Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Recomencemos


Recomenzando donde lo acabábamos dejando:
Hace tiempo que he llegado a la convicción de que el único límite que se puede imponer al ingenio, es el de la pobreza, bien sea económica, de miras o de ánimo.
Sin embargo tu belleza es tan ilimitada como mi impaciencia.
¿le ponemos un signo de infinito?


Nino Ortea. Gijon