Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

domingo, 5 de octubre de 2014

Mi corazón delator de nuestros días de vinos y rosas I



Muchas veces nos obcecamos con emparedar nuestro corazón delator. Tememos que cada uno de sus latidos sea percibido como un bramido diferenciador en el igualatorio de días sin huella y noches sin brillo en que ansiamos pasar desapercibidos.




Nada de darse chapuzones en el río de la vida. ¡A diluirse en sus aguas!, que eso de zambullirse suena a divertirse. Y disfrutar sólo les está permitido a los niños.

Los adultos adulteramos nuestras esencias con potingues que nos apalabran una eterna juventud que disfrutaremos tras beber del Dorado de la jubilación. Eso, si hemos sido unos súbditos sumisos y no hemos aguirreado desatando la cólera de los dioses de lo correcto.

La Educación nos enseña a obedecer a la sinrazón. Y pobre del que piensa diferente, y dice que 2 y 2 no son 4, sino 22. Lo de dejar que sean los sentimientos los que asienten nuestros cimientos es de ilusos. Estamos en la era del Conocimiento; por lo tanto, hay que ser uno de esos ilustrados pierden su lustre tras ilustrarse con La Razón. 
 Hay que ser lógicos, no sensibles. Ya lo cantaban Supertramp.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.