Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

miércoles, 9 de abril de 2014

La bici sin frenos del recuerdo.



Hace un par de jueves, tuve la satisfacción de asistir a la presentación del sexto número de la publicación ZANDER MAGAZINE, en el Educa Niemeyer.
Me reencontré con un buen número de mis rotundos compañeros de revista en la soleada plaza del Centro Niemeyer de Avilés: Carmen Hevia y Sara Pelicio (Musourís), Arturo Mesa, Anxelu, Israel Álvarez, Gonzalo Martínez, Dani Castaño y Javier Granda.
 
Foto por Nacho Arbesú
Nacho Arbesú se ocupó de reflejar el encuentro en fotos tan isiraider como la que acompaña este texto.
También se nos unieron, Ana y Tober —del taller Torbellin Lin—, quienes nos cedieron para la celebración sus increíbles creaciones bicicleteras.

Ya acabada la sesión fotográfica, le pedí permiso a Ana para dar un paseo en su bici. La plaza del Niemeyer estaba sorprendentemente vacía y bicicletear junto a la ría avilesina era aún más tentador que la compañía de mis acompañantes.

Siempre me ha gustado montar en bici. Tardé años en aprender a mantenerme sobre sus dos ruedas, gesta que culminé en el verano anterior a mi noveno cumpleaños. Mis problemas para mantener el equilibrio siempre están ahí, por lo que mi método de aprendizaje fue el destrozo de las ruedas laterales. Ya sin ruedillas, lo único que protegía mis rodillas era la mercromina.

Me gustaba andar solo en bici. Mi hermana ha heredado la parte sociable del carácter de mi madre, por lo que ella siempre estaba correteando en pandilla. Además, mi condición “ad eternum” de mal estudiante, hacía que mis días sin colegio se convirtieran en mañanas de castigo a estudiar y a hacer los trabajos a entregar en septiembre. Por lo que no me era fácil eso de quedar para hacer excursiones.
Sobre la bici me sentía un cowboy, un caballero medieval o un motorista fantasma. Quizá impulsado por las alas de la fantasía, me atrevía a hacer cabriolas que, a día de hoy, aún aterrorizan a mi cobardía disfrazada de prudencia. Me he caído de puentes, quedado tumbado inconsciente entre zarzales, chocado contra vacas, muros, fondos de río... Una de mis acrobacias me llevó a acabar dentro de un cercado eléctrico, entre unas vacas aún más aterrorizadas que yo por mis gritos. Aún recuerdo la cara de susto que traía mi padre cuando mi hermana lo llamó para que viniera a buscarme.

Todo eso y mucho más –las escapadas al puerto de El Musel, las escaladas a La Providencia, el bici-cross por la remodelación de El Fomento—, me vino a la cabeza esa tarde.
Y es tarde, aunque confío que no sea a destiempo, que les doy las gracias a mis compañeros de Zander Magazine y sobre todo a Ana y Tober de Torbellín Llin por haberme acompañado en una tarde en la que disfruté sin freno.

Nino

6 comentarios:

  1. Me alegro. Yo también disfruté de las pedaleadas como nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre un placer y un privilegio pasar un buen rato junto al padre de “Los hijos del Zander”.

      Eliminar
  2. Encantadora historia, culminada con el disfrute de una tarde sin frenos... Lo de las rodillas untadas de mercromina, me hizo recordar las mías... Yo aprendí en la bici de mi hermano mayor, a si que imagínate con cuánta mercromina se untaron mis rodillas... Ay, es una delicia leerte, se disfruta y en la foto estás genial. Te veo feliz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin mercromina delatora, pero con sonrisa sonrojadora por tus palabras, te agradezco la visita, la lectura y el comentario, Clarisa. Tu delicia se convierte en mi placer al leerte.

      Eliminar
  3. no te quiero ver arriba de una moto entonces con lo que podrías llegar a hacer ja...
    es lindo andar en bici, sin dudas... buena foto... salu2 master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, JLO:
      Lo de las motos daría para un texto cercano al esperpento. Digamos que encarno los dos acepciones de la “pasión” por las dos ruedas.
      Era la evolución lógica: de biciletero a motero. A los 17 años, salgo proyectado de la moto, me dejo sin piel las palmas de las manos y me provoco una lesión de columna que todavía el otro día me hizo perder el conocimiento de dolor.
      Un abrazo sobre ruedas.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.