Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

domingo, 18 de enero de 2015

Sobre la vida anímica de los salvajes y de los neuróticos



Estimado lector de Ven y enloquece:

Le escribe el Doctor en Egomanía Alex Zorka. Doy por sentado que me conocerá por mi participación ausente en la programación televidente de espectáculos tan turgentes como Gran Hermano VIP.

Imagino que se preguntará la causa de las multiplicadas ausencias de Nino Ortea de este blog. Si usted es de los que se tragó lo de su viaje a Oslo o lo de sus ausencias para contactar con “musas creativas”, permítame asegurarle que inocencia como la suya explica el que Rajoy denigre nuestra paciencia al sisear que la crisis ya se ha acabado.



En este domingo tan frío confío en no dejarlo helado, venyenloquecido lector; pero me veo obligado a comunicarle un par de realidades en lo imaginado desde este blog. Triquiñuelas que ya resultaba locuelo intentar hacerlas colar por más tiempo:

1)      Nino Ortea no existe.

2)      “Trostélido” no es tan siquiera un palabro lingüístico, más bien nos encontramos un descalabro ninístico. No aparece en ningún diccionario ni manual de uso, ni siquiera en el del luso.


Antes de que usted también retuitee el hastag #loDeNinoEraUnTimo me va a permitir que me explique, a fin de evitar que su alegría tras leer esta confirmación lo lleve a unirse a los ataques de histeria colectiva que imperan entre la legión de detractores de este pésimo blog y de su optimista creación: Nino Ortea. Para ello, permítame que haga historia:


En la noche del 16 de noviembre de 2006, un por entonces desconocido rompió la tranquilidad de mi centro de reposo para todo aquel que cree ser un oso, siendo sólo un soso, o un yogui, sin hacer yoga.


Extremadamente delgado, ligeramente desaliñado e incapaz de centrar la mirada, expresiones como “¡jar¡, chanchi, trostélido o pellejuda” llamaron la atención del recepcionista de noche de mi centro, a quien se había dirigido para preguntarle si podía fotocopiarle el último número de la revista Super Pop para así poder recortar el original.

Fui avisado por el conserje a fin de que le diera mi consentimiento para telefonear a las fuerzas del orden. Inmediatamente adiviné que me encontraba ante un posible cliente, y ante el aliciente crematístico Tras verlo, me llamaron la atención su mal olor, su soberbia y su capacidad para simular estar cuerdo, recurriendo a una verborrea rimbombante de petulante.


Fumador compulsivo, bebedor impulsivo, insomne e indecente. Esos rasgos enseguida me resultaron evidentes con sólo verlo frente a mí desnudo, con un gorro de dormir en la cabeza, una colilla en la boca y una botella de brandi en la mano derecha, en la izquierda estrujaba una revista con portada de Los Pecos
Tras dejarlo hablar de sí mismo –resultaba ameno pese a su discurso monotemático– fui descubriendo una serie de realidades evidentes, ocultas bajo su desvarío.


Como supongo que se encontrará usted alterado tras haberle desvelado este primer misterio, dejo para un segundo informe la gloria de mi magisterio.


11 comentarios:

  1. ¡Que la crisis se ha acabado! eso lo dice él porque le conviene, para que nos lo creamos, pero bien sabe que no es cierto, que España junto con Grecia vamos a la cola de todos los países europeos, y además, España es el número uno en millones de parados, creo superamos a todos los países, si antes cuando Zapatero, había muchos parados, ahora hay muchísimos más, y eso que decía que cuando entrara él eso no iba a pasar y la gente que le votó se lo creyó menuda decepción se habrán llevado, bueno que les sirva, por lo menos de escarmiento, lo peor, es que todos lo estamos pagando, incluso, los que no le votamos.

    ¡¡Los Pecosss!!! jajaja pero si eran mis ídolos, junto con otros, en mis años de juventud, en serio, tenía posteres en mi habitación de ellos, y todas sus canciones en cassette ¿recuerdas que antes era lo que se usaba? si es que somos de la misma quinta ¿verdad?

    Por cierto, yo era una fumadora empedernida, pero lo dejé hace bastantes años, aunque ¿qué quieres que te diga? siempre tendré ese gusanito ahí, ya que cada vez que veo a alguien fumar mmmmmmm se me van los ojos y el olfato, no me desagrada nada, al contrario.

    Feliz tarde, Nino, un placer leerte.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, exfumadora María:
      Muchas veces siento que vivimos en el reino de la desmemoria (de hecho, esta CRISIS es pronto olvidada por los que, al volver a vestir ropa seca, se olvidan de los millones que seguimos con el agua al cuello), de ahí que me aferre a la república del recuerdo. Ventajas de ser un bien nacido en 1965 y acumular años de experiencias que sustentan mis impaciencias con los miserables.

