Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

viernes, 7 de marzo de 2014

BAJO EL SIGNO DE ESPARTA(III/V).



La extraña pareja


 “Yo no sé nada sobre Mort Cinder. Si es un buen o mal trabajo. Para mí tiene valor porque mientras lo hacía, mi mujer se estaba muriendo. (...) Yo creo que Mort Cinder es una buena historieta porque puse en el dibujo todo lo que entonces estaba viviendo”

Esta reflexión de Alberto Breccia, refleja la pasión puesta por los creadores en su obra y que es imposible no encontrar al leerla.

Mort Cinder surge como un encargo de Editorial Yago, en un intento de potenciar la segunda época de la revista Misterix. Esta condición de trabajo alimenticio se notará en las primeras aventuras, las cuales eran secuenciadas por Oesterheld gracias a su oficio, pues era tal su exceso de trabajo que él mismo reconoce no haber dedicado una tarde a planear el desarrollo de la colección. Con todo Héctor aplica a la serie el cariño, cuidado y creatividad que impregnan todas sus creaciones para ese género tan infravalorado como es el de la literatura de aventuras. Breccia marca ya las primeras viñetas con la impronta tan personal de su impresionista uso de la raya y la mancha, contrastadas con los espacios en blanco.



 Se nos contará la extraña amistad surgida entre Ezra Winston, un anticuario británico dotado del aspecto físico de Breccia, y Mort Cinder –cuyo semblante se inspira en Horacio Lalia, futbolista tornado en dibujante–, una especie de espíritu que camina condenado a vivir 1001 vidas y sus consecuentes muertes.

El vínculo afectivo entre los personajes se va estrechando a medida que avanza la serie, en un proceso que comprende un simultáneo desarrollo de los protagonistas. Cinder pasa de ser un mero fantasma cuya presencia para relojes y causa taquicardias a Ezra, o un precedente del campeón eterno de Michael Moorcock, a convertirse en un hombre cuyo dilatado vivir encierra una serie de amargas experiencias que lo humanizan a través de sus sufrimientos físicos y emocionales. Mort se aleja de la mítica figura de héroe misterioso, convirtiéndose en un mero mortal inmortal.



Ezra Witson desempeña varias funciones en la obra; por un lado es el fiel amigo de Cinder, al que acompaña en sus aventuras, llegando a alcanzar más protagonismo que Mort en algunas de ellas; por otro lado actúa como el resorte que activa las aventuras al ser su curiosidad la que provoca el relato, de hecho nunca nos quedará claro si Cinder es un personaje real o surgido de la fértil imaginación de Ezra, el onírico uso de las luces y sombras por parte de Breccia germina esta duda; también funcionará como encarnación del lector planteándole a Cinder las preguntas y dudas que cualquiera de nosotros le haría, colaborando en este aspecto el expresivo dibujo que en muchos diálogos enfoca la mirada de Mort hacia el lector.

Destaca el magistral uso por parte de Oesterheld de los textos de apoyo que pese a abundantes nunca resultan superfluos, pues realzan lo narrado o establecen contrastes entre lo épico del dibujo y lo dramático del texto.

2 comentarios:

  1. Una errata tras la imagen de muestra, " –cuyo semblante se inspira en Horacio Laila,", es Lalia.
    Borra este comentario cuando deserrates. Yo sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu doble atención, Ismael: tanto a la lectura como a mí.
    Y el agradecimiento se convierte en redoble por tu compañía lectora a lo largo de todos estos años.
    Ahora mismo deserratixo, ¡Mardito roedore!
    Y después, voy a internetear si mi citado equivocado existe. ¡Estaría bien que fuera algún ricachón y por citarlo me regalara un millón!
    Un abrazo de lo más abrazoso, Isamel.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.