y Don Simpson firman un anárquico guión de una historia en la que cada uno dibuja, con su trazo personal, las escenas protagonizadas por sus creaciones. Desde el acto de apertura en el que el encrestado se enfrenta a los Nixed Men —sombra de los Next Men de John Byrne— queda clara la motivación salvajemente divertida que motivó esta aventura en la que Dragon se alegra de no haber roto sus gafas de sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.