Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

domingo, 25 de marzo de 2012

Ils sont fous ces asturians!

Mal pintan las cosas. Y no me refiero a esos pintores que venden como “abstracto” un arte que es nefasto. Me refiero al futuro los asturianos.
En Asturias, 100.000 personas engrosamos las listas del desempleo y 198.993 estamos al borde del riesgo de pobreza y exclusión social (según datos de la EAPN). En mitad de este ocaso social, al actual partido en el gobierno no se le ocurrió otra forma de deshacer el nudo gordiano que estrangula a nuestra economía que mediante un tajazo electoral. Así que, hoy nos toca vestirnos de domingo para ir a votar en las urnas a unos políticos que más bien merecen que los botemos de nuestras vidas.

El gobierno regional alegó como razón para la disolución del parlamento la imposibilidad de desplegar su programa, pues su realidad minoritaria le impedía aprobar un nuevo presupuesto y la prórroga presupuestaria no le parecía una medida viable, ya que los balances de la administración saliente parecían elaborados por Pinocho. Los partidos en la oposición acusaron al gobierno de que el desaforo con el que se comportaba impedía todo tipo de acuerdo, al actuar con mayor presunción que las hermanastras de Cenicienta.
El caso es que entre la inacción y la inoperancia, nuestra clase política parlamentaria ha vuelto a demostrar su condición roñosa de miras. El corazón de Asturias se está quedando en los huesos, ante la indiferencia de unos representantes públicos que están enfrascados en una discusión torticera sobre el sexo de los ángeles de las mayorías, mientras el enemigo del desempleo acampa a las puertas de las casas de sus administrados.
La “cruenta” campaña política ha sido lo más parecido a una campaña militar con fuego de artificio. Las mismas estrategias han sido adoptadas por las principales fuerzas contendientes, cuyas andanadas fueron ovacionadas por sus fieles y abucheadas por sus adversarios. No hay nada nuevo bajo el sol que hoy brilla en Asturias; ni nada novedoso en el cerebro de unos candidatos de fingida candidez ante unos problemas que ignoran pasado el período de la colecta de votos. 

Los asturianos padecemos una amnesia perenne hacia la inoperancia de unos servidores públicos que han demostrado ser inservibles. Por eso, me temo, que el resultado electoral dejará una distribución parlamentaria similar a la anterior; lo que amenaza con convertir en endémica la actual inestabilidad gubernamental. Amenaza que recuerda a la “electoralitis crónica” que padece la sociedad italiana, donde han tenido más gobiernos que amantes el señor Berlusconi.

Los asturianos nos prestamos a estas levas electorales, con el mismo ánimo con el que antes nos prestábamos a las levas militares: nos quejamos, pero dejamos que unos impresentables desmonten nuestro futuro. En mis tiempos, la mili –a la que objeté de conciencia– duraba un año. En estos tiempos, los gobiernos –a los que objeto con conciencia– no duran ni doce meses. Uno había oído hablar de la picazón de los siete años que afecta a las relaciones, pero no sabía del resquemor de los seis meses que infecta a las instituciones. Habrá que vacunarse. Frente al desamor, no concibo mejor prevención que la complicidad. Y contra la holganza de los políticos, ésta es mi opción y ha sido mi voto.
Es curioso el que una región que siempre ha hecho gala de sus orígenes celtas frente a la romanización hispánica, esté logrando que el resto de autonomías del estado se pregunte si están locos estos asturianos.

martes, 20 de marzo de 2012

Psicointegral.es / Centro de Desarrollo Integral en Gijón

Encuentra un sitio acogedor y familiar donde dar espacio a tus emociones y preocupaciones y así descubrir su sentido y su transformación. Desde una orientación humanista de la psicología acompañamos al cliente en un proceso de integración de los diferentes ámbitos personales y de los diferentes estadios que se atraviesan en el crecimiento humano, incluidos los estadios superiores del desarrollo que dan paso a una sana espiritualidad.
(…)
La Psicoterapia Integral trata de comprender todas las perspectivas posibles desde las que el cliente pueda estar situado, a su vez, teniendo en cuenta tanto las causas genéticas, psicológicas, sociales como culturales de la problemática que pueda presentar. Además se centra no sólo en la solución de los problemas sino también en el desarrollo de los recursos y potencialidades para un sano crecimiento personal. Se trabaja por la integración de todos los ámbitos personales gracias a un uso integrado de diferentes técnicas terapéuticas que provienen de diferentes orientaciones psicológicas, su uso dependerá del tipo de problemática que se necesite trabajar en cada momento partiendo del Modelo Integral de Ken Wilber.
(…)

lunes, 12 de marzo de 2012

Los valientes visten de azul.

Tiempos difíciles son éstos que vivimos, en los que la figura del “héroe” aparece denostada a favor de la del antihéroe. Nuestros hijos ya no quieren ser astronautas y surcar el espacio hasta El Infinito y más allá; prefieren ser antisistemas y oKupar su espacio más acá. Puede que su antimoditis esté inspirada por el (mal) ejemplo que les damos sus mayores. Ya que nuestros cuerpos antiestéticos subsisten a base de un coctel de medicamentos antigripales y menús anticrisis; y en nuestras mentes sólo es real aquello que nos lo parece tras la ingesta de antidepresivos.
Eso de ser “un héroe” está tan en desuso como ser “un célibe”, en una sociedad donde lo canalla y lo desagradable se impone. Quizá todo se deba a una simple malinterpretación léxica, por eso de que una de las acepciones de “desagradable” es “irresistible” y ¿a quién no le gusta que lo encuentren irresistible?, pues, venga: ¡a ser desagradables! Pero me temo que nuestro hipérbaton social no se arregla con un buen análisis morfológico y sintáctico. Pues esto de escribir al dictado de voces que nos hablan en alemán o francés, nos ha llevado a la diglosia, a la apatía y a la Anarquía.

