Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

jueves, 12 de noviembre de 2009

El consuelo del tonto

Dicen, los que se sienten dichosos en el uso de sus dichos, que es de tontos encontrar consuelo en el mal de muchos.
Pero, puede que sea por que aunque parezca tonto lo que estoy es loco; o por que el consuelo no lo encuentro en el mal compartido, si no en el bien privativo, o quizás sea debido a que mi niñez sigue jugando en tu playa; el caso es que el saber que a los demás les traspasa lo que a mi me pasa –o pasó— es algo que me sobrepasa. Lo de mi sobrepeso sabido es que me sobresale, e intento sobrellevarlo con las sobras de mi soberbia.
Bueno a ver si me centro, que a estas horas de mi insomnio hotelero la dispersión es mi única diversión.
Decíamos ayer, mientras tú vestías con presteza lo que yo desvestía con torpeza, que mañana será otro día. Pero, el único presente diario es el regalo del hoy por hoy, que al cuadrado me dejará el culo de seguir aquí sentado todo chulo —¡con la de sábanas que me esperan en el tendal y yo aquí, desentendiéndome de lo tendido!—.
¿He dicho chulo?
¿En quién estaría yo pensando? No tengo ningún espejo a mano, así que debía de ser un espejismo del espíritu de las novedades pasadas. Una ofuscación que me hablaba de alguien empeñado en mantener su novismo a base de esnobismo, demandas y estiramientos de piel.
Alguien como, por citar a alguno, el gran Monchito quien como ya no disfruta siendo marioneta del poder, ni pelele del Moreno, se ha dispuesto a no dejar títere con cabeza en esa revista filistea que, pese a llamarse El Jueves, sale los miércoles. Si eso no es prueba de mala fe, que baje el endiosado Ra —en su moncín balancín— y lo vea.
El caso es que no se si sabéis que los ciberguardianes de Gu:gul han cerrado el canal que la revista El Jueves tenía en Yo tube (una granja en África). Parece ser que la causa principal de ese cerrojazo ha sido el contenido de dos videos albergados por la publicación satírica, en los que se escarnecía la figura pública de ese buen chaval y mejor persona cuyo anonimato respetaremos bajo las siglas de J.R.J.M.M.; o mejor, por ponerle un mote inexistente, llamémoslo Ramoncín, pues que yo sepa, NADIE se llama así ni en la pila del bautismo ni en la burocracia del abismo.
El caso es que todas las voces se han centrado injustamente en criticar la demanda en defensa de su honor del honorable King of the Fried Chicken in the Kitchen. Olvidando que tienen tanto derecho a defender su honor un vasallo como su señor, y que si eres rey nunca debes cambiar tu reino por un caballo. Otra cosa que no debes olvidar es llamar a casa de la que vuelves tarde a casa, no vayas a encontrarte a tu compañera en compañía y jugando al “tanto monta, monta tanto”.
Volviendo al tema del rifirrafe entre el Ra y el Ju, en la fuenteovejunera defensa de los del cuarto día, se nos olvida el primer factotum: Gu:gəl.
Y es que el mismo oligopolio que colabora con la dictadura China, vende nuestros datos personales ¡Y ME DEBE 137 $ QUE SE NIEGA A PAGARME A LA VEZ QUE NOS ACUSA A MÍ Y A ESTE BLOG DE FALSARIOS!, los muy corsarios van y cierran el canal de El Jueves al completo —y los requete pantagruélicos, van y lo hacen de miércoles—.
Curiosamente a esta compañía que gana millones prestando servicios gratuitos, y que aspira al control global de nuestra información, nadie la cuestiona ni investiga.
Sabido es que —como toda mente bien manipulada y mal informada sabe— el triágulo rectángulo formado por Bill Gates, Mr. Propper y Chiquito de la Calzada es el culpable de la decadencia de nuestro sistema de valores… y peor nos iría de no ser por que llegaron los de c Gu:gəl con el alza de su paquete de acciones. Sin su sacrosanto algoritmo, el mundo estaría regido por monstruosos yahoos, reducidos ahora a inocentes liliputienses gracias a los viajes de Gu:gəliver.

No sé a vosotros, pero a mí la omnipresencia de los todopoderosa Gu:gəl me preocupa tanto como la ausencia de pelos en mi testuz y su abundancia en mi espalda.
Ahora que lo pienso, ¡tengo este blog en un servicio de Gu:gəl!... ¡¡Seré vicioso!!
Mejor subo al tendal a ver si lo tiendo, aunque a mí no hay quien me entienda.
¡Nadie es perfecto! (Y ahora que me estoy mirando al espejo)
© Nino Ortea. Gijón, 11-XI-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.