Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 19 de enero de 2015

Sobre el mecanismo psíquico de la desmemoria



Estimado lector de Ven y enloquece:

Aquí continúo escribiendo mi informe sobre el inexistente Nino Ortea. Por si se le había olvidado, este ilustre escribiente no es otro que el Doctor en Egomanía Alex Zorka. Doy por sentado que me conocerá por mi anterior tratado “Sobre la vida anímica de los salvajes y de los neuróticos”.

Como supongo que ya no se encontrará usted alterado tras haberle desvelado ese primer misterio desninante, comienzo en este informe la gloria de mi magisterio.






Nunca sabré lo que llevó a Tino Portea –al que usted, lector, conoce bajo el infantil alias de Nino Ortea– a llamar a las puertas de mi centro; aunque todo indica que era víctima de un estado pasajero de desorientación mental, resultante de un cúmulo de tensiones emocionales y privaciones físicas.



A)  Estaba afectado por una pérdida muy dolorosa en su entorno afectivo.

B)  Era una persona con una necesidad incontenible de ser escuchado.

C)  La falta de un trabajo estable lo había llevado a tener un exceso de tiempo indolente, en el que se había obsesionado con su situación emocional.

D)  Su mente había reaccionado frente a esta frustración vital creando la figura de “El Otro”. En su caso, había desarrollado una persona que encarnaba sus fantasías; mientras Nino proyectaba todas sus penas y culpas sobre su verdadero yo.



Decidí permitirle quedarse en mi centro durante esa noche. A a la mañana siguiente se levantó muy servicial: ayudó en todos los preparativos para disponer el salón de cara al turno de desayuno de mis usuarios; y mostró una gran facilidad para interactuar tanto con el personal como con los huéspedes. Especialmente con las damas de cierta edad, que se mostraban embelesadas por su palabrería.

O, más bien debería decir por el encanto de su alter ego: Nino Ortea.



Tras el desayuno se dispuso a dejarnos, pues debía regresar a su casa. Se ofreció en voz alta a pagar por el desayuno y la cama, para lo que sacó la tarjeta de un videoclub, mientras me preguntaba si podía pagarme posando como modelo para mis clases de anatomía.

Atraído por la curiosidad sobre su caso –que me recordaba al "Síndrome Drakul" padecido por el gran Bela Lugosi– me ofrecí a darle trabajo como chico de los recados, confiando en que al tenerlo cerca podría ayudarlo sin que su egocentrismo rechazara mi favor.



Ajustándome a lo relativo a este blog, les contaré su génesis:

Tino se veía como un escritor maldito, víctima de la incomprensión ajena; por lo que lo había animado varias veces a abrir un blog en el que volcar su creatividad frustrada. Cuando en la noche del 18 de julio de 2008, me pidió permiso para usar mi conexión a Internet para abrir “el blog que convertirá a los demás en meros blocs”, accedí encantado. Así que olvídese de esa fantasía recurrente en la que dice que piratea la señal a un vecino: Tino postea desde este centro con su portátil, usando la red wifi que YO pago religiosamente.




Disculpe pero me esperan en la sala de tratamientos, debo comprobar los efectos lisérgicos de dar penicilina a los alérgicos.

Mañana continuaré con mi exposición de la inexistencia de Nino Ortea.





12 comentarios:

  1. el colmo es que todo esto es verdad.... y bueno, a mi me cae bien Nino a pesar de su inexistencia.... salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Sr. JLO:
      Le agradezco la visita, aunque lamento no poder atenderlo fuera del horario de consulta.
      Eso sí, me permito aconsejarle que modere sus gustos, de cara a evitar un futuro disgusto: eso de que le caiga bien el inexistente Nino confío en que sea un lápsus subsanable del inconsciente.
      De todas formas, aquí le espero de cara a una futura consulta.
      Cuídese de los idus de enero, Sr. JLO.

      Eliminar
  2. Mara Laira:- Hola, soy la ayudante de El Demiurgo de Hurlingham. Soy uno de sus personajes más celebrados, hasta el punto de que crean que soy real. De hecho, surgió alguna vea la teoría de que el personaje es él. Y que yo soy la verdadera autora. Sería como el caso de Nino Ortea. ¿Es real esa teoría? Elijo mantener la intriga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señorita Laira, le agradezco la visita:
      Si me lo permite, y basándome en mi reconocida solvencia en el tema de la psique de lo inconsciente, creo que está usted en la primera fase de curación del trastorno que sufre: reconoce su inexistencia.
      Intentaré obtener más información sobre usted partiendo de ese vínculo que me señala con ese Demiurgo. Gran hacedor debe de ser ese Hurlingham para quimerizar creaciones tan sublimes en su consciencia como usted.

      Créame, doña Mara, esa duda respecto a los límites entre creador y creación es tan vieja como la Humanidad. De ahí que el hombre cree a sus dioses a su imagen y semejanza.
      Procuraré que Tino Portea, el otrora conocido como Nino Ortea, no sepa de su existencia: es tan enamoradizo que seguro que se sublimaría con la mera mención de su nombre, Mara.

      Me voy a aplicarle la sesión matinal de electrochoques.
      La mantendré informada de sus progresos, si usted me mantiene al día de los suyos.
      Aléjese de los demiurgos y acérquese a los doctores, somos más juguetones.

