Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

lunes, 20 de abril de 2015

Ojalá fuera el otro



 
© Helmut Newton’s photograph of David Lynch & Isabella Rossellini
Ojalá fuera el otro, y no yo, quien profanara tu silencio con su verborrea. Me aturdo con palabras para no escucharte, me atraganto con retahílas para no decirte lo que siento. Ojalá fuera ese otro que nada en el esmeralda de tus ojos cada vez que lo bañas con tu mirada. No puedo evitar añorar quedarme colgado de tu sonrisa, mientras trazo el atlas de tu anatomía ausente. Ahora sueño que corono tus caderas lejanas, antes de bañarme en un río de sudor cuyo cauce está seco. El embriagarme con el aroma de tu piel que guarda mi camisa azul, ayuda a que me sienta el otro. Ojalá fuera él, y no yo, quien necesita ensordecer sus oídos con distorsiones de la realidad para no recrearse con el eco de tu voz ausente. Ojalá no necesitara atarme al mástil de la mentira para no buscar puerto en tus brazos de sirena. Ojalá fuera el que te espera en tu habitación abuhardillada, y quien se refugia en el sótano del olvido. Ojalá, cuando pude, me hubiera atrevido a ser el otro que ahora envidio ser.

23 comentarios:

  1. ojalá yo pudiese escribir algo así... me gustó mucho.... pasión y letras conjugadas, abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, JLO!!
      Es todo un detalle que me dediques esas palabras.
      ¡Un abrazo, master!

      Eliminar
  2. Te leo distinto y me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Buenas tardes, Tracy:
      Sí, uno siempre desea ser aquella parde de él que atrae y no la que parte que repele. Para lograrlo intento dejar en el olvido lo que me recuerda a quien los demás no quieren que sea.
      Obviamente, mi yo marginado se rebela y exige ser tratado como el otro.
      Feliz tarde.

      Eliminar
  4. Divino... Pura poesía y sentimiento.

    Nunca es tarde para ser quien se quiere ser y ocupar el lugar que se quiero ocupar. Puede que no haya nada inalcanzable cuando uno lo desea de verdad. Al menos siempre hay que intentar cumplir los sueños, o retomar lo que se ha perdido.

    Es mejor no poner obstáculos. A veces somos nosotros mismos quien hace que el camino no sea llano...

    Precioso!!

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Carmen:
      Gracias por tus aprecios y besos.

      Es bueno tener sueños e ilusiones, ayudan a afrontar con ánimo una vida monótona para el ánimo y hostil con el cariño.
      Creo que conviene no alcanzar todos tus sueños, ayuda a mantener la intensidad del deseo. Tener todo lo que anhelo mataría mi curiosidad.
      Sí, es habitual en mí encontrarme en estados cercanos a una guerra civil entre la consciencia de mis actos y lo etéreo de mis ilusiones. El armisticio, que no la paz, me llega al acordar respetar las fronteras entre lo que quiero y lo que puedo; además, sin proyectar mis culpas en los demás, evito ser machacón en la autocrítica.
      Un fuerte abrazo, Carmen.

      Eliminar
    2. Sí, suele pasar, si se consigue todo se pierde el interés :)

      Gracias a ti

      Eliminar
    3. Buenas tardes, Carmen:
      Sí, encuentro conveniente guardar lo mejor para el final.
      Es un recurso que aprendí para intentar mantener viva mi atención en entornos impersonales (siempre pensaba en la vida que me esperaba fuera del colegio).
      En las relaciones afectivas es un recurso que aplico con cuidado: la dificultad suele estar en acompasar las emociones, con lo que si andas dejando “cosas” para el final, lo más probable es que no llegues a disfrutarlas. En ese contexto me rijo más bien por el cada “cosa” a su tiempo.
      Feliz tarde, Carmen.

      Eliminar
  5. Cielos! has hecho un cambio de letras. Nunca te había leído tan poético e intenso.
    Me gusta esta nueva faceta descubierta.
    Te ha quedado genial. Me encanta!

    una lluvia de besos, Sir Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Maduixeta:
      Entiendo tu sorpresa. Normalmente comparto en el blog textos distintos a éste: juguetones con las ideas y cosquillosos con las palabras. Como lector de este blog me gusta leerme animado (como acabo de comentarle a Carmen, me receto a diario cápsulas de autoengaño)
      Únele que hay una parte de mí inconsciente sobre la que siento mucha curiosidad; parte que aflora en actos y gestos naturales e impulsivos. Por eso muchas veces me pongo a escribir sin otro objetivo que el de luego leerme.
      Éste es uno de esos muchos enninamientos que escribo para conocerme.
      Un abrazo intensamente primaveral, milady.

      Eliminar
  6. Este es el Nino que me gusta
    el romantico adorable que se trepa sus sueños
    Y cablgan en su mente las ideas de crear prosa con la vida
    Al otro me resuta dificil comentarle
    no porque no me guste
    sino porque no te alcanzo
    cuando volas sin tocar el cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Encantado con que me acompañes en la escalada hacia mis sueños.

