Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

sábado, 14 de agosto de 2010

John Ostrander, Raíces Profundas del Western 3/15

Hasta que llegó su hora.

La narrativa del Western, dentro de la historieta, necesita ser adecuada a la sensibilidad actual si se busca que el género sirva para transmitir ideas que enganchen al lector contemporáneo. Decepciona el comprobar como un marco argumental tan fértil como el del Lejano Oeste está siendo desaprovechado.

Con toda la capacidad para el suspense y la aventura que supone el adentrarse en tierras desconocidas...

Con ese variado crisol de motivaciones y ambiciones que explican el abandono de lo civilizado para adentrarse en un mundo lejano y salvaje; un espacio en el que convergieron personas de las más diversas razas, culturas y estratos sociales.

Siendo una época en la que los valores y garantías sociales, que había costado guerras y revoluciones asentar, experimentaron un retroceso volviéndose a la ley del más fuerte asentada en clanes y sociedades tribales. Un tiempo que marcó indeleblemente a la sociedad norteamericana, por su individualismo, aislacionismo y culto a la violencia.

Por ser una época en la que la diferencia ideológica entre amplios sectores sociales —enmarcados en espacios geográficos muy definidos— llevó al país a una guerra civil; cuyo resultado fue la instauración de pilares económicos, basados en los preceptos menos solidarios de la ideología liberal burguesa, que asentaron el increíble desarrollo económico de USA.

Pese a todas estas posibilidades, son contados los ejemplos de comicbooks que muestran un intento de integrar al género dentro de su corriente mayoritaria, dominada por narraciones urbanas y superheróicas. Leyendas requetemodernas que, en muchos casos, presentan esquemas narrativos muy similares a los de una película clasica de vaqueros. Filmes que, de niños, despertaron nuestra imaginación; y que, de adultos, adormecen nuestras tardes de verano.

John Ostrander muestra, tanto en Blaze of Glory como en The Kents, dos acercamientos al género aparentemente diferentes: legendario en la primera, histórico en la segunda. Aunque en realidad Ostrander dota a sus narraciones de un sello de identidad, que hace que tras la lectura de ambas obras sean numerosos los puntos comunes entre ellas.

ADELANTE

ATRÁS