Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

jueves, 19 de marzo de 2015

Este jueves, un relato: A través de la ventana



Este jueves es G a b y*quien, a través de su blog Mis letras insomnes, nos propone un nuevo tema para un relato en 350 palabras: “A través de la ventana”.





Gracias por tu inspiración, G a b y*.




Ilustración realizada por G a b y* http://misletrasinsomnes.blogspot.com.es/





Este jueves, un relato: A través de la ventana (355)



La fortuna de vivir en una caseta de obra es que si saltas a través de la ventana no te espera una caída muy dura; así que me arrojé por el tragaluz aprovechando un momento en el que el par de polis distrajo su atención a causa del griterío exterior. Algarabía proveniente del rebaño de fieles congregado para protestar por el desalojo del convento vecino, en un desahucio ordenado por el arzobispado a fin de convertir el edificio en un casino donde comerciar con bulas papales.


Mientras me alejaba pude oír cómo los agentes del orden se unían al desorden, tras hermanarse en coro con los albañiles para bramar despropósitos calenturientos a las salidas monjas de clausura, que llevaban el hábito subido de tobillos.


De prometedor joven bloguero, a mis casi cincuenta años, me veía convertido en prófugo de la Justicia y del pudor, dado el candor de mis desnudez. Y aún no sabía la causa de mi mutación legal, la segunda más dolorosa tras la de pasar a la condición de “señor” por el mero hecho de verme calvo, fofo y desdentado.


Sólo sabía lo que me habían vociferado los policías: la noche anterior no me había tomado bien el que Pandora me dijera a las claras su hartazgo de mis cosas raras. Tras su abandono me entregué a la bebida y acabé destrozando el café. Tenía que llamarla para aclarar las cosas; pero en mi huida había dejado el teléfono en la caseta.


Luego de cubrir mis partes nobles con un cromo de Pikachu, llegué a la entrada de un hipermercado, donde el vendedor del cupón para ciegos me confundió con el hombre anuncio enviado por una agencia publicitaria. Desde entonces, no me he atrevido a quitarme mi disfraz laboral de Danonino; para sorpresa de mis compañeros bajo el puente, que se preguntan si el azul de mi piel se debe a que soy familia del Borbón o familiar al bourbon.


Esta mañana me he podido escaquear de la sección de refrigerados del súper y acercarme a mi caseta. ¡Al mirar a través de la ventana me la encontré ocupada por las monjas!

51 comentarios:

  1. Jajaja
    Eres tremendo Nino!!
    Genio e ingenio.

    Un abrazo ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, AtHeNeA:
      Gracias por tu luminosa sonrisa. Ya ves, donde tú encuentras “ingenio” otros me acusan de mal genio.
      Un abrazo, AtHeNeA.

      Eliminar
  2. "Borbón o bourbon", es usted tremendo, Sr. Ortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ángela:
      Veo que usted también me adjetiva de “tremendo”, a este paso voy a figurar entre sus sinónimos en el diccionario, ja ja.
      Un abrazo, Ángela.

      Eliminar
  3. Qué bueno, jaja, pinceladas de humor a cada instante, hasta el final!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Geus:
      Semidesnudo, desahuciado y descorazonado... o me lo tomaba con unas pinceladas de humor o con unos tragos de bourbon.
      Un abrazo, Geus.

      Eliminar
  4. Muy bueno.
    Hola nino, vengo del blog de Gaby y me ha gustado tu relato, con tu permiso sigo tu blog.
    Un abrazo.

    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Lola:
      Bienvenida. Gracias por venir y enloquecer.
      Un placer contar con tu compañía.
      Un abrazo, Lola.

      Eliminar
  5. El hábito subido de tobillos!!!! xDDD!!!
    Eso es muy hot!!! jejejejejejejeje... hasta aquí llegó el calorcito (a contrapartida del frío de nuestro personaje jajajajajajajajajaja!!!!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Nicky:
      Es que los muy pillos eran admiradores de tobillos, y hacían un vicio de otearlo a toda novicia arremangada y resalada.
      Un abrazo, Nicky.