      ¡ah, Los Pecos! Era por primero de BUP que sus fotos decoraban las carpetas que mis compañeras acercaban a sus cuerpos, y como yo soñaba con estar donde estaba ellos, empecé por aprenderme las letras de sus canciones con la ayuda de la “Super Pop” que compraba mi hermana.
      No es por nostalgia, sino que por economía, que aún sigo escuchando casetes. Quizá seamos de la misma quinta, María; pero tus ganas de vivir te sitúan en primera línea vital mientras que mi desencanto me lleva a la retaguardia.

      Rescto a mi adicción a tener un cigarrillo en la boca, quizá te apetezca leer estas entradas encadenadas http://venyenloquece.blogspot.com.es/2014/07/la-vida-era-humo-la-apuraba-caladas.html
      Un placer disfrutar de tu compañía, María.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Como soy soñadora empedernida, que no bebedora (solo ocasional, como las buenas maneras aconsejan), sigo creyendo en las fantasías de Nino, en sus viajes catódicos e interestelares, en sus retiros para buscar musas que le hagan cosquillas en los pies y le den besos inspiradores, con los que luego nos deleitará en letras llenas de locura y reflexión.

    Me alegro de que pronto esté de vuelta con sus locuras y sus corduras.

    Como María, también debemos compartir generación, aunque Los Pecos no eran el top ten de lo que más me gustaba, como adolescente rara me decantaba por Pink Floyd, y es que la adolescencia es una época "mu mala".

    Una lluvia de besos Sir Nino, hago una genuflexión para rendirle pleitesia y recibirle como se merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, soñadora Maduixeta:
      Antes de nada: confío en que los problemas con las visitas incómodas en tu nlog se hayan solventado, no comente nada tras leerte por no azuzar al desenfrenado.

      Mi lumbalgia, que no mi vagancia, me impide corresponder a tu genuflexión. Tras 49 años considerando que eso de la gimnasia es una vulgaridad, he logrado que mi cuerpo sea más inflexible que el razonamiento de un yihadista.
      Me reconforta, alegra y enorgullece contar con tu compañía. Eres una persona con ingenio y sensibilidad, me satisface saber que mis textos despiertan tu ciriosidad. El sentimiento es mutuo.
      Imagino que una de las explicaciones a esta complicidad puede ser el que yo marque por arriba, y tú por abajo, los límites de una generación. Eso sí, con nuestras diferencias: a mí de Pink Floyd sólo me gustaba cantar a grito pelado eso de “Gui don nid nou ediukeison”. Yo era más de “Roxy Music”, “Queen” y “Bowie”. Mi recuerdo de la adolescencia es muy agradable, la verdad es que en general me gusta mi vida, lo que temo es lo que me queda por vivir.

      Paseemos bajo esa lluvia de besos, milady Maduixeta.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Buenas tardes encantador Nino,

      Al parecer el individuo que disfrutaba unas veces diciendo delicadezas, las más veces diciendo simplezas, ha decidido virar su nave al pairo de otros aires, lo cual le agradezco a los Dioses del Olympo.
      Me alegro de que mi compañía te resulte tan grata como a mi la tuya. Y dudo que seamos extremos de una misma generación pues siendo tu del 65 y yo del 66, andamos por la parte media de la generación, solo separados por unos meses.
      Respecto a la música no andamos desparejados, además de Pink Flyd, regalaba mis oídos con Roxy Music, Queen, Bowie, Rolling Stone....... y tan rara era que me deleitaba con Víctor Jara, Mercedes Sosa o Quilapayún entre otros...... como ya te he dicho la adolescencia es "mu mala".
      A mi me gustaba mi vida, tras un gran traspiés renegué de mi vida y hasta la hubiera regalado de haber sido posible, poco a poco y con la ayuda de los antidepresivos vuelvo a tomar las riendas, vuelvo a reír con detalles y intento sobrevivir.
      Como tú, temo más lo que me queda por vivir que lo vivido.

      Sigamos paseando bajo a lluvia de besos, que siempre es agradable sobre todo si se hace en buena compañía.

      Eliminar
    3. Buenos días, Maduixeta:

      Como por arte de encanto y conjurado por la magia de tus palabras he logrado escaparme del entierro al que me tiene sometido el pérfido Zorka.
      Me alegra que el corsario de ilusiones navegue hacia tierras extrañas, en las cordiales nadie lo extrañará.

      Pues sí, somos coetáneos. Más allá de regustos personales, nuestros gustos coinciden (a mí la música de Jara y restantes, ejem, ejem, digamos que me desmotivaba) La nuestra fue una generación difícil más allá de los problemas comunes a toda adolescencia. La llegada de la heroína, el desarraigo social traducido en las bandas de “perros callejeros”, la pervivencia de estructuras dictatoriales en un ambiente de libertad controlada... No quedarte atrapado en aquello fue difícil. Aquellos, como cantaron Ilegales, fueron tiempos nuevos y salvajes.

