Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

¡Ya va siendo hora de que a Nino Ortea le concedan el Premio Nobel de Literatura! (Uanoftu)



Hoy, en esta soleada tarde del 12 de noviembre del año de nuestro señor 2014, estando como estamos a cien días vista de la festividad prevista de San Modesto, Ven y enloquece se enorgullece de recomenzar la promoción de la candidatura al Premio Nobel de Literatura del vanagloriado Nino Ortea.





Inspirado por la estirada figura del trostélido Barack Obamaese tacaño en veracidades a quien le bastó especular vastas intenciones pacificadoras para recibir el nobel a “Inofensivo del año”—, nuestro blog cree que la tozudez del huraño Nino Ortea a la hora de farolearse como escritor merece un buen apaño.



Instamos a la academia noruega a que no se haga la sueca y se dé prisa, antes de que este tísico decida  creerse físico, desempolve su juego de laboratorio Geyper, y convierta nuestro mundo nimio en El planeta de los simios. Que si Nino es torpe con la letra, témanlo con una probeta.



No sólo nuestro literato tiene escrito un libro hace rato —como acredita la foto superior—; sino que sostiene que garabatear le es tan grato como el ronronear le resulta a un gato. Lo de leer, leer… Él suele admirar los desplegables centrales y las ilustraciones laterales, pues defiende que es un “escritor” y no un “lector”.


¡Ya va siendo hora de que a Nino Ortea le concedan el Premio Nobel de Literatura! (Tuoftu)



Les destacamos que a Nino le interesa el premio, no los laureles. Así que con él no necesitarán oropeles, sólo el dinero del premio que destinará a solventar su situación de apremio. Ni birretes, ni banquetes; con invitarlo a un bocadillo nuestro calvillo se da por cenadillo.



Además, desde esta institución, podemos asegurar que –al igual que el afroamericano–, nuestro venyenloquecido hispano es buen chaval y mejor persona; a la vez que comparten afición por ojear cómics y ver gratis series televisivas de pago.

Pero, aunque las comparaciones son odiosas, hay hechos que prueban la superior valía del Sr. Ortea frente a la de Mr. Obama a la hora de recibir este galardón:

1. A diferencia del presidente, este decadente tiene obras que avalan su mérito.

2. Lo que en Barack es un acalzonamiento ante la voluminosidad mujeril, en Ninín es una entrega a la voluptuosidad femenina.

3. Si Obama es un gran orador, Ortea es un atorrador.

4. A diferencia del americano que se presentó a la reelección, este gijoniano promete ausentarse de toda futura redacción, salvo que tenga que lo obliguen a volver al colegio a clase de parvulitos.

En lo que coinciden ambos los dos, es en que conquistan al ser comparados con sus predecesores. Si la figura de George Bush palidece ante la holgura de Barack; el tipo de Marcelino José pierde el hipo ante el tipazo de Ninazo.

Por todo esto, y por lo que se nos queda en el tiesto, es que Ven y enloquece se enorgullece de recomenzar la promoción de la candidatura del renombrado —por su adeudados— Nino Ortea, al Premio Nobel de Literatura.

Nuestra lucha será ardua –y si hace falta, nos agacharemos a coger el jabón en la ducha– pero, ¡contamos contigo! Bueno, más bien con tu dinero.

Todo cheque con fondos —que en eso no me volvéis a pillar— enviado a favor de Ven y enloquece, será recompensado con un brindis a la salud del ingenuo remitente.



Nino Ortea, ese hombre.

Ven y enloquece, este blog.



Si te apetece leer el texto de nuestra primera candidatura, te lo envío dedicado por 25 euros con mi signatura.

Si eres de los del puño cerrado, AQUÍ tienes la versión del año 2010.