Ven y enloquece

Ven y enloquece
Por favor: no compréis aún ejemplares en Amazon de «Nada ha sido probado», esperad hasta que anuncie su publicación definitiva. Gracias por vuestro interés.

jueves, 19 de agosto de 2010

John Ostrander, Raíces Profundas del Western 6/15

En sus guiones no rehuye las cuestiones morales, es más en gran parte de sus trama gira en torno a temas como la igualdad de toda la razas, o el derecho a combatir a los que mantienen posturas amenazantes. Ostrander da al lector una especie de libertad de albedrío: expone un tema, plantea una solución, pero no critica a los que optan por una postura diferente.

Sus personajes responden ante una situación que consideran injusta, abandonan la seguridad de su hogar en el caso de The Kents, o de su vida cotidiana en el caso de Blaze of Glory, para participar en luchas en las que tienen mucho que perder, y nada que ganar salvo la satisfacción moral de luchar por lo que creen justo, aunque para ello deban enfrentarse a la justicia.

Muchas veces presenta a sus creaciones como impelidas por una fuerza superior. Este fatalismo, que se manifestaría en personajes como Jeb o The Outlaw Kid, alcanza muchas veces explicaciones científicas. En The Kents menciona estudios que aseguran que gran parte de los pistoleros poseían una disfunción psíquica.

Pese a encontrarnos ante forajidos que cabalgaron con Frank James, o héroes de leyenda como Ghost Rider, Ostrander busca mostrarnos al hombre que se encuentra tras la máscara o bajo el sombrero. Sus personajes dudan, tienen miedo, son egoístas, odian... evolucionan. Cambian su forma de vida, bien como resultado de las experiencias subsistidas o de las vicisitudes sufridas por otros caracteres. En The Kents, Nate —el Abel de esta historia fratricida— experimenta fases en las que el rencor y el deseo de venganza hacia su hermano, son los únicos motores de su existencia; en Blaze of Glory descubriremos cómo un presunto héroe resulta ser un traidor.

ADELANTE

ATRÁS