Ven y enloquece

Ven y enloquece
Nada ha sido probado

miércoles, 23 de mayo de 2012

Contra las cuerdas.


De niño, el patio del colegio se convertía en campo de recreo durante las horas no lectivas. Uno de mis pasatiempos favoritos era recrear, junto a los compas, escenas de nuestras pelis favoritas.
Con el paso a la adolescencia no pasé de montarme películas. A Terence Hill y Bud Spencer los sustituyeron FernandoEsteso y Andrés Pajares. Ya no fantaseaba con ser un cowboy que soltaba mamporros, pero sí con encarnar un binguero que agarraba carnales chicas playboy. Fuera de las comedias de Manolo Ozores y de las medias de EdwingeFenech, la industria estadounidense había cercado los canales de distribución cinematográfica en España. El cine de género europeo, tan fructífero y rentable durante los años 60 y primeros 70, prácticamente reducía su oferta al cine “S” y a esas astracanadas presentadas como “cine de autor”.

Más allá de las pelis con banda sonora de Los Chichos o las protagonizadas por Jean Paul Belmondo, Hollywood monopolizaba la oferta de cine de entretenimiento. Curiosamente, para alcanzar tal posición, los grandes estudios americanos habían recurrido a producciones que actualizaban el cine de género y a directores jóvenes, que habían crecido viendo obras escapistas que ahora recreaban.
El nombre de Silvester Stallonedominaba en las pantallas a principios de la década de los 80. En 1976, la película Rocky –por la que fue nominado al oscar como actor y guionista– lo había encumbrado. Hollywood, tan dado a etiquetar sus pertenencias, veía en él a un nuevo Marlon Brando. Y esta vez no estaba dispuesto a no sacarle el máximo rendimiento económico a su diamante en bruto.
Los grandes estudios impulsaron viejos proyectos que Stallone había escrito con anterioridad a Rocky , para convertirlos en superproducciones que incluso llegó a dirigir. El “potro italiano” cabalgaba disparado hacia el éxito. Y su galopar parecía imparable tras adaptar y protagonizar, en 1982, la adaptación fílmica de la novela Acorralado, escrita por David Morrell, donde conoceríamos a John Rambo.
El poder de Stallone era tal en aquel momento que le ofrecieron películas de todo tipo: llegó a adaptar el guión de la comedia de acción Superdetective en Hollywood, para luego negarse a protagonizarla; y rechazó participar en las aventuras románticas narradas en Tras el corazónverde. Tocó con su gracia incluso el único género que las productoras europeas no habían saqueado: El Musical. Escribió, produjo y dirigió la turbación discotequera Stayin’Alive (1983), donde John Travolta retomaba su papel de Tony Manero. Al año siguiente, guionizó y protagonizó, junto a DollyParton, el desafinado country Rinestone.

Con el final de la década de los 80, la música del reconocimiento dejó de sonar para Stallone. En el mundo soplaban vientos cálidos tras décadas de guerra fría; y, quizá debido al uso político que la administración Reagan había hecho del personaje de Rambo, el actor era visto como reaccionario por el público, frente a la imagen de liberal que Arnold Schwarzeneggerse había construido en filmes como Depredador(1987) o Desafío total (1990). Durante todos estos años recientes, Stallone ha intentado mantener su condición de estrella. Ha firmado contratos multimillonarios, no ya con grandes estudios sino con productoras quicalleras como Carolco o Cannon, envueltas en sucios manejos de corrupción política.

Y es que, tanto aquí como en Haití, la Política está detrás de todas las aristas, incluso de la del triunfo o fracaso de la carrera de un artista. A falta de Hollywood y sus estrellas, en Asturias las narraciones más inauditas las protagonizan los políticos y sus estrellamientos. El problema es que todos los asturianos participamos como extras en unas superproducciones parlamentarias que nos tienen contra las cuerdas. Se les olvida que somos los protagonistas de unas historias que ellos deben encauzar.