      Eliminar
  3. Escribi y el comentario se escapó
    .Debe de ser la magia de este lugar-

    Estimado Doctor
    Si me permite lo llamaré por su nombre Alexander
    Fue un placer leerlo esta mañana mientras tomaba mi té descalza de emociones.
    Hablar de Nino no es fácil
    Es como querer explicar que es el amor ...O porque el cielo llora a veces con sol - Lo conoci una maña mientras reia y de pronto pude ver que leerlo me hacia escribir a mi-
    .Cosa no común ya que leo y recorro muchos blogs a diario.
    Estoy a su disposicion si me necesita y mi blog esta abierto a sus palabras.
    Y si los cuerdos doctor supieran....
    lo bueno que es ser loco
    dejarian de serlo
    Un abrazo intenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y saludos a su paciente
      A quien siempre recuerdo

      Eliminar
    2. Mi estimada Recomenzar:
      GRACIAS.
      Los lugares no son mágicos, lo son los seres vivos que lo habitan. Y usted es una de esas personas que convierte en algo diferente un acto tan común como lo es la escritura o la lectura (defiendo que al leer también escribimos, o reescribinmos)
      Escribir en su blog es algo natural, como lo es usted en su trato y en su contar sus sentires o los sueños de sus diferentes partes que al hablar lo hacen bajo otros nombres que hacen eco del suyo.

      Como Nino Ortea debo agradecerte tus comentarios y más las palabras de cariño y aprecio que me dedicas en éste. Saber que el leerme te hace escribir, me lleva a retomar mis ganas de escribir: estaba en una época en la que valoraba mi valía creativa por la falta de éxito comercial de mis sueños, sin darme cuenta de que lo que cuenta es la valía personal de quien me lee libremente.
      Un abrazo loco, Recomenzar.

      Eliminar
  4. Estimado Doctor,
    llegados a este punto, empiezo a dudar de mi propia existencia, así que esta simple maduixeta prefiere a aferrarse a sus conversaciones con el posible inexistente Nino, con quien comparte generación, gustos y deleite en las letras.
    Supongo que yo también soy especimen para ser estudiado pero afortunadamente nadie se ha percatado.
    Reciba mis respetuosos saludos y déjele compartir su adsl, lo cual es muy positivo en el tratamiento de mi polaridad.

    Gracias mil, transmítale mi lluvia de besos a Sir Nino.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas, señorita Maduixeta:
    Ya veo que el inexistente Nino cuenta con víctimas de su engaño. Pongo a su disposición todo mi buen saber y mejor hacer a la hora de solventar esas dudas de inexistencia que me plantea.
    Me aventuro a ofrecerle una solución a sus dudas: somos quienes queremos ser, no quienes nos dicen que somos. El resto son sólo datos estadísticos o cánones clasificatorios.
    El problema con Nino, es que se pierde entre los dos mundos e intenta adaptar el externo a su antojo, lo que lo lleva a tremendas decepciones al comprobar que las experiencias funcionan mejor cuando son quimeras.
    Respecto a mi ADSL, en este momento le contesto desde una cíber público, mi centro se ha quedado sin señal, aducen falta de impago.

    Le deseo lo mejor, milady Maduixeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Doctor,
      Muchas gracias por su ofrecimiento en intentar solventar mis dudas sobre mi inexistencia.
      Pensaré seriamente en la solución que me ofrece. Realmente tiene razón y somos quienes queremos ser, aunque, a veces, no sabemos quien o qué queremos ser.

      Buenas tardes Doctor Zorba y dele mi lluvia de besos a Sir Nino

      Eliminar
    2. Buenos lo son en su compañía, señorita Maduixeta:
      Confío en que la noche le haya proporcionado un descanso reparador.

      No me agradezca aquello que para mí no supone un esfuerzo, sino un placer: alejarla de la quimera construida por el mastuerzo de Nino, es un simple acto de buen tino.
      Usted piense en la solución que la parezca más apropiada, que yo me apropiaré de ella y se la venderé como si fuera mía. Y es que, estimada señorita, según marca el horario ha llegado el momento de hablar de mis honorarios y no de lo ordinario en Nino.
      ¿Qué la parece si me envía un par de cajas de cosquillas de anís por cada sesión?

      Ahora mismo vamos a someter a Tino a una sesión de duchas frías y baños helados, más tarde le reconfortará saber lo de su lluvia de besos.
      Siempre a su servicio.

      Eliminar
    3. Buenas noches Dr. Zorba,

      Me alegro que me ofrezca su ayuda para que pueda seguir el buen camino, aunque no veo claro lo de olvidarme de Sir Nino. Soy corazón atolondrado y siento afecto por lo descarriado.

      Pensaré la solución más adecuada para que pueda apropiársela y yo aplicármela sabiendo que procede de una mente privilegiada como la suya.
      Sus honorario me parecen perfectos, dado el tiempo que dedica a enderezar mi razonamiento.
      Un par de cajas de cosquillas de anís, aunque de vez en cuando, como compensación, también incluiré otra caja que puede ser de fresa o frambuesa, que con su dulce sabor animan el corazón.

      Espero que el tratamiento de Sir Nino vaya prosperando, y que mi lluvia de besos le haya alegrado.

      Como adelanto de honorarios le hago llegar una caja de cosquillas de fresa.

      Feliz fin de semana

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.