Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

miércoles, 11 de febrero de 2015

Entre el mareo y el vértigo



¡Kong (re)vive!
Un cuento (re)contado por Nino Ortea

Entre el mareo y el vértigo

King Kong encuentra su isla en la librería Paradiso, Gijón.


Nino, atolondrado, que no estás escribiendo en tu blog, céntrate. ¡ESTÁS EN UNA ISLA IGNOTA, MEDIO EN PELOTA Y RODEADO DE MONSTRUOS!
–Ei, ¡Pepito Grillo!, ¿cómo estás? Oye éste no es momento para uno de tus serm…

De repente oí la dulce voz de la alardeadora Pandora, mientras me señalaba con su dedo:
–¡¡ φαλακρό άντρα που προσπάθησε να αποπλανεί μου!!
Justo entonces, el audífono con traductor GPS que le había robado a un sordo, decidió quedarse mudo.
Aunque para entender las intenciones del titán, no hacía falta tener poderes adivinatorios…
–¡¡ φαλακρό άντρα που προσπάθησε να αποπλανεί μου!!
–Τι σας έχουμε πει, η γυναίκα μου?
– Αυτό φαλακρό άντρα! Έχει κοίταξε με πόθο που δεν έχω ξαναδεί ... Είμαι φοβάσαι!

La mayoría de los presentes en la playa comenzaron a apostar sobre el tiempo que Nino permanecería en el reino de los vivos, mientras un grupo de mal encarados hablaban entre sí con disimulo, sin querer apartar la mirada de la moza y de su culo:


–You, Dr. Jekyll, idiot. Translate what that Greek broad and her daft husband are talking about.
–That’d be a pleasure, my esteemed Mr. Hyde, if- you-could-just-stop-trouncing-me-for-a-moment...
–Je suis pressé; pourraient vous, s'il vous plaît me dire où sont les toilettes?
–Natürlich, Famtomas, sondern in erster ... Ich möchte mich vorstellen, mein Name ist Dr. Mabuse, und ich denke, wir können die Unternehmen zusammen.
У меня есть письмо от г-на ZAR,  Strogoff!!
A un gesto del gran simio, todos guardaron silencio.

Entre el mareo por el vértigo, y el aturdimiento por el hedor –¡pues sí, Kong me había pillado con la mano adobada!– no estaba yo muy perceptivo, pero el semblante del king era muy poco regio, yo diría que más bien, encabronado.
Más tarde supe que en su apresuramiento por alejarme del envite del griego, había pisado al hombre invisible el cual continuaba intentando hacer ostensible su imperceptible desnudez.
El caso es que, de repente, el simio me habló en un tono tan insultante que me alegré de no entender sus palabras, pues me habría visto obligado a mentarle a su señor padre.
–KOWABUNGA!! KAÑONAZOR ARRE-JAR! PEKADOR, nino… MANDINGA!!!

Su hipo-grito-huracanado me despejó del mareo, tenía el aliento muy fresco… cuando pudiera comunicarme, tenía que preguntarle si mascaba chicle chei o chinco.
Mientras me seguía zarandeando, con su mano libre tanteaba en la arena en busca del exhibicionista aplastado.
Nadie se atrevía a intervenir, y ante la tensión, Kong atiesó la mano que me comprimía. Lo que hizo que yo volviera a arquear. Por fortuna mi vómito cayó sobre el espacio que ocupaba el etéreo aplastado, quien debía de estar desfallecido con la boca abierta. Sus sonidos guturales tras ingerir lo por mí deglutido, posibilitaron su localización.
–¡No lo muevan, hay que hacerle el boca a boca! –gritó el relamido Dorian Gay.


Kong me posó abruptamente, y con el golpe se reactivó mi traductor holográfico GPS. Bien, ¡por fin podría preguntarle a alguien si habían expulsado a la hedionda de Belén Esteban de Gran Hermano VIP!

Y hasta aquí llega Kong revive VI
Stool pigeon, ah cha-cha-chá!