Son muchas las veces en que el Cine nos ha acercado la imagen de un boxeador sonado que se niega a abandonar el cuadrilátero y cae inerte sobre la lona. Confío en que sea más dura la caída de un político inoperante que, en su obstinación con permanecer en el centro del ring, no se daba cuenta de que su tiempo había pasado.

domingo, 20 de mayo de 2012

¡Alto! o mi madre dispara.



Las cámaras parlamentarias se parecen mucho al campo de los sueños del patio de un colegio. En ellas también hay quienes se enrabietan y –al ver que no se los selecciona para ser capitanes del equipo– amenazan con llevarse el balón para formar otra pandilla. De ser compañero a contricante dista una simple contrariedad: no recibir los galones de mando.

Tras mandar a paseo los colores que siempre pasearon con orgullo, algunos de esos enrabietados deciden formar un partido cuyo objetivo es pescar votos en el río revuelto que han creado los berrinches tras su marcha. Los ejemplos recientes más preclaros, en eso de cargar contra quienes no quisieron cargar con ellos, son las formaciones UPYD y FORO. Sus dos próceres –Rosa Díez y Francisco Álvarez-Cascos– habían ocupado altos cargos en la administración pública, gracias a su ordena y mando en unos partidos cuya organización no cuestionaron mientras los vientos de su funcionamiento hinchaban sus velas.
Pero, tras verse varadas en tierra sus ambiciones mandatarias, juraron que su navegación había sido lo más parecido a penar en galeras, por mucho que los hubiéramos visto sentados en poltronas. Y al convencerse de que sus otrora compañeros persistían en llevar la nación por tierras estrañas, fue –con su voluntad de sacrificio– que decidieron fletar otra nave que les permita pilotar esa unidad en el destino universal que es España.
Parece que fue hace un siglo y fue sólo hace un año, que FORO logró la jefatura del gobierno asturiano, tras una victoria electoral que no le dejaba más elecciones que pactar un presupuesto o prorrogar el existente. A falta de presupuesto, el Sr. Cascos esgrimió el pretexto de culpar a los demás de ser el infierno de la oposición y convocó nuevas elecciones, en las que esperaba que sus administrados le diéramos la razón. En lugar de ello, le hemos dado un disgusto: el resultado no ha sido el que esperaba y tres partidos se han unido para que quien mande en el patio no sea él, sino otro más seriote e igual de feote.
El Destino, que a veces más que caprichoso es malicioso, ha querido que sea el partido de la Sra. Díez el que diera la puntilla al bravío Sr. Cascos. Y ella, tan discreta como coqueta, no ha tardado en venir a bombo y platillo a supervisar lo que los dirigentes de su partido en Asturias habían acordado.
¿Se imagina que su señora madre lo acompañara –a usted, ya cuarentón– a la tienda para asegurarse de que el lechero le da leche de verdad? ¿Ve sentido a que su progenitora se plante en su casa para comprobar que usted no mezcla la ropa blanca con la de color?
Pues igual de inaceptable me resulta que la omnipresente señora se haya presentado como madrina en el bautizo del recién nacido asturiano. Su actitud me recuerda a la de esas madres opresoras que se acercaban –no al patio del colegio, sino al de la universidad– a preguntar a su hijo cómo le había salido el examen. Si ése es el grado de confianza que Rosa Díez demuestra en sus compañeros de partido, ya me la imagino haciendo inspecciones sorpresa a sus convecinos cuando ejerce de presidenta de comunidad.

viernes, 18 de mayo de 2012

El cine de género en Europa I



Popsy Pop contra Hollywood 09

El desarrollo de la producción y el aumento en la calidad artística van paralelos: en 1959, el número de productoras francesas es de 495, en el año 964 son 698. 
No es sólo que al Capital le resulte rentable invertir en la industria popular, o que el público prefiera las ofertas cercanas a las transoceánicas; estamos en un momento en el que la fuga de valores creativos a Estados Unidos disminuye en su flujo, lo que permite el desarrollo de un star system europeo —Alain Delon, Sophia Loren, Franco Nero…— que es tentado por Hollywood. 
Incluso estrellas en pleno apogeo como Charlton Heston ven en Europa una oportunidad para reorientar sus carreras. En 1972, el norteamericano se incicia como director con la coproducción hispano-anglo-suiza Marco Antonio y Cleopatra.

