Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

martes, 21 de septiembre de 2010

El canon digital cada vez más cerca


El Gobierno Español ultima los retoques de la controvertida ley sobre el “canon digital”. Todo ello pese a que, la pasada semana, La Comisión Europea reconoció públicamente el carácter injustificable de la carga sobre su precio original que sufren CDs y DVDs en veintitrés de los estados miembros de La Unión Europea; expresando en el mismo escrito su intención de redactar una legislación al respecto.

Dejando para otro momento mi opinión sobre el derecho inalienable a la copia privada, —o sobre la implicación, directa o indirecta, de las grandes corporaciones industriales en la piratería creativa— no quiero evitar dejar claro que: estoy harto de que me acusen de ser ladrón, por el mero hecho de comprar soportes físicos para almacenamiento de datos.

Y eso es lo que ocurre en nuestro país cada vez que compramos un CD o DVD. Dando por seguro que utilizaremos ese material para una actividad ilícita, se nos cobra una especie de multa (Canon) que palie el daño causado —unos 25 céntimos por CD, y unos 70 por DVD—. Como consecuencia de este canon, la calidad de vida de los creadores no ha mejorado, nuestro derecho a la copia privada se ha visto restringido y esa lacra de la explotación del ser humano conocida con el eufemismo “Top Manta” va en aumento… Eso sí, creo que hace tiempo que cerró la última fábrica española de Cds y DVDs al no poder competir con el producto de otras compañías foráneas que no sufren dicha carga.

Como creador artístico, entiendo perfectamente el dolor que supone ver a otros utilizar mi trabajo sin acreditarlo o remunerarlo. Todo aquél que me conoce sabe de mi desencanto, traducido en silencio creativo, respecto al mundo editorial y hacia toda una serie de “personajillos” que con la excusa cultural se hacen millonarios monopolizando la organización de eventos ¿culturales? Así que, obviamente, estoy totalmente a favor de la defensa de los derechos creativos y de la persecución de todo filibustero artístico. El problema radica en que esa liga de caballeros extraordinarios que se ha autoproclamado defensora de mis derechos, parece más interesada en aumentar su patrimonio, en hacer caja con todo tipo de actividad pública que suene a ARTE, y en impedir la libre circulación, difusión y divulgación de creaciones que se alejan a su control.

Por lo que, talmente parece que a los filibusteros se les ha concedido la patente para perseguir a los bucaneros, y garantizar a sus corsarios la navegación tranquila y segura, previo pago arancelario, por las aguas creativas.

Esa desprendida flota de bajeles defensores de la Cultura y la Creación, llamada Sociedad General de Autores de España (SGAE), ha visto cómo sus beneficios aumentaban exponencialmente en los últimos años coincidiendo con la aplicación del Canon. Según documentaba el diario Expansión, en el período comprendido entre 1999 y 2005, la SGAE asistió a cómo su “recaudación” anual crecía de 2,02 millones de euros a 23,6. En su ansia de mantenernos alejados de las tentadoras costas de la piratería, se propone multar con el llamado “canon digital” todo teléfono móvil, lápiz USB, o cualquier clase de cachibache electrónico que pueda servirnos de chalupa para ingresar en la pérfida hermandad de la copia y el almacenamiento digital. Se estima que esta medida preventiva hará que sus ingresos anuales ronden los 75 millones de euros. ¡Viva el MAL! ¡Viva el CAPITAL!

… Y la vida continúa, hoy es viernes, confío en que mi capricho no me cobre canon por acariciarme con su voz este finde. Aunque a ella le pagaría hasta con la última de mis sonrisas. Si queréis acercaros a una percepción subjetiva que comparto sobre este tema, curiosead en:

www.todoscontraelcanon.es

www.internautas.org

www.aetic.es

Cuidaros.

Nino Ortea Gijón, 14-VII-07