Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

jueves, 11 de diciembre de 2014

¡Kong (re)vive! Capítulo V: De mujeres gigantes y hombres menguantes I/II




¡Kong (re)vive!
Un cuento (re)contado por Nino Ortea
Capítulo V
De mujeres gigantes y hombres menguantes

Tras superar un ataque de arcadas, me encaminé tras el gran gorila. Me debía una camiseta conmemorativa del año de Naranjito y una explicación que calmara mi desolación: ¿por qué no me había presentado a la atacable Mujer de 50 Pies, cuando vino a ayudarlo a ponerse en pie? Todo el tiempo la había visto sin su novio, ese increíble Hombre Menguante del que ella tanto hablaba pero al que yo nunca llegué a ver
¡Seguro que la piesuda era otra que se inventaba un novio imaginario para ponerme celoso!
 Tropecé y caí
– ¡A ver si miras con tus sentidos y no con tus ojos, chaval!
–¡Anda, Hombre Invisible, vete por ahí! Mejor te vestías, que a tu edad te tenía que dar vergüenza aprovechar tu invisibilidad para andar desnudo. ¡Que con tanto tomar el sol, te va a convertir en el “hombre sombra”!



Una nube de arena me cegó y, de nuevo, sentí el “olorcillo”. Cuando me quise dar cuenta Kong me había vuelto a coger en su puño. Confié en que ésa no fuera la mano con la que se había limpiado el fondillo.
Los mitos nos observaban, me vino una idea a la cabeza. Si lograba que se conectaran todos a mi blog… ¡tendría una audiencia monstruosa!


4 comentarios:

  1. esa foto simboliza al hombre invisible? jaja.... que extraño.... tanto como el cuento y sus personajes míticos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, JLO:
      Pues sí, esta soleada foto playera inmortaliza sin huesos al gueseliano Hombre invisible. Él insiste en que sale más favorecido en las fotos de perfil, pero yo creo que en las de frente se le nota menos diferente.
      Pues sí, su cuento es extraño; aunque quizá lo sean más los que nos cuentan los desvanecedores de crisis venidas del capital.
      Un abrazo, JLO.

      Eliminar
  2. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ver, dijo un un ciego/mudo....

    Como he visto un par de entradas tuyas desde mi panel de blogger, y sé de tus laberintos productivos (y que sepas que dormí sólo una hora y media anoche), esta vez sólo dejo mi huella (Nicky was here!) y regreso en unas horas, cuando sea más capaz de encontrar las entradas (y salidas) de la historia de este lil monkey hehehehe

    I'll leave a ni ni kiss on your pillow ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, insomne Nicki. Gracias por esta visita comentada:
      Pues sí, soy laberíntico, no por espíritu olímpico y sí por anhelo fantasmagórico: ya que no soy interesante, procuro parecerlo y, al igual que la esfinge de Oscar Wilde, busco que un velo de misterio disimule mi falta de magisterio. Ya que como sensato no cuelo, lo intento de locuelo.

      Lil monkey? My dearest, Nicki: have you visited an oculist recently? I know you hate being at the dentist, but maybe you should go and visit the oculist? If Kong’s size is small, what would you think about this tiny monkey’s height? : -)
      Ni ni Kisses in the mornig! Thta’s what I call the best way to start a day!
      No ni kisses for you, Nicki

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.