Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

jueves, 16 de abril de 2015

Este jueves, un relato: Duetos de inspiración



Este jueves es Mónica quien, a través de su blog Neogeminis, nos propone un nuevo tema para un relato en 350 palabras: “Duetos de inspiración”.

Mónica nos sugiere que, para el desarrollo de la historia, escojamos entre los siguientes “duetos” de palabras:
Verdad y/o consecuencia * Destino y/o azar * Causa y/o efecto * Olvido y/o memoria * Sustancia y/o apariencia * Miedos y/o culpas.
Dentro del tema de “Dualidad” he optado por la figura recurrente de “El otro” y he incluido en mi relato, William Wilson visita Twin Peaks, un guiño a todas las palabras sugeridas por Mónica.

Gracias por tu inspiración, Mónica.


William Wilson visita Twin Peaks

Tengo que encontrarla. Sólo ella puede probar la verdad de mi inocencia, pues la lleva prendida en cada pliegue de su piel. 
 
No fui yo quien secuestró a Laura, fue el otro: Bob. Yo cargo con sus culpas. Lo conocí por azar mirándome al espejo, nunca podré olvidar su apariencia inquietante. Al verlo se me quedó el pelo blanco; a consecuencia de ello llevo el cráneo rasurado para disimular su efecto.

© Twin Peaks (1990–1991) Creators: Mark Frost, David Lynch

Lo encontraba algunas noches a causa del destino. No hago memoria de cómo se las arreglaba para seguirme, pero Bob siempre aparecía en el retrete de algún bar, tras haberme tomado unos tragos. Al principio nuestro comportamiento era normal: quitábamos las bebidas a las parejas aprovechando sus momentos juguetones, marchábamos de los bares sin pagar o cogíamos prestada alguna cazadora si en la calle estaba frío. Nada que un adolescente que bordea la cincuentena no haga para divertirse.
De repente, empezó a mostrarse agresivo, máxime si había cerca alguna rubicunda a la que apurar. Bob seguía empeñado en llevarme a La Casa Negra. Yo me negaba a visitar un lugar que sonaba a templo de la salsa, pues final los porteros me echarían por ponerme meloso con las mulatas.

Durante unos meses caí en el olvido de Bob, mi vida era aburridamente feliz. Créanme, no hay nada más plácido que una vida monótona; mi felicidad se sustanciaba que quedar con Laura para espabilar mi aburrimiento. Aunque en su momento fingió no darle importancia a lo de mis prótesis las cosas nunca fueron igual. Finalmente me dejó por un butanero rumano de nombre tan impronunciable como inabarcables eran sus músculos.
Una noche, fui a casa de Laura a recoger mis cosas. De repente, como en una toma involuntaria de cámara, vi el reflejo de Bob. Cerré los ojos presa de miedos, pero oí su carcajada y olí su aliento fétido diciéndome: Fuego, camina conmigo. Dijo mi nombre, el verdadero, el que no admite apellidos, y se carcajeó.
No recuerdo nada. Mi fotografía aparece constantemente en los informativos. Laura ha desaparecido y me acusan de su secuestro. Tengo que encontrarla. 349

© Twin Peaks (1990–1991) Creators: Mark Frost, David Lynch


36 comentarios:

  1. Qué malas pasadas nos puede jugar ese otro que a veces nos acompaña haciéndose presente en todo... No siempre le podemos dominar... se impone por la fuerza...

    Me ha encantado tu relato, como siempre, muy original y ameno.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se actualiza tu enlace, todavía lo veo con el escrito anterior :)

      Eliminar
    2. Buenas tardes, Carmen:
      Pues sí ese “otro” nos puede jugar muy malas pasadas. Sobre todo cuando ese “otro” es inexistente y resultado de los prejuicios con los que los demás te prejuzgan o rechazan. El “otro• que aflora en momentos de estimulación o el que aparece en situaciones de presión, podemos llegar a casi evitar que aparezca si tomamos una serie de medidas y precauciones. Pero esa parte de nosotros (ese rasgo físico, ese tono de voz, esa expresión corporal,...) que el vulgo rechaza es algo que siempre nos acompaña y nos convierte en víctima de su desprecio.
      Gracias por tu compañía, Carmen.

      Eliminar
    3. Bueno, es que este blog es casi tan perezoso como su autor. Además, no faltan quienes aseguran que el mío es un ejemplo claro de retrasado.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
    4. No me gustan las personas que rechazan a los otros...