Por fortuna; al igual que nuestra generación fue salvada por Mazinger-Z y la siguiente vivió sus sueños de campeón gracias a Oliver y Benji, todo indica que un nuevo héroe nos guiará en estos tiempos de oscuridad. Un figura que –al igual que el junglero John McClane– vuelve al lugar equivocado en el momento apropiado. Él –que ya ha sido concejal, ministro y

vicepresidente– regresa ahora encarnando a un nuevo galán: El Presidente.
Más rápido que una bala, se ha dispuesto a desfacer todos los entuertos que la maldición de un zapatero tuerto ha echado sobre nuestro país. La solución es muy sencilla:
Si Mega González impulsó a los españoles con el eslogan ministerial "España es el país donde es más fácil enriquecerse en menor tiempo"; y Súper Aznar nos jaleó con su “¡España va bien!", ahora va y viene Ultra Mariano con su “La culpa es tuya” que le suelta como pulla a todo opositor que se le enfrenta.
Siguiendo su modelo, nuestros hijos ya tienen respuesta a toda adversidad que afronten en la vida. Si un profesor lo suspende, un chaval dirá que la culpa es del que se sentó antes en el pupitre, pues no entendió su letra en las chuletas. Cuando su novia lo deje, sabrá que la culpa no es suya, sino de su pareja anterior que la dejó tan insatisfecha que ella ya no aprecia una faena bien hecha. Y así, armados con este culpar de ser el Inferno a los demás, nuestros jóvenes llegarán hasta El Infinito y más allá.
A falta de un plan de dominación mundial, Ultra Mariano tiene una reforma laboral, tan sorprendente como sorpresIVA al 18%: para acabar con el desempleo, legisla facilitar el despido. Algo así como si para eliminar el hambre, nos comiéramos a los hambrientos. Imagino que nuestro líder tiene un plan, confío en que éste no sea el de dejar planchadas nuestras conquistas sociales.
Viéndolo con su barba poblada y escuchando sus arengas patrióticas contra el enemigo interior –formado por sindicalistas, izquierdosos y demás malos malosos– cada vez tengo más claro que la inspiración de Ultra Mariano no es el neoliberalismo de Keyles o el pragmatismo de Peirce; sino el patriotismo de Norris (Chuck).
Al igual que el gran karateka y pésimo actor, el adalid Rajoy combate a todo el que le discrepa. Si el americano lo hacía a tortazos, el hispano lo hace a decretazos. Ni ante presiones externas ni ante huelgas extremas, Ultra Mariano no cede ante otra fuerza que la de su razón "hago lo que me parece lógico y razonable". Tal y como hacía Chuck, a quien le parecía lógico irse a Vietnam a buscar a desaparecidos en combate; y le resultaba de lo más razonable el combatir la invasión a los USA de todo aquél que criticara al tío San
Eso sí, como todo alumno acaba corrigiendo a su maestro, Rajoy desdice a Norris: con él, los héroes no visten de negro, lo hacen de azul.
Nino Ortea.

lunes, 5 de marzo de 2012

No siempre será invierno, llegará la primavera.


Hay momentos en los que conviene mirar hacia atrás, sin ira, para apreciar el camino recorrido. Momentos como esta mañana soleada de invierno, en la que parecen tan lejanos los ataques del invierno del desencanto contra la primavera de mi ánimo.
Parece mentira lo mucho que se puede tardar en recorrer la corta distancia que nos aleja de ser como no queremos ser. Supongo que los comportamientos viciados parecen siempre los mejores atajos, de ahí que recurramos a conductas devenidas en tics de nuestro histrionismo. No nos damos cuenta de que esos atajos son, en realidad, las paredes del laberinto que nos lleva al corazón de las tinieblas de nuestro personaje; y nos aleja del latir acompasado de nuestra persona.
Un día, ya harto de taquicardias, dejas de moverte en meandros y vuelves a retomar tu paso. Tu única dirección es alejarte de lugares donde no quieres estar. Con suerte, algún día en cualquier esquina, te cruzas con alguien con quien acomodas el ritmo vital. Alguien junto a quien estos tiempos difíciles que vivimos se transforman en memorables, al compartir experiencias de azúcar o de sal. Junto a ella procuras compartir la magia de lo cotidiano, buscas tu reflejo en su sonrisa, te empapas de su perfume en cada amanecer compartido, le levantas la falda si se deja… Y, ante todo, sigues aprendiendo y disfrutando.
Escena del episodio 107 de la serie "Don Gato".

La vida es una sucesión de paseos que no siempre nos llevan a callejones sin salida. Muchas veces esos paseos conducen a una sala, en un principio oscura. Allí sólo tenemos que esperar, como una bombilla, a que nos encienda el roce adecuado.
No desmayes en tu paso. No te desanimes en la espera. No siempre será invierno, llegará la primavera.
Nino