Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

sábado, 7 de agosto de 2010

Beautiful girl

A ella también le encanta Van Morrison.

Ahora que el tiempo aún no nos quema, Lola, permíteme que te hable con palabras que sentiré en un futuro que ojalá no nos alcance.

Espero que tus demonios no se endemonien al pensar en el pasado y te lleven a avergonzarte de lo sentido. Mantener la capacidad para emocionarse, comprometerse o soñar, es algo maravilloso. El que esa ilusión nos la aviven pequeñas cosas, las cuales convertimos en grandes pasiones, habla mucho y bien de nuestra fertilidad ante el germen de la esperanza.

Vistos desde otros ojos, esos agentes esperanzadores no suelen ser comprensibles. Quizás por eso, como somos materia en constante evolución, al echar la vista atrás nos sorprende o sonroja lo sentido por alguien al que ahora, con nuestra nueva mirada, vemos desde otra perspectiva. Pero, si alguien nos emocionó fue porque —quizás por un solo segundo— nos ilusionó. Y eso siempre se lo debemos reconocer.

Superado el olvido, desarmado el desdén, los recuerdos nos hablarán de buenos tiempos que nos parecieron los mejores. Hasta que llegó el ahora, y comprendimos que lo mejor estaba por llegar.

Acaso porque me gusta lo dulce, es que me gustas tú.

Niño