      Eliminar
  6. Un caso claro de: Quien fue a Sevilla perdió su silla. Las pobres monjas es lo más cercano que encontraron, y ahora, aver quien las desaloja,con lo mal que están las leyes. En fin chico, que la broma salió cara.
    Me divertí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      Pues sí; y lo peor es que en mi caso no obtuve una silla, sino un pack de yogures caducados. Encima ahora hay una muchedumbre agolpada frente a la caseta y cada vez que me acerco me obligan a santiguarme.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  7. Eres genial y tu imaginación desbordada.
    me encanta tu relato, has alegrado mi cansado jueves y me has hecho reír ante la situación.

    una lluvia de besos Sir Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Maduixeta:
      Me alegra haberte aliviado la pesadez del jueves, milady. Tras leer tu comentario, mi viernes se presenta resplandeciente.
      Un abrazo, Maduixeta.

      Eliminar
  8. Jejeje. que peripecias :) Lo que no te pasa a ti, no le pasa a nadie; mira que dejar ese trabajo tan...Real, que te unía de alguna manera a los borbones... Aunque entiendo que se debe pasar un poco de frío con un simple taparrabos en la sección de refrigerados...

    Muy bueno, me has hecho reír al imaginarlo.

    Montón de besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      ‘di que sí! ¡Y luego me llaman “calimero” por pasarme el día quejándome! Pero ya ves a qué situaciones me lleva esto de las locas pasiones.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  9. Menos mal que tenías el disfraz de Danone aunque con un hábito de monja podrías haber engañado a las okupas de tu casita. Gracias por la sonrisa del relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Dorotea:
      ¡Coimes, pues no se me había ocurrido lo de monjearme! Me vendría para el pelo encontrarme con mi amigo Mortadelo. A ver si lo encuentro en la sección de charcutería.
      Un abrazo, Dorotea.

      Eliminar
  10. Suelo imaginar que puede tener sus inconvenientes tratar con mujeres inmortales, con tanta experiencia para seducir, para manipular, sobre todo sin son temperamentales como parece serlo Pandora. La forma de evitar un desastre es logra una reconciliación con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Razón tienes en la peligrosidad de la belleza inmortal, por suerte mi fealdad también es letal. De momento, la manera de solventar mi desastre empieza por encontrar a un sastre. Lo de Pandora... ya os lo cuento en otro momento.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  11. Nino, hoy me he reído leyendo tu genial relato. Ha sido jocosamente muy divertido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yessy:
      No se me ocurre mejor analgésico en esta mañana migrañosa que el de compartir besos y risas. Gracias, Yessy.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Gracias Nino, feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Lola, por tu visita y comentario que actuaron como puente entre nosotros.
      Feliz fin de semana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Jajajajaja me he reído de principio a fin, me he metido tanto en la historia que veía a las monjas salir, igual que me he imaginado la cara del personaje de la historia cuando ve que las mojas se han convertido en okupas de su espacio.
    ¡GENIAL!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, sonriente Tracy:
      Es un placer recibir vuestros amables comentarios. Tus palabras son luz en una mañana gris.
      Sí, el pobre Maximino (así acabo de bautizar a mi heterónimo en el relato) se llevó un sorpresón al ver a las monjas.
      ¿Logrará recuperar su teléfono?
      ¿Aparecerá Pandora en su ayuda?
      Confío en continuar su historia en un próximo relato.
      Un abrazo, Tracy.

      Eliminar
  14. Genial el tono y tus juegos de palabras. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Oriol:
      Me alegra saber que no desentona mi enfoque. El jugar con las palabras es para mí el placer más instantáneo de escribir. Luego está el regalo de vuestros comentarios.
      Un abrazo, Oriol.

