Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

jueves, 11 de junio de 2015

Este jueves, un relato: Pecados Capitales




Este jueves es nuestra compañera Charo quien nos recibe en su blog ¿Quieres que te cuente?, donde nos invita a intercambiar historias espoleadas por alguno de los siete Pecados Capitales.

En mi caso, he optado por continuar el relato que escribí la semana pasada, por lo quizá te apetezca leer la primera parte.

Muchas gracias por tu inspiración, Charo.

Puedes encontrar el resto de relatos de mis compañeros pulsando en este enlace.


Gracias por tu lectura.





Ira y lujuria 350



La luz del sol no alcanza el fondo del barranco. Pero Carmila no puede confiarse, a su esencia apenas le queda energía tras el viaje astral hasta Los Cárpatos: necesita encarnarse en Laura para no desvanecerse. Por suerte, la nieve ha mantenido el cuerpo en buen estado. Después de pronunciar el conjuro, comprueba la verdad de la leyenda: el cadáver incorrupto de una doncella virgen puede volver a la vida.

 

Fotografía “Surreal Storm” por Christopher Martin



París es una fiesta. Sus calles están repletas de extranjeros que acuden a la ciudad atraídos por su libertad. Montmartre acaba de declararse república independiente; y es allí donde Larry lleva residiendo un par de semanas, aunque la mayoría de sus conciudadanos abarroten Montparnasse. Apenas hace vida social, salvo contadas veladas en que se junta con Ernest y Scott. Con ellos charla de literatura y vida, de pasiones y excesos... Esta noche se verán en Chez Nino.





A Carmila le ha costado llegar a Paris. Sin la documentación de Laura no podía cruzar las fronteras. Conocer a aquel falsificador resultó providencial para moldearse una nueva identidad, acorde con sus cambios físicos: su tez y cabello son casi albinos, lo que contrasta con el negro intenso de sus ojos. Echa de menos la luz del sol. Ahora sólo vive de noche. Lo mismo que aquella bestia que cobró vida en luna llena para desgarrarle el cuerpo y atraparle el corazón. Ningún hombre la había hecho sentirse deseada como Larry, quien pasó de comérsela con los ojos a devorarla con sus colmillos.



París es una ciudad licenciosa llena de hombres acaudalados. La condesa Dorotoya Fanu ya ha dejado huella en alguno de ellos. Esa noche le apetece probar sangre joven. Ha quedado con un fornido norteamericano con ínfulas de escritor en un café cercano a su hotel. La luna creciente la acompaña en su paseo hasta el local. 


Imagen sin acreditar tomada de Internet

 Al poco de entrar distingue la risa ruidosa de Ernerst. Al acercarse, se le encoje el estómago y se le acelera la sangre cuando ve a su pretendiente charlando con Larry. La “ira” y la “lujuria” se alían para dar color a sus mejillas.

44 comentarios:

  1. No creo que tú tengas necesidad de entrar en esos "círculos"; no necesitas simbiosis...tu inspiración creo yo que funciona de sobra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Marian:
      Gracias por tu opinión tan laudatoria.
      No creo formar parte de ningún círculo, involuntariamente sí de triángulos; pero la tentación siempre está ahí, avivada por la curiosidad y no por el deseo. Me planteo ser muchas cosas en las vidas que me queden por vivir (cantante pop, trapecista sin red o investigador de lo desconocido), pero no un simbionte: aciertas en mi no necesitar una simbiosis, lo que necesito es un peluquín, je je.
      Llegado a mi provecta edad, la imaginación es quizá lo único que me funciona como cuando era más joven.
      Un abrazo, Marian.

      Eliminar
  2. La "ira" y la "lujuria" se alían para dar color a sus mejillas...
    Me encanta ese final tan delicado , descriptivo y ventana a un mañana... Al resto de palabras que llegarán de tu mano para continuar ....

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, AtHeNeA:
      Leerte siempre tiene el estímulo de lo sugerente, el efecto simultaneo de llevar a recordar e imaginar lo que se conoce y lo que se desea. A mí me ayuda a confiar en que puedo mejorar y acercar mis palabras a lo que tú ves en ellas, a ese escribir delicado y descriptivo que me es aún ajeno.
      El mañana de este relato confío en que llegue la próxima semana, en principio será el punto y aparte a esta redoma eterna de andanzas de inmortales.
      Un cálido abrazo, AtHeNeA.

      Eliminar
  3. Leerle es un pecado placentero, Sr. Ortea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saberme leído con ganas y en libertad es la esencia del placer, doña Ángela.

      Eliminar
  4. Es muy bueno tu relato, muy interesante y me encanta en el entorno que sucede pues adoro París...