Así mismo, aunque las superproducciones estadounidenses habían relegado a los equipos nacionales a roles secundarios, éstos aprovecharán la experiencia para curtirse en rodajes ágiles con personal plurilingüe, lo cual les permitirá desarrollar su voz propia entre el ruido y la furia de las coproducciones.  
Sergio Leone, ganará sus galones en empresas como Quo vadis? (1951) o Ben Hur (1959), antes de graduarse con la dirección de El coloso de Rodas(1960). 
Jesús Franco—tras hilvanar la excelente trilogía formada por Gritos en la noche (1961), La mano de un hombre muerto(1962) y El secreto del Dr. Orloff(1964)— no deja que un falso orgullo le impida manejar la segunda unidad en Campanadas a medianoche (1965, Orson Welles) para luego entrar en suvorágine creativa, dirigiendo a EddieConstantine en Residencia para espías (19669).
Muchos directores trabajan a cuatro manos, no firman sus obras o lo hacen con seudónimo. Leone no verá acreditada su dirección ni en Los últimos días de Ponpeya (1959) ni en su propia obra Mi nombre es ninguno (1973); Francousa más de veinte aliases.

Este arículo continúa el estudio iniciado con este texto.


viernes, 11 de mayo de 2012

Traperos de alivio


El gobierno insta a la unión de Cajas como recurso para mejorar la situación de los ciudadanos.



Y yo digo: ¿Por qué no nos unimos los ciudadanos contra quienes nos tienen viviendo entre cajas?
"Segis y Olivio, traperos de alivio " serie creada por Jaume Rovira  en 1971 para la revista Mortadelo de Editorial Bruguera.

lunes, 7 de mayo de 2012

El grito en el cielo.


Cada vez tengo más claro que éste es un mundo raro y que fue un diablo -y no un dios- el que creo al Hombre. Bueno, también a la Mujer. Que en este planeta de estudiantas y estudiantos, de tunantos y tunantas, es evidente que el infierno lo somos tod@s; y no sólo los demonios con cola.

Diablesas aparte –que no está la situación para calenturas–, vada vez tengo más claro que en este mundo caro no se puede ser pobre; ya que la situación se convierte en peliaguda incluso para un calvo. Pues es todo un calvario, con sus treinta estaciones, eso de llegar a fin de mes sin poder confiarse al exorcismo del dinero frente a posesión diabólica con que las huestes de la inflación endemonian el día a día.

Como ya no salgo, salvo cuando tú me llamas, tengo que entretenerme con algo mientras intento poner mi ánimo a salvo de esta crisis, recesión o sindiós.
El demonio del dinero ha convertido los bares en lugares casi mitológicos, de cuya existencia sé por el ruido y la suciedad que producen en mi calle sus feligreses. Y puesto que la virtud de la pobreza me tiene alejado de los siete pecados capitales, me dedico a incumplir a conciencia el séptimo de los diez mandamientos. Yo, que antes era un soberbio lujurioso, ahora soy un avergonzado ladrón. Aunque, gracias a mi condición de manilargo con lo ajeno, he recibido la revelación de nuestro embrujado origen. Eso sí, no tras la lectura de una biblia, sino de muchas cuores.

Me explico: con el sueldo en negro de portero de mi edificio, no me da para ningún vicio. Así que durante los limpioteos porteriles aprovecho para hurgar en los buzones, por si a algún cartero se le ha caído el reloj en el desempeño de su trabajo. De la que bajo a buscar material para la casa de empeño, también pongo empeño en hacer captura de todo material de lectura con el que paliar mi incultura. En su mayoría me apropio de catálogos, folletos y notificaciones de embargo. 
Por fortuna, mi vecina –vamos, la única de ellas que no usa indasec– está subscrita a la revista Cuore. Publicación que es una especie de wiki leaks impreso sobre el mundo del sobrepeso, el famoseo y la falta de seso en eso del sexo. Tras la lectura ejemplarizante del último ejemplar –sí ése que desvela el truco en el almendruco de las que parecen muy cucas– he tenido una epifanía. Entre tanto ¡arrgh!, ¡puagh! y ¡jar! he tomado conciencia de las imperfecciones de actores, actrices y meretrices. Cuando no son las narices, son las varices, el caso es que sus cuerpos son más traicioneros que una manzana ofrecida por una serpiente.