      Eliminar
  15. Ja,ja,ja....Nino, vaya ingenio que tienes! Me he reído un montón con el relato, imaginándome a las monjas "salidas" del convento de clausura, el cromo de Pikachu cubriendo sus partes pudendas y el disfraz de Danonino....Lo bueno es que si las monjas están por la labor...igual hay tema!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Charo:
      Gracias por convertir en palabras escritas el eco de tu risa.
      Confío en tener tema para rato, al menos mi intención es la de serializar los desvaríos de Maximino en jueves sucesivos; y más después de recibir el ánimo de vuestra sonrisa.
      Respecto a las monjas... Chi non lavora non fa l'amore!
      Un abrazo, Charo.

      Eliminar
  16. Ayyy por diossssssss!!! Qué genialidad este relato!!! Me reí tanto con lo del cromo de Pikachu, y con todo lo demás!!! Es desopilante, divertido, ameno, y original!!! Gracias por compartirlo y dejarnos divertir tanto con tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Buenos días, Sindel:
      Mi relato no sería nada más que letras y signos sin el ingenio de vuestra lectura.
      Gracias por leerme con tu corazón risueño y por escribirme palabras de aprecio.
      Sí, en realidad a Maximino le sobraba con un sello postal para cubrir sus desvergüenzas, pero le parecía vergonzoso un tamaño tan impudoroso, ja ja.
      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
  17. Completo Nino, no le falta de "ná" me he divertido mucho, imaginando cada escena, y las monjitas en las caseta de ocupas, lo más...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, San:
      Aciertas, mi felicidad es completa al leer vuestros comentarios cómplices con el espíritu del relato.
      Sí, de momento lo de las monjas es lo más; pero Maximino tiene una habilidad caótica para convertir cada uno de sus actos en un esperpento. Ya lo iremos jueveando aquí entre todos.
      Un abrazo, San.

      Eliminar
  18. Buenísimo tu relato Nino, con mucho humor, y unas situaciones por demás jocosas!
    Muy ocurrente y bien llevado. Esa Pandora, te tiene al maltraer, jajaja!
    Gracias por sumarte a la convocatoria y por este aporte tan divertido que nos regalas.
    Besos y buen fin de semana!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Gaby* :
      Ante todo muchas gracias por compartir tu idea para el relato; y por el detalle de las ilustraciones personalizadas para cada uno de los jueveros.
      Sí, Pandora es una gran inspiradora. Confío en que me siga acompañando mientras le parezca oportuno-
      Un abrazo, Gaby*.

      Eliminar
  19. Super ágil y delirante tu relato, que nos pone a los lectores "a las corridas", a la par que a tu personaje, desde el inicio de la lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      Me gusta el adjetivo "delirante"; creo que define perfectamente este tipo de textos y cómo me siento tras la alegría de recibir vuestros comentarios.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  20. Pura genialidad surrealista, Nino, digna del mejor Buñuel. Divertido y bien narrado, con cada disparatado párrafo mi interés y mi sonrisa iban en aumento. Magnífica la referencia a Pandora, pero el remate ha sido cuando me he imaginado a tu protagonista taparse las partes nobles con el cromo de Pikachu, ¡jo, menuda sábana bajera! jajaja.
    Mi enhorabuena, has hecho que me lo pase estupendamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, José Vte:
      Muchas gracias por tu comentario optimista y animoso.
      Me alegra saber que has disfrutado con la lectura.
      Un abrazo, José Vte.

      Eliminar
  21. Hola, Nino, ya echaba de menos leerte... De verdad que es una aventura pasar por aquí; resulta de lo más gratificante, sobre todo, si la moral anda baja. Muy bien llevado el relato, y ya cuando llegas al cromo de Pikachu, entre lo que leo y lo que me imagino, aún estoy riendo, jeje.
    Gracias. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Clarisa:
      Bienvenida a tu casa.
      Sí, imagino que entre otras mil cosas, los preparativos de cara a la preparación de tu libro te mantendrán ocupada en un tiempo libre que ya de por sí te escasea.
      Me alegra saber de tu alegría.
      Un abrazo, Clarisa.