    Me imagino lo que puede suceder después... imprevisible cuando se juntan esos dos "pecados capitales" :)

    Creo que será una noche memorable.

    Muchos besos, Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      Gracias por tu constante aliento.
      Creo haberte comentado que mi próximo proyecto literario está ambientado en París, en una época coetánea a la que trascurre este devaneo pecaminoso. En el fondo hago de este proyecto un estímulo de entretenimiento intelectual y a la vez de aprendizaje literario, estoy aprovechando para descubrir aspectos del periodo histórico y sobre todo de la cultura francesa en general. Durante unos meses este gijonudo se volverá afrancesado.
      Curiosamente, Paris no es una ciudad que me guste. Las veces en que he estado disfruté la compañía; pero no la ciudad y sus ciudadanos: mucho racismo, clasismo, mala comida y peores olores. Además, mi vértigo me impidió asomarme a la torre Eiffel y mi buen gusto acercarme al Louvre.
      Feliz viernes, Carmen.

      Eliminar
    2. :) Yo veo a París de manera tan diferente...Lo adoro.

      Tiene que ser super interesante tu próximo libro, con seguridad. Ya te diré que tal te queda el estar afrancesado, jejeje.

      Feliz fin de semana

      Eliminar
    3. Buenos días, Carmen:
      Creo firmemente que muchas de las virtudes que apreciamos en otros, están en realidad en nosotros o en nuestra habilidad para recrearlas en su ausencia. Ese encanto que ves en París está en ti, en tu capacidad para sentir y percibir. Donde yo sólo veo una ciudad vacua, tú la ves llena de vida.
      Mi nuevo entretenimiento creativo está parado en su quinto episodio. Estoy garabateando ideas mientras disfruto de la cultura francesa: este fin de semana imagino que acabaré de leer la segunda novela de Fantomas y veré un par de pelis de polar francés. Por cierto, imagino que para finales de año tendré acabado el borrador, si te apatece leerlo, sólo tienes que decírmelo.
      Feliz sábado, Carmen.

      Eliminar
    4. Muchas gracias...

      Me gusta ver como te preparas... O sea que imagino los resultados. Escribes muy bonito y muy ameno.

      Por supuesto que estoy interesada, te lo digo desde ahora :)

      Muchos besos

      Eliminar
    5. Bon jour, mademoiselle:
      Je suis enchanté avec votre companie.
      Muchas gracias por tus bellas palabras de ánimo. escribir solía ser un acto solitario hasta que ciertas personas habéis decidido acompañarme.
      Para mí será un honor placentero enviarte el borrador de las aventuras parisinas. Sobre la primera quincena de diciembre cuento con tenerlo perfilado.
      Un cálido abrazo, Carmen.

      Eliminar
  5. Qué bonito tu final me ha encantado.

    Un placer leer tu relato juevero, me gustó el tema de los pecados.

    Tengo ganas de conocer París me han dicho es una ciudad de encanto, preciosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, María:
      Tu encanto no tiene final y sí generosidad al compartirlo.
      Sí, la verdad es que el tema “pecaminoso” propuesto por Charo es todo un acierto. Lamento apenas haber podido leer a mis compañeros, confío en ir poniéndome al día de aquí al fin de semana.
      Como le acabo de escribir a Carmen, Paris no es una ciudad en que me haya sentido cómodo. Negar su belleza es negar la sensibilidad de quienes la aprecian, que son legión –extranjera y gala–. A mí me gusta lo que me gusta: en su momento no me gustó Kim Basinger ni ahora Scarlett Johansson, lo que no les quita un ápice de belleza.
      Buen viernes, María.

      Eliminar
  6. Un nuevo encuentro entre los dos puede ser muy intenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Pronto saldremos de dudas sobre si saltaron chispas o salpicaduras de sangre tras su encuentro, je je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Uy, uy, uy... Reencontrarse con él después de que la haya despedazado no sé yo... esto va a acabar muy mal, porque como siempre mi imaginación va más allá e intenta saber que pasará ahora... Me gusta este suspense que dejas siempre en tus relatos... Ella debe sentir una contradicción, por un lado la ira de saber ante ella al hombre que la destrozó literalmente y por otro lado la lujuria de volver a verlo y quizás volver a sentir bajo sus manos...
    Que buen relato Nino, además sales tú no? Chez Nino :)
    Besines... grandes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, H...
      Tu “no sé yo...” captura muy bien la incertidumbre que sentimos ante la perspectiva de un reencuentro que puede cauterizar o abrir viejas heridas.
      El que se queda con curiosidad sobre tu continuación de la historia soy yo: ¿les esperan noches de vinos y rosas, o de zarpazos y mordiscos?
      El suspense que aprecias en mis relatos es fortuito, ya que mi intención es la de que cada uno comprenda una unidad de acción: primero los escribo y luego los edito, de ahí que quizá la narración tenga un final abrupto.
      Puisque oui, mademoiselle. Bienvenue à Chez Nino! Je sui enchanté avec votre compagnie. Bon jour, H...