      Ya se puso bien :)

      Eliminar
    5. Buenas tardes, Carmen:
      Yo no las tolero. Las llevo sufriendo toda mi vida y a estas alturas soy intransigente con ellas. Las tengo tan atragantadas que es tenerlas cerca (sentados en otra mesa de un bar y oír sus bravuconadas, caminando por la calle y ver cómo tratan a sus hijos...) e irme corriendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No vi la serie, por lo que no conozco los personajes, igualmente tu relato nos pinta a un psicópata de doble personalidad que fácilmente captura nuestra atención e imaginación. Ese dueto de personalidades sin duda reune todos los ingredientes como para que la mayoría -sino todos- los duetos propuestos lleguen a tener relevancia en su accionar perverso jejeje.
    Muchísimas gracias por participar, Nino.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      Gracias a ti por tu inspiración en libertad. El tema de la dualidad es muy sugerente. En un principio quise escribir un texto realista sobre cómo todos tenemos al menos 2 caras (la pública y la personal), el problema me llegó al intentar reflejar mi convencimiento de que esas 2 caras son en realidad muchas en la mayoría de las personas (carían según las relaciones de poder, los sentimientos, el autocontrol, ...)
      De hecho creo que más que “cambiar”, las personas permitimos que afloren otros rasgos o los forzamos para integrarnos.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  3. Vi la serie pero la recuerdo vagamente. Que peligrosos son los otros yos. Salvo el grupo El Otro Yo.
    Bien planteado tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Twin Peaks fue y es una serie apasionante en su primera temporada, por desgracia la segunda ve reducido su atractivo a breves destellos de ingenio. Incluso la belleza de las protagonistas perdió fuerza, ya que la mayoría empezaron a despeñarse por barrancos de escesos.
      Tengo un “yo” (al que visualizo como a King Kong en Nueva York) que es muy peligroso. Mis rentrantes “personas” pueden gozar de mayor o menor aprobación social, pero a mí me gustan.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  4. Ese otro da verdadero miedo, sobre todo si quiere que carguemos con la culpa de todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Carmen:
      Creo que el miedo a lo que somos capaces a hacer nos debe ayudar a valorar más lo que hacemos. Hay decenas de gestas diarias (ceder el paso, sonreírle a un bebe, devolverle el cambio erróneo a una cajera,...) que me llevan a ganar pequeñas batallas a ese monstruito que llevo dentro y que me pide que vaya por la calle apartando a la gente, ignorando a todo el mundo y aprovechándome de los demás) Me gusta pensar el las pequeñas cosas buenas que hago a diario, de ahí que me tachen de engreído por ser muy consciente de que no todo lo hago mal.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  5. Tu relato, no deja indiferente, aun sin conocer la serie. Algunas expresiones, las destaco por los irónicamente graciosas (adolescente de 50, nada más aburrido que la felicidad...)
    Tiene una forma un original de escribir (tal vez te lo haya dicho, pero es de destacar).

    un abrazo jueverísimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Casss:
      Gracias por apreciar mi forma de escribir. Para mí el proceso de escritura pública es resultante de una necesidad de comunicarme. En primer lugar con mi sensibilidad y emociones/impresiones, pero luego viene lo extraordinario de encontrarme vuestras palabras, que me ayudan a entenderme; o a entender que lo que yo interpreto de una manera tiene varias percepciones.
      Por eso os agradezco tanto cada uno de vuestros comentarios.
      Un abrazo viernesante, Casss :-)

      Eliminar
    2. me parece que el mensaje se borró.
      te decía que estoy en tu tierra, maravillada.... Ya probé la sidra Está muy buena!!! ;)

      Eliminar
    3. Buenos días, Casss:
      ¡¡Bienvenida a Lluevilandia!!
      Hoy ha amanecido soleado, confío en que el día mantenga su luz.
      Disfruta del viaje.
      Gracies por atopar un momentu pa escribime mientres esfrutes d'unos culinos de sidra.
      Un abrazo, Casss.

      Eliminar
  6. Su relato parece un episodio de la serie, Sr Ortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honor me hace con su valoración, Ángela.

      Eliminar
  7. Que escalofriante ese 'otro yo' y muy comodo ya que el 'otro' carga con sus culpas.
    Un final impresionante. Me recuerda mucho las series de Dexter. =0)
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Que escalofriante ese 'otro yo' y muy comodo ya que el 'otro' carga con sus culpas.
    Un final impresionante. Me recuerda mucho las series de Dexter. =0)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yessy kan;
      Sí, es un recurso muy recurrente el de recurrir al “enemigo interior” a la hora de evitar aceptar las consecuencias de nuestros actos. Más allá de profundidades de la mente, es evidente que nos reprimimos tanto para encajar en el concepto de normalidad que esos comportamientos que ocultamos acaban explotando.
      Gracias por tu mención a Dexter, gran serie televisiva (no he leído las novelas que la originaron) Claro ejemplo de que las personas normales de vida aburrida son de armas tomar.
      Un abrazo, Yessy,

      Eliminar
  9. Vi la serie, me encantaba..... tu relato me la recuerda de pleno y me pone los pelos de punta, pero como soy un poco rarita, me encanta. Has escrito un buen relato, digno de una serie de misterio y miedo.

    una lluvia de besos, Sir Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Maduixeta:
      Honor de los grandes, de esos que hacen que sientas que la ley de gravedad te ha indultado y te permite volar, me haces con tus palabras.
      Permíteme decirte que en mi opinión eres bastante “rara”, ya que tu generosidad se sale de lo normal en este mundo de corazones mezquinos.
      Un placer empaparnos en esa lluvia, milady Maduixeta.

