Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

martes, 3 de junio de 2014

Tyrannosaurus rex.



Hasta ayer, había bromeado muchas veces con mi falso convencimiento de que el mayor republicano en España era el aún hoy rey. Ayer mi convencimiento se convirtió en certeza, al escuchar el discurso en el que hacía pública su decisión de seguir considerando el ejercicio de la jefatura del Estado como un asunto privado.


No sé si el monarca abdicante es un émulo de Rompetechos en eso de no ver de cerca, o está tan acostumbrado a otear la realidad de lejos que confunde lo que ve con lo que desea. Presentar a su hijo casi cincuentón como un joven renovador, es algo que oscila entre el desatino y una muestra de falta de tino a la hora de analizar lo que le rodea. Me lo temo dando la mano a la manguera de un extintor, en vez de a un dignatario; o disparándole a un elefante tras confundirlo con un mosquito.

No creo en una figura hereditaria del cargo de Jefe de Estado. Me parece algo tan primitivo como andar seduciendo a garrotazos. Es más, como tampoco creo estar viviendo en un clan troglodita en el que quien da primero, da dos veces, siempre me he cuestionado la ostentación vitalicia de cargos públicos, aunque esa vida se reduzca a la laboral y los encargados oficien de cargantes.
Hay veces en que parece no ya que estemos condenados en revivir la misma historia, sino que algunos quieren replicar la Prehistoria. Si en el Parque Jurásico fabulado por Michael Crichton un millonario recurría a la genética para recrear mundos perdidos, en el Trueque Jubilásico ideado por Borbón de Borbón otro millonario aduce a la genética para coronar conceptos obsoletos.

Cada vez más, nuestra sociedad se parece a la Paleolítica; y me deja de piedra comprobar cómo una minoría de neandertales intenta mangonear a una millonada de cromañones.
Nuestros desgobernantes no se enteran de que no estamos en la Edad de Piedra, sino en la Era de la Igualdad. Vivimos en una sociedad de semejantes, no de clanes. Reclamamos nuestro derecho a elegir quién, cómo y cuándo nos representa.
¡Tomos somos homo sapiens, aunque algunos se crean dinosaurios!




5 comentarios:

  1. Las viñetas que acompañan a esta runa, pertenecen a la tebeoserie Hug el troglodita (renombrada posteriormente como Hugh) es una serie de historietas creada por el dibujante español Jorge Gosset Rubio, y que apareció por primera vez en la revista Tío Vivo en 1965.

    ResponderEliminar
  2. que lastre ese que tiene eh! jódanse por tener tanta historia jaja... nosotros con solo 200 añitos no tenemos esos problemas... tenemos otros...

    lo pasaron durante todo el día en los noticieros acá, pero no tuve ganas de enterarme de sus excusas... salu2 master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, JLO:
      Pues sí, tenemos tanta Historia que parece que sólo tenemos pasado.
      Nuestro presente social es incierto, en eso me imagino que nos pasa lo mismo que a vosotros en Argentina. Esa incertidumbre hace que ciertos populistas se estén aprovechando de la necesidad ajena (nunca creí que llegaría a ver anuncios televisivos pidiendo comida para niños escolarizados que al llegar las vacaciones dejan de recibir su comida principal, o a personas con minusvalías mendigar en la calle para poder comprarse una pieza de ortopedia)
      También ha hecho que los beneficiados por esta desigualdad presenten el inmovilismo como única solución frente al caos que acompañaría a una reorganización social.
      A ver cómo los humildes salimos de ésta sin sentirnos humillados.
      Gracias por el comentario, JLO.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Y tanto que me acuerdo del troglodita, era uno de mis favoritos ¡¡Jopeta, qué vieja soy!! :))

    Porque no tengo ganas de romperme mucho el coco, pero aquello que estudiamos en filosofía, lo del SER y el DEBER SER y las confusiones que acarrea, estaría de lujo para definir tu texto; porque yo creo que sí vivimos en una sociedad troglodita de inútiles que siguen apoyando la roja aunque no tengan trabajo y a quienes preguntas que definan el término democracia y te dicen que el médico no les ha recetado pastillas esas pastillas para los granos del cu..., que se compran el Marca y jamás se cuestionan el envoltorio de nada y menos el núcleo; que no han leído ni un texto en su vida...

    Que los clanes están más vivos que nunca, desde las grandes escalas políticas porque todos son hijos de aquellos de connotación cargo franquista; hsta aquellos de los pequeños espacios como en la universidad por ejemplo, el acceso a plazas, acceso a premios de literatura, porque casualmente siempre es la hija o el sobrino de...