      Eliminar
  8. Muy buena continuación de tu relato de la semana pasada. Ahora tengo curiosidad por ver como sigue, me he quedado con ganas de más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pikxi:
      Gracias por tu lectura y comentario. Aprovecho para volver a felicitarte por tu relato.
      Si las cosas marchan como tengo previsto, concluiré el relato de Carmila y Larry el próximo jueves.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. A mí esto del tema vampírico me gusta mucho, no sé pero yo cada vez me veo más blanca y estoy más anémica, alguien debe de estar deleitándose con mi sangre :)
    Ira y lujuria hacen una buena combinación, por lo menos en la literatura, esto de los pecados capitales habría que revisarlo.
    Un beso Mr. Ortea, nos leemos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mrs. Oteo:
      Ayer se nos fue Christopher Lee, Príncipe de las tinieblas y Señor de las pantallas. ¡Larga vida a su legado!
      Mientras vea su reflejo, aunque sea más blanca, no debe preocuparse por su transmutación vampírica. Yo ya ni me miro; y es que cuando lo hacía no me encontraba al apuesto Drácula, sino que al chuchurrido Nosferatu. Además, la condición de vampiro está muy supravalorada: yo que durante años me desviví por las noches. Puedo asegurarle que mi corazón casi siempre acababa empalado por la desgana. Ahora soy un hombre lobo: vivo y disfruto del día y en contadas noches aullo a la luna llena.
      Si lo capital es importante, quizá más que revisarlos habría que priorizarlos, ¿no cree?
      Disfrute del viernes, Mrs. Oteo.

      Eliminar
  10. Me gusta tu relato y su puesta en escena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Tracy:
      Gracias por detenerte en tu caminar diario para leerme y comentar.
      Me produce regusto saber de tu gusto.
      Un abrazo, Tracy.

      Eliminar
  11. Uy qué sorpresa me he llevado, una continuación perfecta del jueves pasado. Dos personajes que se entrecruzan una vez más, cada uno cargando su propia "magia", de lo que puedo deducir saldrá algo terrible que quiero conocer.
    Excelente trabajo, me van atrapando estos cuentos que dejan siempre ganas de más.
    El final, impecable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Sindel:
      No tenía pensado continuar la historia del jueves pasado, pero tras recibir vuestros comentarios animosos decidí hacerlo.
      Créeme, aún no tengo pensado cómo cerrar el relato. Me duele tanto la cabeza que ahora mismo sólo pienso en caminar rápido junto al mar. El tema que nos propongan el próximo marcaré su enfoque.
      Una vez más, Sindel, me siento muy honrado y animado por tu comentario.
      Feliz viernes.

      Eliminar
  12. Has creado un microclima muy apropiado para continuar lo que sería una buena novela de terror.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Gracias por tu comentario, eres muy ágil y resolutiva cuando escribes textos de temática de suspense-terror, con lo que tu opinión me ayuda a plantearme nuevos retos.
      No soy lector de narrativa de terror, más allá de autores que han trascendido el género. Sin embargo me parece un enfoque diferente para la expresividad del subconsciente y la escritura casi automática. Ahora quiero aprender a escribir párrafos descriptivos y a crear atmósferas; después del verano, con la llegada de los días cortos, la lluvia y el gris; confío en encontrar inspiración para profundizar en la práctica. ¡Cuenta con que te pediré consejo!
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  13. Hola, buenos días:
    Ante todo quiero volver a agradeceros vuestros comentarios y palabras de ánimo.
    Una vez más os pido disculpas por mi tardanza en contestaros y en pasar a disfrutar por vuestros blogs: a mis perennes limitaciones de acceso a Internet y migrañas, se unen una serie de novedades personales que me mantienen bastante alejado del teclado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Nino.
    Que sorpresiva y magnifica continuación! Muy erótico y sádico el deseo y los celos por alguien que sin compasión la ha despedazado. Feliz fin de semana.
    Beso

    ResponderEliminar
  15. Hola, Nino.
    Que sorpresiva y magnifica continuación! Muy erótico y sádico el deseo y los celos por alguien que sin compasión la ha despedazado. Feliz fin de semana.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Yessy kan:
      ¡Ves como lo mejor de los relatos del jueves son vuestros comentarios!
      En más de una ocasión, cuando redacto mentalmente el responso a una relación, me ha sorprendido percibir en ella cierto componente de masoquismo emocional. El componente sádico, siempre físico, está presente en lo impetuoso de la pasión y lo voraz del deseo.
      Imagino que al escribir ciertos actos de mis personajes, describo veladamente los de mi persona.
      Un abrazo, Yessy.