A esta constatación de la imperfección en los perfectos, unámosle el montón de liturgia dirigida al común de sus lectores: enlegionada por consejos para reducir peso, guías para aumentar volumen o mejorar la autoestima. Tras la lectura, a falta de visiones apocalípticas, en ese día preclaro vi la tele y sus anuncios de cremas reductoras, lociones regeneradoras y peluquines adherentes. Lo que me hizo comprender que no podemos estar hechos a semejanza de una deidad, sino de alguna fealdad, de ésas que anidan en el inframundo de los que somos tan horrendos que no nos llevamos a la boca ni una pipa facundo.
Llegar a tal convicción no me alteró. Tras cuarenta y seis años mirándome al espejo, tengo claro que mi sitio no está en el Olimpo, sino con Hades. Lo que sí que me encabritó fue saber que algún cabrito muy rico ha despilfarrado una cantidad perversa por un cuadro de Edward Munch. Pintor ya muerto y enterrado; por lo que, a no ser que el comprador crea en la resurrección de los zombis, no le ha dado su dinero a un pintor, sino a algún especulador.
¿Crisis, qué crisis? Esto es una subasta, en la que los que tienen dinero se lo están llevado todo a precios de ganga.
Nino Ortea.

domingo, 6 de mayo de 2012

4º Encuentro de Coros Infantiles: “VOCES SOLIDARIAS”


EXPOACCION, organizacion solidaria, coordina –el domingo 10 de junio a las 12’00 horas en el Teatro Jovellanos, de Gijón– el 4º Encuentro de Coros Infantiles: “VOCES SOLIDARIAS”. Concierto benéfico en favor de ALARDE, asociación de familias de personas con capacidades diversas del Principado de Asturias.

Participan:

El corín y coro infantil de la Escuela de Música de Mieres                                                               
El coro infantil de la Escuela de Música de Gozón
Los Pequecantores de Llanera                                                     
El coro “Gesta I”, de Oviedo
El coro, la orquesta y la banda de la Escuela de Música Divertimento, de Oviedo
La Escuela de Arte Alarde

Durante el encuentro, presentado por Verónica López y Carmen Rocandio, cada coro compartirá tres piezas de su repertorio. Para poner fin al evento, la cantante Susanainterpretará el tema “La voz de un niño” acompañada por la totalidad de coros presentes en el concierto.

El precio de la entrada es de 6 €. EXPOACCION hará entrega de la totalidad de la recaudación a la asociación ALARDE.

jueves, 3 de mayo de 2012

Parece que fue ayer; y fue hace un año.


Supongo que lo de ponerme a hacer un balance anual, suena a elaborar una cuenta de resultados; y lo que me gusta escribir son cuentos resultones. Además, resulta pretencioso sopesar el paso de un año pasado en un blog de apenas una semana de edad. Una vanagloria sólo comparable a la de la escritura de sus memorias por el adolescente Justin Bieber o al anunciar el final de una crisis, nunca admitida, por parte del ya excluido Presidente Zapatero
Pero… ahora que más que vivir en tiempos crisis, sobrevivimos a políticos de miseria; ahora que es tan decadente criticar al regente; ahora que, todos los cuentos parecen el cuento de nunca empezar, nos sobran los motivos para empezar a recordar.
Fue hace un año, o eso aseguran, que un estado justiciero asesinó al hombre que encarnaba la injusticia. 

