Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Yo pagué sus culpas




Hola a todos:
No os imagináis la alegría que supone para mí el volver a recibiros, tras aquél epígrafe trostélido –La soledad era esto– con el que Nino decidió silenciarme un lejano 3 de julio de 2011.


 Y es que, al igual que la Velasco, el Ortea quiere ser artista… bueno en su caso “escribista” –que no “escribano” pues sostiene que “ésos son los que escriben con el guano”–.

Yo venga a decirle “¿Pero ahora que ya no dibujas corazones de tiza, dónde mejor que aquí vas a poder fabular que eres califa en lugar del califa?”; y él venga a argumentarme que “Vivimos tiempos difíciles” y además le apetecía agitar “La coctelera” de sus veleidades sin revolverlas. Además, Nino me veía como una obra acabada, similar a La conjura de los necios o a Tiempo de silencio.
Yo le reconocía que en mí no encontraría necios ni silencios, pero sí tiempo para sus conjuras. Además si auténticas simplicidades creativas han disfrutado de segundas y terceras partes, ¿qué le impedía convertir en punto y seguido su publicitado punto y aparte?

¿Acaso el miedo a que lo acusaran de perjuro por no cumplir su previsión de futuro? También Conan Doyle resucitó a Holmes y nadie lo colgó de un olmo. Además, que yo sepa, ni entre los Siete Pecados Capitales ni en los Diez Mandamientos figura “no soñarás” como vicio o delito que quite el hipo. Culpar a Nino de querer mejorar, es afearle un factor descartesianamente humano, que lo llevó a dar todo lo que sabía a cambio de la mitad de lo ignoraba.

Yo que he sido el más afectado por este periodo entre candilejas, no lo culpo por –cual émulo de Luis Cernuda– intentar recluirme donde habita el olvido, allí donde sus penas y dichas no eran más que nombres huérfanos de un dueño a imagen suya. Lo importante es que ha vuelto; y con él has regresado tú.

Siempre vuestro, siempre tuyo:
Ven y enloquece.

9 comentarios:

  1. PRECIOSAS PALABRAS Y MEJORES INTENCIONES!!!
    SOÑAR E IMAGINAR ASÍ COMO UNA ACTITUD SIEMPRE POSITIVA,PESE A QUIEN PESE,Y ADEMAS CON LA QUE ESTA CAYENDO,A MI ES LO QUE ME DA FUERZAS PARA SEGUIR EN LA BRECHA CON MAS ILUSIÓN,SI CABE QUE CUANDO EMPEZABA,ALLÁ POR EL AÑO 1972 DE HACE SIGLOS!!!
    ANIMO NINO Y SIEMPRE PARA ADELANTE!!!
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. PRECIOSAS PALABRAS Y MEJORES INTENCIONES!!!
    SOÑAR E IMAGINAR ASÍ COMO UNA ACTITUD SIEMPRE POSITIVA,PESE A QUIEN PESE,Y ADEMAS CON LA QUE ESTA CAYENDO,A MI ES LO QUE ME DA FUERZAS PARA SEGUIR EN LA BRECHA CON MAS ILUSIÓN,SI CABE QUE CUANDO EMPEZABA,ALLÁ POR EL AÑO 1972 DE HACE SIGLOS!!!
    ANIMO NINO Y SIEMPRE PARA ADELANTE!!!
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu mensaqje de ánimo, Txema.
      Espero convertir mis palabras e intenciones en hechos.
      Pues sí, esa fuerza para seguir en la brecha sigue presente en ti. Lo dejan claro los textos tan fantásticos que se pueden disfrutar en tu blog.
      Un abrazo abrazoso, Txema.

      Eliminar
  3. Para decir algo hay que tener algo que decir y tú lo tienes. Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Ángela.
    Confío en que eso que tengo que decir tenga cierta consistencia y no se reduzca a un cúmulo de ninismos verborréicos.
    Un saludo

    ResponderEliminar

  5. Eres tan tú y no tan de Nino dentro de este sueño de volver y enloquecer que me va a gustar coger mis tizas y empezar a subrayar sonrisas y entresacar en colores tus ocurrencias.

    Bienvenidas tus letras sin dueño pero con firma y sello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Juncal:
      Ya sea con tiza, rotulador o plastidecor, te agradezco que marques con tu mirada y subrayes con tus comentarios mis textos y pretextos.
      Un abrazo abrazoso.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.