      Eliminar
  22. Si ya estaba loca, con tu relato quedé loca del todo jaja!! Quedé impresionada con varias cosas, desde la utilidad que le diste a el cromo de Pikachu, el motivo del desalojo de las monjas del convento, a imaginarte con el traje de Danonino. Hay que ver el lado positivo, no tendrás a Pandora, pero podrás elegir una entre tantas monjas que se metieron en la caseta. Muy divertido tu relato.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Loquita:
      ¿Crees que debería haber recurrido a un cromo de Raichu? Es que su amarillo es menos intenso y no hacía juego con mis calcetines blancos. El desalojo del convento fue un burdo intento de obispo por fugar al monopoly con figuras reales. El traje de Danonino me queda bien, me da un aire supino y sabroso. Creo que os tengo que contar en el próximo relato la reacción de Pandora al enterarse de que mi casa se había llenado de mujeres devotas.

      Un abrazo enloquecedor, Loquita.

      Eliminar
  23. ¡Ay que bien sientan unas risas! Genial tu relato, consigues envolvernos en la aventura...¿continuará?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa:
      La risa favorece a quien la siente y a quien la recibe. Me sienta bien vuestra compañía risueña. Pues claro que continuará, el gran Maximino tiene que seguir en su búsqueda de la esquiva Pandora.
      Un abrazo, Rosa.

      Eliminar
  24. Buenos días, Rosa:
    La risa favorece a quien la siente y a quien la recibe. Me sienta bien vuestra compañía risueña. Pues claro que continuará, el gran Maximino tiene que seguir en su búsqueda de la esquiva Pandora.
    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
  25. Parece ser que era mucha Pandora, que como su homónima parece haber abierto la caja de las desgracias para el pobre protagonista de la historia, un desmadre, una locura, un despropósito de vida la que lleva el azul protagonista, me recuerda un poco a la novela “las tribulaciones de Mister Wilt” de Tom Sharp, creo que no me he reido tanto leyendo un libro como con ese, y no sabía que usabas un personaje fijo, a ver como se las apaña para echar a las monjas de su caseta, jejeje, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  26. Parece ser que era mucha Pandora, que como su homónima parece haber abierto la caja de las desgracias para el pobre protagonista de la historia, un desmadre, una locura, un despropósito de vida la que lleva el azul protagonista, me recuerda un poco a la novela “las tribulaciones de Mister Wilt” de Tom Sharp, creo que no me he reido tanto leyendo un libro como con ese, y no sabía que usabas un personaje fijo, a ver como se las apaña para echar a las monjas de su caseta, jejeje, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  27. Parece ser que era mucha Pandora, que como su homónima parece haber abierto la caja de las desgracias para el pobre protagonista de la historia, un desmadre, una locura, un despropósito de vida la que lleva el azul protagonista, me recuerda un poco a la novela “las tribulaciones de Mister Wilt” de Tom Sharp, creo que no me he reido tanto leyendo un libro como con ese, y no sabía que usabas un personaje fijo, a ver como se las apaña para echar a las monjas de su caseta, jejeje, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Susurros:
      Gracias por tu renovado comentario, tan risueño como afectuoso.
      La verdad es que soy un juevero inexperto, sólo llevo 5 participaciones en el proyecto. En 3 de ellas, no correlativas, he ido serializando este relato de Danonino y Pandora. A ver cómo continúo la historia sin convertirla en histeria. Este jueves no participaré, ando un poco trostélido y llevo varios días con una migraña muy uraña.
      El de Pandora es un personaje recurrente en mis ficciones más entusiastas. También aparece enloquecedora en el relato que protagonizo en la isla de King Kong.

      Pedazo cumplido me haces al citar a mi admirado Tom Sharp. En la facultad intenté hacer un estudio sobre su Wilt, pero la eminente profesora no me lo permitió al no considerarlo “Literatura”.

      Feliz miércoles, Susurros.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.