Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 11 de marzo de 2015

POWERS: Fábulas para tiempos sombríos 09



A su demostrada pericia narrativa dentro del género policiaco, se une una impresionante capacidad para plasmar emociones. Es más, no es su talento para crear intrigas resueltas convincentemente o para moldear el cruce entre la supuesta realidad del mundo policial con la irrealidad del mundo superheroico lo que atrae en la obra –después de todo, ya en Image encontramos series como Savage Dragon o Witchblade que combinan lo policiaco y lo épico–. 



Es su capacidad para reflejar emociones, sugerir pasiones y despertar sensaciones lo que convierte la relectura de Powers en un auténtico festín para nuestra imaginación. ¿Cuál fue el pasado de Walker como supertipo?. ¿Qué llevó a la detective Pilgrim a solicitar su adscripción a la brigada especial? ¿Llegará a plasmarse carnalmente la atracción existente entre ellos?. Es este carrusel de subtramas, querencias y soledades lo que hace interesante la lectura continuada de una serie protagonizada por seres que caen y se levantan, padecen soledad, encuentran difícil comunicarse –son numerosas las secuencias en las que los personajes se pasan las viñetas hablando sin llegarse a decir nada– y que desconfían y traicionan a los que aman.
Bendis ha sabido dotar a sus personajes de múltiples lecturas, y al igual que ocurre con los actos cotidianos, sus acciones pueden ser interpretadas de forma diferente. A esto contribuye el simbolismo de los nombres de los personajes: parece claro que un agente llamado Cristiano y una detective apellidada Peregrina están condenados a compartir vía crucis emocional; el que alguien llamado Calista tenga poderes adivinatorios no debería sorprender al conocedor de la narrativa clásica...
Eso sí, Brian presenta su discurso envuelto en una apariencia atrayente, los que busquen raciones de violencia y sexo aquí encontrarán sustento ocasional.

Powers es una serie que basa más su ángel en lo que se sugiere que en lo que se dice. Su hechizo radica en que nos hace soñar, al igual que esas damas que anhelamos que presidan nuestro devocionario pero acaban poblando nuestro bestiario. Aunque a diferencia de aquellas, hasta el momento, la serie no ha llenado nuestros órganos de arena. Como ejemplo de esa capacidad ensoñadora de la serie vayamos a las últimas páginas del episodio 13, donde tras leer una edición especial de Hola, centrada en el desaparecido Olimpia, una mujer –que aparece rodeada de nostalgias del héroe– se vuela los sesos.
Tal vez, el recuerdo de promesas nunca hechas le hizo desear poder expresar palabras que arañaran las vísceras de aquél que por corazón tenía un abismo de indiferencia; desgraciadamente, la muerte del que había sido ponzoña para sus entrañas, la llevó a conllevar su cruz, dado que nunca había podido compartir su cara. Y es que ¿para qué valen las palabras cuando es tu amor el que molesta?

Acabé la primera revisión de este artículo el 12-V-02. De cara a su publicación en este blog, he optado por mantener su desarrollo.
Gracias por tu tiempo de lectura.
Nino Ortea.

Ir a principio

4 comentarios:

  1. Una serie desconocida para mí, nunca la había oído, Nino, veo que hace soñar, eso está bien en los tiempos en los que estamos necesitamos soñar un poco más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, María:
      Por desgracia, la industria editorial española hace décadas que decidió dejar de hacer negocio con nuestro ocio lector. La cultura española se encuentra (casi) desaparecida de quioscos y librerías.
      La teleserie que adapta "Powers" será emitida por "Movistar series", con lo que quizá encuentre pronto una cadena en abierto donde emitirse.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  2. Es curioso como lo sombrío, como lo pesimista, también es parte de soñar. Y es algo que deseamos como ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BHuenos días, Demiurgo:
      Sí, tienes toda la razón en tu observación. De hecho las distopías y ucronías componen un cuerpo literario mucho más sugerente que el de las utopías que fabulan un futuro nuevo y brillante.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.