El mundo iba a ser mejor y nuestros hijos serían más felices. Un año después, lo mejor que le ha pasado a El Mundo –al de Pedro J.– ha sido ceder su frecuencia televisiva a una señal más atractiva. Al resto del mundo, al de todos, las cosas no le han ido tan bien. Y nuestros hijos naufragan en la incertidumbre que anega el cariño de sus padres. El cariño es caro cuando tienes la mente en el paro, mejor dejamos que el consuelo que los niños buscan en nosotros lo encuentren en las consolas.
El asesinato de Bin Laden no desató las siete plagas de Egipto que muchos temían; pero sí que está claro que la primavera social no climatiza al país del Nilo; ni a ninguna otra nación, al norte o al sur del Ribicón, de las que tenemos pendientes de un hilo nuestros avances democráticos. 
A falta de hilos, sobran las cuerdas y las cadenas con las que se sigue encarcelando a disidentes y reprimiendo a pueblos, que denuncian que los espejismos de libertad buscan cegarnos frente a las realidades de explotación. Está claro que tras la caída del telón de acero, al Poder se le ve el plumero. Ya no necesita esconder su mano de hierro bajo un guante de terciopelo, por lo que nos quita lo que nunca nos dio: el espejismo social del estado del bienestar.

Ahora que ponnos otra y qué se debe. Ahora que el mundo está recién pintado. Ahora que las tormentas son tan breves Y los duelos no se atreven a dolernos demasiado...
Ahora es cuando empezamos a entender de qué va ese “cambio” que igualó a Obama, Merkel y Rajoy. Llegados a este presente, más de uno hará suyo él, “sí lo sé, no voy” a votar, a trabajar, a luchar…
Desprestigian la política aquellos que viven muy bien de ella y los que se enriquecen a su sombra. Permitimos a representantes políticos y sindicales –que han posibilitado esta situación de desmantelamiento productivo– que encabecen nuestras marchas de protesta. Soy protestón y cabezón, por eso no entiendo que los que me han dejado viviendo de la chatarra, presenten como oro una gestión que los desluce. Y ¿qué decir de sus sustitutos?

A estas alturas, creo que en España se ha producido un gran error. Uno nuevo, pero evidente por la figura del presidente ausente y silente. Y es que donde millones de españoles creyeron estar votando al PePé, en realidad lo hacían al PiPí. Pues si no está en el baño, no sé dónde se mete el actual presidente que, hace ahora un año, criticaba por engaño al por entonces mandatario y denunciaba que estaba mandando todo al garete. ¿Estará Rajoy en el retrete? ¿Dónde va cuando se esconde de los medios de comunicación? Es muy fácil eso de dirigirte a la nación en tono mitinero desde un congreso de tu partido, es algo tan cómodo como ajustar cuentas desde tu blog. Lo difícil, lo necesario, es dar la cara y hablar de tú a tú, sin tiempos pactados, a una sociedad desarbolada por unos ciclones que no cesan.
Ahora que las floristas me saludan. Ahora que me doctoro en lencería, Ahora que te desnudo y me desnudas,
Ahora voy yo y escribo, que mi vida ha mejorado sólo por tenerla a mi lado. A la esperanza que encuentro no en las promesas de los políticos, sino en nuestros paseos por los tejados.

Ha pasado un año, confiemos en que pasen muchos. Y en que, aunque la vida nos achuche, sigamos teniendo tiempo para compartir achuchones, risas e ilusiones.

Nino

Las frases publicadas en cursiva corresponden a estrofas de la canción Ahora que… de Joaquín Sabina.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Nueva sidrería de El Mallu en El Infanzón.


En estos tiempos en los que la imagen de los hosteleros está tan desprestigiada, a causa de tanto robaperas preocupado por la apariencia de su negocio y no por la calidad del servicio que se da en él, es de agradecer el buen trato que recibimos los clientes de las sidrerías gijonesas “El Mallu” y “El otru Mallu”.

Un dato muy importante –casi tanto como la generosidad en pinchos y raciones; o lo ajustado de los precios– es el buen ambiente de trabajo que transmiten los empleados. De hecho, en un sector tan dado a la mutación laboral, la mayoría de la plantilla lleva estable en estos casi seis años en que llevo siendo habitual de los dos establecimientos.
Recientemente, se ha inaugurado un nuevo Mallu. Les deseo la mejor de las suertes en estos tiempos económicos inciertos.
Abajo os dejo un corta y pega de un artículo de DIEGO FIGAREDO, que podéis encontrar en la edición digital del periódico El Comercio, titulado El 'hat trick' del Mallu