Ven y enloquece

Ven y enloquece
Hola, este año 2018 me voy a centrar en incorporarme al mundo “profesional” de la creación literaria. Eso se traducirá en que mi presencia en la blogosfera no será tan asidua como debería ser. No malinterpretes mi ausencia como desatención, atentoLector. GRACIAS

Viñeta de Forges del 9 de enero de 2018. DEP, Antonio Fraguas.

martes, 16 de febrero de 2010

Gracias, Xavi


¡Hola a Todos!
Quizás antes de que continúe el eterno enredo entre Don Carnal y Doña Cuaresma –pausado por las lágrimas de ceniza que acompañan a todo entierro de sardina–  te apetezca visitar un blog realmente hedonista, en opinión de este narcisista, llamado Mis carteles de cine. 
¡Coño, mira por donde, otro que antepone su posesivo a lo narrativo! No me extraña que Marcelino ninée por aquí.
Pues no, mis elementales queridos guatsons. El blog de Xavi no es un canto a sí mismo; si antepone el “Mis” es como muestra de su cordura. Pues en estos canónicos tiempos de sgae y robabolsas, conviene aclarar tus derechos sobre aquello que te brindas a compartir: los carteles son suyos y él se brinda a compartirlos. Ramoncinos varios buscadlos en otro rincón.
Eso sí, bien como Marcelino o ya de Nino, no entiendo el porqué de que Xavi me dedique un posteo tan refinado. A mí que cualquier peli que no protagonice Chuck Norris me parece una invitación al bostezo.
Pero bueno, probablemente en eso –como en otras tantas cosas– esté yo equivocado y llevado por mi hado a dormir de lado cuando no duermo contigo.
Te agradecería que visitaras su blog, donde encontrarás a muchos de mis fantásticos amigos esperándote. Al igual que hay palabras que sólo sentimos tras oírlas en otras bocas; hay colores que se convierten en Arte tras verlos con otros ojos.
El criterio selectivo de Xavi merece ser disfrutado y apreciado, por el cariño y respeto que trasmite hacia el Arte que ama.
Tengo mucho que aprender de muchas personas. Xavi es una de ellas.
Gracias, Xavi, por la dedicatoria.
Salud y suerte, compañero.

© Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 16/II/10