      Sé que suelo escribir textos llenos de enninamiento, lo que convierte mis textos en laberintos, gracias por ser la Ariadna que acude a sacar a este Teseo del laberinto del ninotauro.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Dr Alex
    ¿como esta hoy?
    como lo trata la vida?
    ya ha encontrado lo que le gusta?
    o sigo buscando en el cajon de sus desvaríos?

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Mi apreciada, Mucha:
      Hoy estoy feliz, como siempre que disfruto de su compañía.
      La vida me trata con una indiferencia tranquila que mantiene alejado de ilusiones y protegido de frustraciones. Ventajas de vivir sumergido en el éter de la ciber-realidad.
      Continúo la búsqueda de ese estímulo que me permita salir de mi autoencierro. Visitas como la suya me hablan de un aire fresco que temí nunca volver a respirar.

      Le deseo lo mejor, Mucha.

      Eliminar
  8. Dicen que al final (a veces no tan al final) de nuestras vidas, nos arrepentimos más de lo que no hicimos que de aquello que hicimos.
    Sería genial tener la sabiduría con la que se suele llegar al final del camino (no todos y no siempre, claro está) en todo momento, y ser más capaces de tomar decisiones que, de hecho, cambiarían el rumbo de nuestro andar...
    Pero quizá todo sucede por algo... yo no sé...

    Te apachurro, zomvampcat, uno de esos apachurres latinos ;)

    (Hace unos días vi esto por Tumblr y me pegó en la cara... te lo dejo sólo y sólo porque tu escrito me lo hizo recordar xD!!!!!!!!
    https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/73/f9/92/73f992b9755ef7b81b0575b72dfa5e29.jpg)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Miaú, miaú, remiaú, Nicky!
      Quizá ciertos errores cometidos nos llevan al remordimiento, al igual que lo omitido nos lleva al arrepentimiento. Lo que pasa es que la cobardía se puede disfrutar de prudencia, mientras que la valentía se refuta como osadía.
      Este mismo lunes, le comentaba a un amigo que soy incapaz de marcar en mi cronología una decisión que marcó mi destino: no me gusta verme frente a un futuro incierto, pero la verdad es que mi viaje hasta aquí ha sido placentero.
      Quizá nuestras elecciones son equivocadas, pero es lo que tiene bailar al compás de la música del azar con el corazón y no con el cerebro.

      Como buen minino latino, a este zomvampcat le encanta la efusividad de tus apachurres.

      ¡Un abrazo ronroneante, vampy!

      Eliminar
  9. Reconozco que tuve que releerte para entender. Pero ahora que creo haber comprendido el sentido del texto, me parece que te entiendo y que tenido deseos semejantes. Nadar en los ojos de una mujer, que metafora.
    Está claro que sabés tener deseos, como el esperar en la habitación de una mujer ideal. Y es curioso que incluso la espera, esa espera, sea algo deseable.
    Elegiste muy bien la imagen, se trata de una mujer idealizable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Gracias por concederle al texto la oportunidad de una relectura.
      Como ya he escrito en varios de los comentarios precedentes, éste es un texto muy enninado (quien habla es esa parte de mí que escondo en mi afán de gustar)
      Ya hemos conver4sado varias veces sobre el concepto del “otro”, y me llegaste a recomendar que viera un episodio televisivo de la JLA Unlimited.
      Pocos deseos hay más sublimes que el que desata la espera por el placer.
      Me fascina la imagen de Isabella Rossellini en la segunda mitad de la década de los 80, me agrada que te guste la imagen que embellece mis palabras.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me quedo admirada de las palabras tan bellas que has escrito. No conocía esta parte lírica tan arrebatadora en ti, pero supongo que hay en ti muchas cosas sorprendentes y que, como el genial escritor que demuestras eres, no dejas de sorprender... Lamento (un poco), no tener el tiempo que quisiera para leerte más y con mayor detenimiento, aunque me escapo cuando puedo por esta ventana, y disfruto de la magia que dejas en tus palabras. Esto me pareció muy bello, sí, sólo eso.
    Gracias, Nino, creo que amas las palabras y y ellas lo saben...
    Que vaya muy bien. (Gracias por las palabras que dejaste en mi blog, tan sanadoras, ésas que a veces son tan necesarias)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días. Clarisa:
      Imagino que es mucho lo que me queda por descubrir sobre mí; una de esas incógnitas es saber qué hace que personas de tu talento y sensibilidad me dediquen su estima con palabras que hacen que “el otro” desee ser este yo sonriente.
      Toda visita y comentario son una suerte, tienen su parte de casualidad y su mucho de regalo. Descubrirme recibiendo vuestras palabras me hace sentir en una eterna fiesta de cumpleaños. Gracias, Clarisa, por asistir a ella cuando puedes. Las puertas de esta casa están siempre abiertas para ti.
      Feliz jueves.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.