Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

miércoles, 20 de mayo de 2015

De tebeos para niños a cómics para adultos 6/14



En la segunda entrega de este artículo serializado, ya mencionamos cómo Josep Toutain –partiendo de los autores agrupados en su agencia de representación artística Selecciones Ilustradas (S.I.)– crea en 1973 Toutain Editor (T.E.).

Fotonovela donde Miralles aparece como el “hombre con bigote”.

Mientras que S.I. cuenta con gran presencia internacional con historias de todo tipo de género, en España –dadas las restricciones de la censura que limita el uso de la narrativa gráfica a un mercado infantil– destaca por su  la fotonovela romántica. Terreno donde destaca el trabajo de Marcel Miralles sobre guiones de la novelista Corín Tellado


Como muestra del incomprensible tijeretazo cabe destacar que las aventuras de los inocentes superhéroes Marvel eran editadas censuradas, en blanco y negro, y bajo el epígrafe “Historias gráficas para adultos”.

A sugerencia de Enric Torres, Toutain contacta con James Warren en 1971. Al poco tiempo, S.I. se convierte en la principal fuente de dibujantes para las publicaciones de Warren Publishing. 
Los nombres de José Ortiz, Pepe González, Esteban Maroto no tardan en destacar en las diferentes publicaciones de Warren Publishing –los dibujantes españoles llegan a firmar el 80% de sus páginas– donde gozan del aplauso de público y crítica.

Más allá de las ventajas económicas, esta incorporación subrogada a Warren Publishing les permite perfeccionar nuevos estilos, ya que al no estar orientado su trabajo hacia un teórico público infantil-juvenil –como ocurría en las publicaciones europeas– incorporan temáticas y técnicas a sus historias, que en algunos casos los dibujantes llegan a guionizar.


Página de Pepe Gonzalez para Vampirella 21, Warren

2 comentarios:

  1. La censura en el comic, como en otros ámbitos, es algo que irrita, me parece incomprensible.

    Por eso me parece elogiable lo de Vampirela. Y ese estilo de dibujo me da una envidia inmensa, son verdaderas obras de arte.
    ¿Se habrán basado en alguna mujer real como modelo? Sé que es el método de Horacio Altuna. Sería un detalle más para alimentar mi envidia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Entre sus innumerables habilidades, Altuna es un maestro en la desmesura icónica de las formas humanas, lo que quizá llevó a que fuera seleccionado para realizar historietas para la revista Playboy. De
      El caso de Vampirella es diferente, Pepe Gálvez supo darle a su composición una atmósfera onírica y dotar a su protagonista de esa intensa sensualidad de lo soñado.
      Gracias por tu continua lectura, Demiurgo..

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.