16 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Buenas tardes, Leila:
      Quizá a mis palabras le falten sentido, pero no sentimiento, al intentar agradecerte tu visita y comentario, Leila.
      Gracias por acompañarnos.

      Eliminar
  2. Jajaja, yo mareo no, pero vértigo... casi que sí.

    Me has hecho pasar la vida en el traductor, y aún así no creas que me he enterado mucho de todo. Vete a saber que te dijo el gran simio...

    Me he divertido, en este paseo por diversos personajes de la fantasía. Eres totalmente original :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Carmen:
      No me taches de descortés, ni me compadezcas como desmemoriado, pero no recuerdo lo que me gritaban en esa playa de arenas moviditas.
      Entre admirar la desnudez de Pandora, huir de su ciclópeo marido, los mareitos de Kong y mi descomer lo comido, no estaba yo para prestar atención a eso que sonaba a voces pero a mí me agredía como coces.

      Quizá no sea ahora original pero sí quiero ser agradecido: gracias Carmen por tus lecturas y comentarios. ¡y felicidades por los textos de tu blog!

      Eliminar
    2. :) Sí eres original :)

      Precisamente esa parte que tú tienes algo olvidada sí la entendí, jajaja.

      Eliminar
    3. Buenos días, Carmen:
      Me tienen llamado “raro”, me siguen gritando “feo”… pero cuando leo tu “original” me emociono y pienso: “¡Coimes, va a ser verdad eso de que gano de lejos”!

      El recuerdo es un proceso selectivo coincidente en el loco y en el cuerdo: no hay mejor desmemoria que la de quien no quiere recordar.
      Y es que, precisa Carmen, “a buena entendedora, pocas palabras bastan”.
      Feliz viernes, compañera.

      Eliminar
    4. Disculpa mi retraso en saludarte, Carmen.
      Feliz sábado.

      Eliminar
  3. Sr Ortea, desde que le leo veo a King Kong con ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      Y hace usted bien: Kong es no un emigrante a la fuerza, sino que un ser vivo esclavizado para ser abusado por otros.
      El gran simio vive según su instinto y no según reglas de otra especie, que aunque aparente admirarlo en realidad lo desprecie. El buen simio tiene un corazoncito enamoradizo y su flaqueza es la belleza. ¡Ahh, las mujeres!
      Cuídese, Ángela.

      Eliminar
  4. Jjajajajaja si es que eres super original escribiendo entradas, me has hecho reir con ésta de Kong, lo único que ha habido cosas que no he entendido, tendré que traer el diccionario a tu blog para otra vez jajaja.

    Aysss pero vaya un figurín que has traído jajaja qué muculitos jajaj.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Sin diccionario y con sentimiento, así me has leído y así me gusta que me lean.
      Que lo de exigir a sus lectores recurrir a un breviario, me parece muy ordinario, por no decir muy hortera. Y esto lo ha escrito el vivaz Nino Ortea, no el relamido Vargas Llosa o el insufrible Javier Marías. Escritores de esos que empalagan hasta al figurín, con pinta de estreñido, de Dorian Gay.

      María, siempre vienes con ecos de risas y palabras de aprecio; GRACIAS.

      Eliminar
  5. Qué gran entrada
    Echaba mucho de menos tu blog, me alegro un montón de haber vuelto y poder seguir leyéndote y por supuesto siento mucho la ausencia.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Sara:
      También se te echaba de menos. Confío en que tu marcha universitaria vaya a buen pie. Gracias por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Uf! con tantos idiomas me he mareado! ja ja ja
    Estás en plena forma.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Maduixeta:
      ¿Mareada? ‘No lo escribas tan claro! A ver si lo lee el hipertrófico de Dorian Gray y te hace un boca a boca que te volvería loca, no de placer sino del mal regusto.

      Sí, que lo estoy para un hombre de mi edad y peso: aún puedo aguantar un par de asaltos con un boxeador centenario.
      Bueno, y para continuar con mi entrenamiento voy a intentar quitarle el bastón a un ancianete y retarlo a que me gane a la pata coja.
      Un cálido abrazo, Maduixeta.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.