Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

miércoles, 27 de mayo de 2015

De tebeos para niños a cómics para adultos 10/14



En una anterior entrega de este Continuará… habíamos dejado nuestro recorrido personal por las publicaciones de Toutain Editor en el momento posterior al lanzamiento de “1984”. El mensual atrajo pronto la atención de crítica y público dada su calidad. 
En la sección “Anecdotario” –donde un Toutain sin acreditar contesta a lectores, alaba a autores y denosta a competidores– del número 18 de la citada revista se aporta el dato de que sus ventas mensuales rondan los 30.000 ejemplares. Su éxito lleva a que en 1982 se emprenda una segunda edición, de carácter quincenal.



“1984” se va diferenciando en su contenido progresivamente del original norteamericano, al dar cabida a temáticas más allá de la ciencia ficción y a cada vez mayor número de autores españoles. Josep María Beà serializa su Historias de Taberna Galáctica a partir del número 11, descubrimos el Haggarth de Víctor de la Fuente desde el 17, Alfonso Font comienza a contarnos su Cuentos de un futuro imperfecto en el 22, misma entrega en la que Fernando Fernández nos presenta Zora y los hibernautas.


Y así hasta que la revista pone un final gatopardiano a su trayectoria, en un cambio de cabecera para que todo siga igual. O al menos tal era la intención de la editorial.




Desde meses antes de este cierre provocado por la llegada del año que daba título a la publicación, Toutain quema los últimos cartuchos de “1984” –con autores de la talla de Das Pastoras, J. L. García López o A. Breccia–, mientras intenta promocionar el nuevo “84”, del que asegura que “será mejor que el anterior”. Su sucesora será “Zona 84”, publicación que a su cierre en 1992 habrá alcanzado las 96 entregas y 8 números fuera de colección.


En un principio las páginas de la revista mantienen su atractivo comercial. Al reclamo de los creadores – Miguelanxo Prado, Abulí & Bernet, Horacio Altuna,…– se une el aumento de páginas a 100 y el esfuerzo económico de mantener el precio de portada. Unámosle el ingenio de ciertas campañas autopublicitarias a las que recurre la editorial, como el de transmitir de manera implícita que la compra de sus revistas es una inversión al ofrecerse a comprar por 1.000 pts. ejemplares del número 1 de “1984” –cuyo precio facial fue de 75 pts.–. Pese a todo esto, la magia va desapareciendo.





Hay toda una serie de causas comunes al mundo de la Historieta. que hacen que no sólo el mercado del Cómic, incluso la industria tradicional del Tebeo entren en España a mediados de la década de los 80 en una crisis de la que ya nunca se recuperarán. Quizá el ejemplo más explícito sea la disolución, cual azucarillo en café, de la todopoderosa Bruguera en 1986. 


El resultado de su continuada desatención a lectores y creadores patrios, es la apurada situación actual de la historieta española: cercana a la extinción, con una industria centrada mayoritariamente en la publicación de obra extranjera. Actualidad que casi convierte a Toutain en profeta, al evocar ahora su afirmación a José Manuel Costa en una entrevista en el año 1979 para el diario El País, donde declaró: "Existen dibujantes, pero no un comic español".



10 comentarios:

  1. Lo de "dada su calidad" sería un poco discutible, ¿no?
    Di que no he vuelto a pillar un ejemplar de 1984 o de Zona 84 desde hace la tira, pero el recuerdo que guardo es que quitando algunos autores o historietas sueltas que sí que me parecían buenos, había también mucha morralla o historietas de relleno que se repetían como el ajo... Pero igual a ti te nubla (lo digo con cariño, ¿eh?; a mí me pasa también jaja) el recuerdo que te produjeron aquellos tebeos en aquellos años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, David:
      Sí, sería discutible. Imagino que bastaría con acceder al listado de las obras que publicaron “1984” y “Zona 84” para salir de dudas. El que algo nos guste o no subjetivamente, no le añade o quita calidad objetiva.
      En mi caso lo tengo claro y de ahí mi afirmación sobre su calidad. Tengo completas las dos colecciones y las revisé hace dos años de cara a la escritura del artículo. En general, me siguen pareciendo dos revistas magníficas.
      Buen jueves, David.

      Eliminar
  2. el comic de ciencia ficción es difícil además... recuerdo este tipo de revistas que tambien habia una versión parecida en Argentina donde la portada se llevaba el asombro y lo de dentro no.... acá los autores o grandes dibujantes no duran nada, enseguida trabajan para los superhéroes o lo que sea pero afuera....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, JLO:
      La realidad que comentas es compartida aquí. A David Aja no se le reconocía su valía hasta que ganó dos premios Eisner en 2013, o por ejemplo un historietista de tan larga trayectoria como Pascual Ferry (quien publicó con Toutain) necesitó dibujar “Thor”, Salvador Larroca “Iron Man”...
      Argentina es tierra de grandes historietistas y revistas. Atesoro los pocos ejemplares que tengo de “Skorpio” o de “Toni”.
      Por cierto, tengo varios textos escritos sobre autores argentinos: Juan Jiménez, Enrique Alcatena, Eduardo Mazzitelli, H. G. Oesterheld ... y algunos están colgados en este blog. Ya busco los enlaces.
      Un abrazo, JLO.

      Eliminar
  3. He tenido el gusto de leer Zona 84, aunque la memoria o su ausencia, conspira contra mi comentario. Pero era un gusto haber conocido ese material, alguno de un nivel envidiable.
    Te recomiendo un programa argentino para historieta, que está en youtube
    Como este, sobre superheroes en Argentina, como Sonomán El Cazador, que no me gusta para nada. Pero se parece al título de esta serie de entradas.
    https://www.youtube.com/watch?v=-tWl6M4Y454

    Y podría mencionar a Cybersix, que fue interpretada en una ¿serie?, por Carolina Peleritti.

    https://www.youtube.com/watch?v=FejtfTeNmoQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Te agradezco tu comentario y los enlaces que lo acompañan. En cuanto pille una señal wifi con más calidad los veré- Gracias.
      “El Cazador” fue distribuido anárquicamente en España en su edición argentina. No puedo opinar ya que la lectura continuada resultaba imposible.
      Aquí dejo algunos enlaces con textos sobre obras de autores argentinos que llevo compartidos en este blog.

      http://venyenloquece.blogspot.com.es/2014/03/bajo-el-signo-de-esparta-iv.html
      http://venyenloquece.blogspot.com.es/2014/06/cuestion-de-tiempo-por-carlos-gimenez-12.html
      http://venyenloquece.blogspot.com.es/2014/07/eduardo-mazzitelli-y-enrique-alcatena.html

      Un fuerte abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  4. Creo que ya había respondido...

    No sé si lo hice con el otro nick...

    Es una pena que todo acabe así...

    Muchos besos, Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      Sí, es una pena que la Historieta española comenzara a desaparecer desde mediados de la época de los años 80; momento en que las editoriales comienzan por apostar en convertirse prácticamente en traductoras de obras extranjeras.
      Un fuerte abrazo, Carmen.

      Eliminar
  5. Increíble Josep M. Beà, puede que sea el más grande de los historietistas españoles, su contenido argumental responde a una mente prodigiosa. Irrepetible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:
      Gracias por tu lectura y comentario.
      Sí, la valía de nuestros historietistas es muy alta; es una pena que nuestra sociedad le haya dado la espalda a la Historieta y que las editoras patrias opten en su mayoría por imprimir obras foráneas.
      Saludos.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.