      Gracias por la confianza que muestras al comentar esta etapa desarbolada en tu vida. Por suerte, no me he visto hasta el momento en esa situación. Mi capacidad de autoengaño hace que convierta en irreal lo que me desconsuela, aunque también hace que mi ánimo sea esquivo frente a la realidad.
      Frente a nuestro temor compartido respecto a lo que nos queda por vivir, mi truco es pensar que el tiempo convierte con su paso el futuro en pasado, y el pasado siempre lo podemos acomodar a nuestro deseo en el recuerdo.


      Un cálido abrazo en esta mañana intempestiva, Maduixeta.

      Eliminar
    4. Que alegría que te hayas escapado del encierro del pérfido Doctor.

      Somo coetáneos, y seguro que las experiencias en mayor o menor grado fueron parecidas. Afortunadamente solo tuve contacto con el mundo de las drogas y la bandas por medio de las películas.
      Mi adolescencia fue tranquila, soñadora y pensante pero poco peligrosa. Además mi pánico a las agujas habría desterrado cualquier intento de acercamiento al mundo de las drogas. Siempre fui una adolescente soñadora pero responsable para alegría de mis padres :)

      Como ya te dije un traspiés ha dado con mis huesos en los antidepresivos (única droga que conozco) pero eso ha sido a la edad adulta, digamos hace unos meses. Los males de amores, a veces, no son fáciles de manejar.
      El tiempo pasa y en su lenta cadencia se deshacen mis penas, se suavizan mis tristezas.

      Un placer charlar contigo, menudo rollo te he soltado!

      que continúe la lluvia de besos en esta mañana de frío invierno

      Eliminar
    5. Buenos días, alegre Maduixeta:
      Mi problema no es escapar del pérfido doctor, el problema está en tener algo que me entretenga cuando salga.

      Aquí no me tengo que preocupar del recibo de la luz (con el frío que hace, en mi casa estaría tiritando), me dan tres comidas diarias, me cargan las pilas con unos cablecitos y hasta me bañan a conciencia. En cuanto quiero que me dejen tranquilo, rompo a gritar como un tenor con temor y me dan una pastillita que me hace dormir de un tirón hasta la mañana siguiente. Vamos, que tengo el estómago lleno, la piel tersa y el ánimo sosegado. Además, las enfermeras son bastante pizpiretas y eso siempre estimula. Tendré que salir algún día, a ver cómo me las arreglo para que el Doctor (en realidad es un trastornado millonario que se ha comprado un balneario y trata a cuerpo de rey a los que aparentamos ser sus pacientes) no vuelva a ponerse triste cuando me marche.

      Mi adolescencia no está sacada del guión de una peli del Charles Bronson más justiciero, pero sí que hubo situaciones apuradas y un ambiente social agitado (la reconversión industrial y el cierre de las minas tuvieron un efecto demoledor) que fue propicio a la violencia y permeable a drogas y excesos.

      Respecto a tu traspiés anímico, pocos estamos libres de caídas y algunos lucimos cicatrices que hablan de lo que podemos llegar a ser y nos recuerdan lo que no queremos volver a ser. Las penas y tristezas son algo natural, lo dañino es hacer de esos sentimientos nuestro todo, confundir el sentir con el sentirse mal. Más allá del dolor y la incertidumbre, está nuestra voluntad de querernos y nuestra capacidad para disfrutar de placeres tan sencillos como este conversar con desconocidos.

      De rollo nada, te lo aseguro. Me encantan nuestras charlas, hace bien el saber que ni estamos solos ni hay que cerrarse a contar nuestras cosas a los demás.
      Nos leemos, Maduixeta.
      Te deseo de corazón un día feliz.

      Eliminar
    6. Buenas tardes Sir Nino,

      veo que te encuentras a buen recaudo en el balneario. Cuidado, mimado, calentito y bien alimentado.
      De momento no dejes al pobre Doctor que las tristezas en invierno son más duras. Además así tienes más tiempo para que tu fructífera imaginación elucubre mil historias para compartir con nosotros.

      Me alegro de que tu adolescencia tampoco fuese agitada en demasía, y que las heridas que luzcas siempre sean por amor, eso quiere decir que en diferentes instantes de tu vida has amado y te han amado. Además de las heridas siempre quedan bellos recuerdos con los que calentar el corazón la noches frías de insomnio.

      Me alegro que mis pergaminos sean de tu agrado y podamos seguir charlando y compartiendo.
      Nos leemos.

      una lluvia de besos que le provoque una sonrisa

      Eliminar
  3. Gélida tarde de enero esta en la qud por casualidad llego a tu espacio, me parece un lugar cálido y ameno por ello si me lo permites me uno a la legión de tus seguidores y espero ese informe de " gloria" . un saludo y gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, AtHeNeA:
      Bienvenida. Gracias por el calor de tu compañía. La maána amaneció fría, pero el calor de vuestros comentarios ha logrado atemperar mi ánimo.
      Creo que el estimado doctor publicará su informé más tarde, así al menos tenía programado: el afirma que yo no existo y yo sostengo que de demostrarlo desisto. Como prueba de mi coexistir, bastan vuestras palabras.
      Un abrazo, AtHeNeA

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.