Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

martes, 11 de febrero de 2014

Traducción de Star Trek: Deep Space Nine: Emissary, by J.M DILLARD III de III



Ante su imagen, el capitán Storil se enderezó en su silla y, al fruncir el ceño, apareció una arruga marcada entre sus negras cejas despeinadas.
Sisko reparó en el gesto. En el capitán equivalía a una boqueada, a una increpación susurrada, a una muestra audible de sorpresa. 
Storil era vulcaniano, dedicado a la represión de los sentimientos en beneficio de la razón pura. Como la mayoría de los de su raza, poseía una inteligencia asombrosa y un grado de control emocional que lo hacían parecer, según los parámetros terráqueos, frío y calculador. Al principio, a Sisko le había preocupado que las decisiones del vulcaniano no tomaran en consideración la moral de su tripulación, mayoritariamente humana; eso fue antes de saber que la devoción de Storil por la Lógica, no era comparable a su fervor y lealtad hacia su personal.

–Alférez Delaney –Storil giró la cara en su dirección–. Intente establecer...
La pantalla central parpadeó antes de oscurecerse. En lugar de la nave borg apareció un rostro. Una cara humana, pensó Sisko en el primer milisegundo antes de que la imagen se clarificara; pero ya entonces adivinó que algo iba mal.
–Picard –musitó Storil tras él.

Sisko volvió a observar la pantalla. Era Jean-Luc Picard en persona quien se alzaba en el puente de la nave borg. Sisko recordaba una misiva de la Flota Estelar con motivo de la promoción de Picard al mando de la Enterprise hacía varios años; Picard era uno de los capitanes más reputados y la Enterprise una de las naves más conocidas de la Flota. Sisko había tenido la impresión de que era un hombre seguro y digno, y con bondad bajo su dignidad. Sí, era el famoso capitán de la Enterprise.

Aun así... no lo era. No era humano ni máquina, sino un monstruoso cruce entre carne y metal. Uno de sus brazos lucía una intrincada prótesis metálica; su visión había sido aumentada con un foco-sensor que nacía en una de sus sienes; su tez pálida se mostraba completa y terroríficamente blanca. La dignidad y la bondad habían desaparecido.
Tras él se erguían varios borg inmóviles, impávidos, en sus compartimentos individualizados cual celdas de un panal. A Sisko le invadió la imagen mental de insectos de colmena sin voluntad que segregaban coladas de metal, con las que envolvían a Picard en un capullo de maquinaria.

Si aún guardaba algún resquicio de su yo como Jean-Luc Picard, el híbrido entre hombre y máquina no lo mostraba. En el foco-sensor parpadeaba una luz roja, se movió lentamente para estudiar a los humanos con una viveza tan vacía, tan infinita y tan fría como el espacio.
Si ese era el destino que los borg guardaban para la tripulación de la Saratoga, Sisko prefería caer luchando.

–Soy Locutus –la voz era la de Picard, pero sonaba chirriante, exánime y carente de entonación–. Serán asimilados. La resistencia es fútil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.