Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

viernes, 7 de noviembre de 2014

Dos voces distintas: Insolente



Hola a todos:

Antes que nada, gracias a todos los lectores que habéis sido, sois y seréis de este blog.




Quien frecuente “Ven y enloquece” es probable que piense que soy un hombre sin vínculos afectivos. Ya que entre los lectores-comentadores del blog no figura nadie con quien pueda quedar a la media hora de escribir cualquier texto. Supongo que en mi realidad creativa, como en la vivida, mi carácter individualista me impide tener relaciones duraderas.



No oculto que la subjetividad me lleva a un egocentrismo que tiene su culmen en mi arrogancia: no practico convencionalismos sociales, ni disimulo mi aburrimiento o desencanto. Mi madre solía recordarme que me faltaba “mano izquierda” y me sobraba pasión. Unámosle que en el terreno de los sentimientos me cuesta entender comportamientos ajenos. Muchas veces ni lo intento, no por falta de respeto hacia las conductas foráneas, sino que por carencia de interés en ellas.

Al escribir noto me vuelvo más sociable, menos endiosado, lo que posibilita el que personas que probablemente no me tolerarían en el trato directo, sí que me acepten en la realidad compartida de Internet. Cuando escribo de manera creativa soy Nino Ortea, no Nino.



Nino Ortea viene a ser mi “nosotros”; ya que escribe buscando comunicarse, ser dos con cada uno de sus lectores. Seducido por nuestro vínculo pirandelliano, soy un apasionado de lo que ensueña mi persona-personaje. Por un problema de prisas, me ocupo de contestar a los comentarios que dejáis los lectores y, en contadas ocasiones, publico textos muy personales en este blog.

Esta diferencia, que me parece tan sencilla de entender, me ha llevado a tener que explicar innumerables veces, a lectores y ronroneadoras, que mi voz literaria escribe sobre lo que le inspira, no sobre lo que vivo, que no se puede exigir a lo que Nino Ortea cuenta en su blog que sea exacto como la hora que marca un reloj. Pero suelo descubrir que mi personaje tiene la credibilidad que le falta a mi persona. No me extraña, a mí también me ilusiona más lo que fantaseo que lo que vivo.



De nuevo, os agradezco vuestro tiempo de lectura y comentarios.

Cosquillas de anís a Verónica, JLO, Recomenzar, Nicky, Clarisa… También para ti.


Nino







7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Buenos días, Ocho Caños:
      Gracias a ti, por tu lectura y comentario.
      Mi sinceridad tiene un componente de autoengaño. Sé que me creo en mejor situación de en la que estoy, que me veo mejor de lo que soy y que confío en una suerte que, hasta hoy, no me ha sido muy ingrata.
      Tengo mucho del personaje de Dorian Gray, no sólo por el pavor que me transmite el envejecer.
      Un abrazo, Ocho Caños.

      Eliminar
  2. Este texto es una ampliación de un fragmento de mi respuesta al comentario de Clarisa en la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  3. A mí de aquello "pirandelliano" me hace recordar a ponerse una máscara según que contexto...

    Y joder! ya no digo más porque veo que ya lo hice en el post que leí primero y eso fue inmenso e infinito xD!!

    Ojalá haya conseguido transmitir el sentir... i suck at it!!!!!!!

    I dont like anise or tickling, but loved the intention of those words :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Nicky:
      No sabes cómo disfruto leyéndote y contestando a tus comentarios. Que por cierto no tienen nada de “testamentos” y sí todo de “fes de vida”.

      Vivimos, disfrutamos, sufrimos, reímos… compartimos ilusiones y recuerdos (falseados o edulcorados pues muestra percepción o el respeto) al final lo nuestro son ilusiones impresionistas o percepciones ensoñadas.
      No sé si has logrado transmitir tu sentir, o si yo he sabido percibirlo. Además, es posible que tu sentir sean tus palabras y ahora hayan cambiado de forma, usado otra puntuación, o necesiten otros verbos y adjetivos. Somos lo que sentimos, pero, por fortuna el sol de la mañana o un mensaje en una pantalla, pueden azuzar o amortecer nuestra sensibilidad.

      Ya ves, a mí lo de “Pirandello” me sonaba a postura de ballet. Cuando oía hablar de “giro pirandelliano” pensaba en una bailarina dando vueltas. Hay veces en que la imaginación es más ilusionante que el saber.

      Well, maybe then you fell like a cup of hot coffee and cold ice-cream, do you?

      Eliminar
  4. (As long as u dont fall asleep while reading my comments... xD)

    Or a... cold cold beer?
    hehehe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Be sure I don’t; your words trigger my imagination)
      Yes, that’s a good suggestion: cold beers and evocative words.
      Cheers, Nicky!

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.