Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

lunes, 8 de marzo de 2010

Risonanza dall'Italia



Es curioso el tema de cómo podemos hacer nuestros los sentimientos ajenos, o las creaciones sentidas por otros.



En estos días me encuentro ocupado discurriendo un breve resumen del ayer y hoy del Cine Italiano, que me han encargado desde la empresa de servicios golbales Quality. Para esta inesperada imersión en la Cultura Traslapina, he recurrido a la bombona de oxígeno de la música en italiano, al buscar dotar al texto de un ritmo ágil similar al de una tarantela vivaracha.



El caso es que, me he quedado atrapado en la tupida tela de araña que configuran las canciones de Mima Mazzini. Una de esas voces que lo mismo te desgarra que te acaricia con dos simples variaciones tonales, en las que transmite sentimientos contrapuestos. Hasta donde me permite mi desconocimiento del italiano, encuentro muy presente la dualidad emocional en sus composiciones y una firme resistencia a toda adaptación forzada. Sus canciones hablan de la soledad como única salvaguardia de la individualidad, frente a la ordinariez de lo aceptado socialmente. En su voz el tiempo no existe, al voloverse el Pasado y el Futuro en algo inmediato.

Joan Manuel Serrat me interesa más como letrista que como interprete. De hecho, sus canciones me gustan más en otras voces. Uno de los temas de Serrat que más tarareo es El romance de Curro el Palmo. La versión de Mina, absolutamente personalizada en letra y musicalización —Ahí, mí amor ––, aparece en el álbum doble Mina 25(1983)

Me parece una gran canción por si sóla, y después una gran versión de un tema que, gana al ser acariciado por voces ajenas.

Metido como estoy de sentimiento italiano hasta la médula, no he podido evitar adaptar al español la letra.





Disfrutad de este lunes, en el que el frío del viento nos hace sentir vivos. Pensad que otros no pueden maravillarse ante su fuerza, que ya no los doblega ni interrumpe su sueño.

Seguimos vivos. Seguimos sintiendo.Nos seguimos mintiendo. Sin el autoengaño de la ilusión, el atajo, que nos lleva al final irremediable, sería la opción más lógica.

No hay que desanimarse ante un adiós sin despedida, si no alegrase de lo que llegamos a compartir.

El recuerdo puede ser la emoción más viva. Y la vida ir más allá del latir de un corazón.

Algún día, volveremos a reir juntos. Hasta entonces, yo lo haré por los dos.

Abrigate, Luisa. Nunca te gustó el frío.

Nino







Incluso al mismo Dios le negaría que hay noches en que mi pensamiento vuelve a vagar en pos de tu recuerdo. El cual, dañino y testarudo, me acaba agotando.

Y pienso en la noche que estoy durmiendo sola; y tú aunque sabes que me muero sola, o quizás por eso, nunca más has vuelto a mis brazos. Y es entonces cuando me digo que no me has amado nunca.

Lo negherò sempre perfino con Dio che a volte il pensiero vagando di suo

ritorna a cercarti esulta al ricordo.

Poi torna a sfinirmi cattivo e testardo.

E penso alla notte che sola dormivo

e tu pur sapendo che sola morivo,

chissà da che braccia non sei più tornato

e allora mi dico non mi hai mai amato.

Y canta el corazón, que aquello no fue amor.

¡Ay, mi amor! de aquella nuestra historia, yo… ¡Ay, mi amor! no entenderé nunca nada ¡Ay, mì amor! quedaré toda la vida con esta duda y nunca sabré si me llegaste a querer.

E canta il cuore non era amore.

Ahi, mì amor di quella nostra storia io,

Ahi, mì amor non capirò mai niente

Ahi, mì amor con questo dubbio resterò

tutta la vita non saprò

se mi hai amato oppure no.

Recuerdo diciembre, la nieve, la gente y tú que, en mitad del tráfico lento e irritante, bloqueas la calle al apagar el motor para decirme que al verme te mueres de amor. Las bocinas sonaban como enloquecidas; pero nosotros nos besábamos fuera del mundo. Apenas pasaron tres horas antes de no vinieras a aquella fiesta de año nuevo; y comenzaras tu juego de engaños.

Ricordo Dicembre la neve la gente,

e tu che nel traffico lento, irritante

bloccando la strada hai spento il motore

per dirmi mi vedi io muio d’amore.

I clacson suonavano come impazziti,

noi fuori dal mondo ci siamo baciati,

neppure a tre ore da quel capodanno

a cui non venisti giocando d’inganno.

El corazón me insinúa que aquello no fue amor.

¡Ay, mi amor! de aquella nuestra historia, yo… ¡Ay, mi amor! no entenderé nunca nada ¡Ay, mì amor! quedaré toda la vida con esta duda y nunca sabré si me llegaste a querer.

E insinua il cuore non era amore.

Ahi, mì amor di quella nostra storia io,

Ahi, mì amor non capirò mai niente

Ahi, mì amor con questo dubbio resterò

tutta la vita non saprò

se mi hai amato oppure no.

Y después de largos meses en los que estuve mal, en los que no supe ni dormir ni rezar, dijo el doctor: es ella quien lo quiere, pues —decía— hay un lazo entre la mente y el corazón.

Y ahora, de repente, te he visto bien. La noche y el día eran un un largo camino. Y cuando volví a sonreir, giré la cabeza pero ya estaba sola.

E poi lunghi mesi in cui stavo male,

in cui non sapevo dormire o pregare

diceva il dottore è lei che lo vuole

c’è un filo diceva tra mente ed il cuore

E allora di colpo ti ho visto vicino.

la notte ed il giorno un lungo cammino

E quando ho ripreso a sorridere ancora

ho girato la testa ma ero già sola.

Y el corazón insiste en que no fue amor.

¡Ay, mi amor! de aquella nuestra historia, yo… ¡Ay, mi amor! no entenderé nunca nada ¡Ay, mì amor! quedaré toda la vida con esta duda y nunca sabré si me llegaste a amar.



E insiste il cuore non era amore.

Ahi, mì amor di quella nostra storia io,

Ahi, mì amor non capirò mai niente

Ahi, mì amor con questo dubbio resterò

tutta la vita non saprò

se mi hai amato oppure no.