    Porque ni somos semejantes ni lo seremos, hay clases sociales muy delimitadas y, a no ser que te apadrinen por "levantamiento de faldas o bajada de pantalones", nadie accede a ciertos cargos o plazas por su competencia.

    ¿Quiénes en realidad deberían ser los encargados de elegir a los representantes? ¿Los representantes de quién?

    Ojalá pudiéramos afirmar lo que tu dices, que estamos en una sociedad de iguales ante la ley, de iguales en conocimientos y que a todos se les valoren por igual, de iguales en las cuentas bancarias, que cada uno tuviese lo que se ha ganado, de acuerdo con su trabajo, con su esfuerzo. Que fuéramos críticos con lo que sucede. De saber unirnos para hacer o deshacer, de personas valientes y decididas que saben que tienen la fuerza si se unifican criterios...

    Ay, NIno, qué triste que las noticias de las protestas en todas las provincias españolas y la solicitud de cientos de miles de españoles de tener a libertad de elegir la forma que queremos de gobierno, de eliminar los cargos de monarca de una vez, me llegue a través de una amiga griega http://tvxs.gr/news/eyropi-eop/%C2%ABoxi-pia-basiliades%C2%BB-fonaksan-xiliades-ispanoi

    Y sino, mira el país de hoy, a ver si dice algo semejante.

    Hala, ya me voy que no acabo. Beso y gracias por tu texto. Cafelito cargado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Verónica:
      Uy, uy, uy… no hablemos de edades que me pongo viejoso cuando pienso que de “Hug” fui émulo en lo piloso. Ojala mi espejo falseara mi reflejo tal y como nuestros gestores disimulan sus actos, pero no, ¡él se empeña en ser impertinentemente veraz!

      En eso de “estudiamos en filosofía” no me incluyas ¡que la profe me tenía manía¡ Así que la diferencias entre el SER Y EL DEBE SER me fueron tan desconocidas entonces como lo es firmar una nómina ahora. Resulta que en 3º de BUP la docente iba a dar un tema que presentó como muy complicado, por lo que invitó a que, quien no estuviera de buen grado en clase, saliera de ella, que lo entendía y bla bla bla... Para mi sorpresa, fui el único que se levantó y marchó. A medio camino, vi que me levantaba solo, pero preferí disfrazar de valiente mi condición imprudente. Para mi desdicha, esa docente, que iba de liberal y comprensiva, se tomó como desprecio lo que era una falta de aprecio, por lo que ese curso y en COU, donde me tocó de tutora, me amargó mis pocas ganas de filosofear. ¡Menuda panzada me pillé con atragantarme de conceptos sin entender nada ni atreverme a preguntar!

      Respecto al fútbol, puedes imaginarte los problemas que me conlleva ser ajeno a esa pasión. Si me pongo una camiseta de Batman soy un retardado, pero si la llevara de Ronaldo sería un integrado. Hace poco, en un curso de formación para desempleados, uno de los compañeros se permitió el despilfarro de irse a Madrid a ver un partido contra el Barcelona. Pero no fue al campo, se fue a verlo por la tele en un bar cerca del estadio. Curiosamente, era una persona que se quejaba constantemente de ya no recibir subsidio y culpaba a Rajoy de sus situación penosa.

      Me entristece, Verónica, comprobar que esta percepción de una sociedad orquestada como sistema de clanes es una realidad más allá de mis límites personales y geográficos. Y que es nuestra actitud permisiva, por no escribir servil, con el clan del garrote la que nos tiene aún en la caverna, fuera de todo mito y alejados de lo que podríamos llegar a ser sólo con que nos respetáramos y apoyáramos al diferente como a un igual. Sin censuras y sin, mucho menos, autocensuras.
      Pero… por otro lado me alegra ver en tus palabras que no soy un enloquecido, que personas con todas las diferencias existentes entre estos dos desconocidos, coincidimos en que esta realidad es una falsedad orquestada por unos pocos para beneficiar a sus iguales. por eso me gusta imaginarme un mundo mejor, confiando en que llegue a ser real o que al menos sus visiones me animen a seguir caminando por este desierto. Esa Magia de la que escribías, ese poder que tiene el simbolizar algo para poder hacerlo realizar. Por eso ensueño y por eso escribo.

      Un verdadero placer leerte saboreando un café.
      Ahora voy a leer tu blog, lo de ojear como me sugieres El País no sería tan vivificante.
      Gracias, Verónica, por tu comentario tan estimulante.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.