      Eliminar
  10. Jjajaja me sacaste sonrisas cuando dices se te quedó el pelo blanco y por ello llevas el cráneo rasurado para disimular su efecto, tienes un humor muy particular, gracias por tu simpatía, Nino.

    Pues ya puedes encontrar a Laura sino prepárate.

    Aunque no vi la serie, me ha encantado leerte, Nino, siempre es un placer venir a quedarme un ratito entre tus letras.

    Un beso y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la compañía de tu sonrisa, María.
      Fíjate si mi humor es “particular” que la mayoría de quienes me desconocen me califican de malhumorado. El problema está en que no me hace ninguna gracia el que intenten convertir mi vida en un chiste.
      Ya sabes que hay veces en que la mejor forma de encontrar algo es dejar de buscarlo. Quizá si me hago el despistado, Laura vendrá a darme alpiste.
      Lo que resulta siempre un placer es contar con tu compañía, María.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  11. Creo que no hace falta haber visto la serie para determinar que tu relato es excelente. Un paseo por la dualidad que todos tenemos tantas veces frente al espejo, el yin yang de nuestra personalidad. o como dicen por ahí nuestro alter ego. A veces se hace difícil poder manejarlo y lo dejamos aflorar, creo que es lo más parecido a ser fieles a nosotros mismos. El tema se complica cuando ese otro yo está cargado de maldad o perversión, y pasa los límites más extremos. Como en este caso de tu relato donde se escuda frente al olvido de los actos cometidos, para darle el mando a su mitad oscura.
    Me gustó muchísimo leerte, es un texto impecable, y te felicito.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Sindel:
      Al leerte me he acordado de una descorazonada que me afeaba mi lado “Jekyll y Hyde” cuando reaccionaba con disgusto ante su desprecio.
      Sí, por suerte las personas tenemos nuestros estados de ánimo y respondemos a estímulos (no somos hombres de latón en busca de ningún Mago de Oz). Nuestras respuestas no son siempre las apropiadas, pero no somos agua para sólo hervir a una temperatura concreta. Por desgracia, hay veces en que las reacciones pueden ser injustas; en mi caso opto por pedir perdón y asumir las consecuencias de mis actos.
      Muchas gracias sinceras por tus palabras de aprecio. Me han alegrado el ánimo y acariciado la estima.
      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
  12. A veces nuestro otro yo nos juega malas pasadas ,menos mal que normalmente no pasan de ser tonterías, pero cuando se emplea a fondo hay que temerle.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  13. A veces nuestro otro yo nos juega malas pasadas ,menos mal que normalmente no pasan de ser tonterías, pero cuando se emplea a fondo hay que temerle.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tracy:
      Coincido plenamente con tu reflexión. Por desgracia sé muy bien las malas pasadas que puede jugarme mi otro yo. Me arrepiento y avergüenzo de comportamientos para los que tengo excusas y no razones. Por suerte mi subconsciente es cada vez menos bravío.
      Gracias por tu comentario, tracy.

      Eliminar
  14. Excelentísimo! Tu relato deja ese escozor capaz de provocar un "otro yo" que nos induce a hacer lo inimaginado!
    Lo del "adolescente que bordea los cincuenta", me ha dejado una buena sonrisa... lo tendré en cuenta para cuando llegue, digamos que aún estoy en la pre-adolescencia! :D
    Siempre un gusto leerte Nino, la sorpresa y la locura, sin dudas, rondan por aquí.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gaby*:
      Es leerte y sentirme rejuvenecer, avivado por tus refrescantes palabras.
      Cumplir años está bien, de hecho el problema está en no cumplirlos. Mi comportamiento nunca ha sido el esperable de un hombre de mi edad y peso, ya que soy de natural liviano. Bueno, mi padre diría que soy un inconsciente.
      A medida que me hago viejo, procuro reírme más de mis cosas y respetar las ajenas. Hubo un tiempo en que me fantaseé como devorador de mundos, y ahora sólo quiero vagabundear tranquilo por el mío.
      Un verdadero placer disfrutar de tu compañía, Gaby*.

      Eliminar
  15. Recuerdo la serie muy vagamente, en su momento fue un bombazo....lo que si recuerdo es la música. Bueno, tu relato estupendo, como siempre, con esos juegos de significados que sueles hacer y que le dan el toque de humor al que nos tienes acostumbrados. Qué miedo! eso de encontrarte otro yo en el espejo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Charo:
      Guardo tres copias de las dos temporadas de Twin Peaks. El recuerdo de su accidentada emisión por Telecinco está lleno de momentos mágicos. La música de Angelo Badalamenti es muy evocadora.
      Me encanta saber que te ha gustado el relato. Disfruté escribiéndolo.
      Sí, me gusta jugar con las palabras, disfrutar con su sonoridad (muchas veces tarareo frases que escribo al son de la música que escribo)
      Sí, encontrarme mi reflejo mañanero en el espejo, me da bastantes sustos. Me levanto creyéndome un Brad Pitt ¡y me descubro siendo un Danny DeVito!
      Un abrazo, Charo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.