      Eliminar
  16. Muy buena continuación para tu relato anterior pero ahora me has dejado con las ganas de más. Tal vez podrías haber seguido un poco más, cuando el relato lo requiere está permitido en las normas y en este caso creo que todos te lo hubiéramos agradecido.
    Espero ansiosa la próxima semana.
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Charo:
      Antes de nada: ¡gracias por compartir tu inspiración!
      Gracias por aclararme la posibilidad de compartir ocasionalmente relatos con una mayor extensión de la sugerida; pero de haberlo hecho no habría recibido mensajes tan estimulantes como los vuestros, je je. No esperaba despertar tanto interés con los trasuntos de mis monstruitos. ¡Ahora a ver cómo me las ingenio para no decepcionaros con la tercera entrega!
      Feliz sábado, Charo.

      Eliminar
  17. Un ambiente muy bien logrado para una historia muy bien contada. Estas historias me atrapan, me seducen... espero no al punto de entregar mi cuello, pero sí, de leerlas con entusiasmo. En mi relato, la lujuria se entreveró con la gula, en tu caso, se une a la ira... y a dónde nos lleverá? Me queda la intriga y el anhelo por saber... Buen enganche has logrado Nino!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Gaby*:
      Me alegra leerte de vuelta a los jueves.
      Gracias por tu lectura comentada y resguardada de cuello, jeje. Ahora me paso a disfrutar con tu relato.
      Respecto a tu pregunta, creo que nos llevará a la nevera. En mi caso, pocas cosas resultan más placenteras que el comer y beber entre risas y mimos.
      Un abrazo, Gaby*.

      Eliminar
  18. Me gustó... por la originalidad, por ese final "encantador" y lleno de ganas por saber más...

    Un beso ...y (sin) permiso, me quedo por aquí a seguir leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Alma:
      Bienvenida. Gracias por tu lectura y comentario. Encantado con tu compañía-
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola Nino:
    Has creado la atmósfera adecuada para una incierta continuación, un magnífico caldo de cultivo en el que aún no sabemos a ciencia cierta que es lo que se cultivará, pero que sin duda, como ha ocurrido hasta ahora, brillará con luz propia. Esa reencarnación de Laura seguro que nos deparará muchas sorpresas. Te animo a ello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Pepe:
      Gracias por tus palabas de aprecio.
      Acabo de leer la base de la convocatoria que organiza Mónica y me debato ante la idea de si concluir en ella momentáneamente este relato o no. Es un reto adecuar la historia a cada jueves y un placer leer vuestros comentarios de ánimo. Pero me gusta usar los jueves para aprender y mejorar con vuestra ayuda. Me apetece practicar técnicas y contar con vuestra opinión sobre el resultado. Imagino que en cuanto el miércoles me ponga a escribir, el mismo texto me dirá si quiere descansar o le apetece continuar.
      Un fuerte abrazo, Pepe.

      Eliminar
  20. Pues ahora me queda la tercera parte, porque esto no puede quedar así, jeje.Me está encantando tu historia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Juan Carlos:
      Si no surge ningún imprevisto, la tercera parte del relato llegará este jueves. Si con ella llega su final, no será conclusivo; ya que éste es un continuará y son muchas las vivencias de Carmila y Larry que nos quedan por compartir.
      Gracias por tu lectura animosa, Juan Carlos. Espero no decepcionarte con la tercera entrega.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. París bien vale una misa...y un reencuentro. Me ha encantado la mezcla de la vida licenciosa, la libertad, con el misterio de una luna que acompaña a un restaurante. Hay, o al menos a mi me lo parece, una sombra acechante que nos sobrevuela...a partir de ahora, miraré atrás por si acaso...
    Un abrazo
    Y como dicen los compañeros...tira más del hilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Max:
      Paris tiene un valor en misas, risas o sangre. Lo que es invaluable es el aprecio que compartís en vuestros comentarios, me hacen volar más alto que cualquier torre y me corazón se vuelve sagrado de regocijo.
      Este relato alcanza hoy su tercera entrega, con la que también llegará su descanso. Aunque como soy caprichosos quizá me dé por escribir a tiza su continuación por las paredes de mi barrio.
      Mirara hacia atrás, sin ira pero con curiosidad, puede ayudarnos a reparar en alguna vampirilla que nos sonríe en las sombras; acercarnos a ella o alejarnos apresurados, depende de si queremos morir de aburrimiento o vivir con pasión.
      Gracias por tu compañía, Max.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.