Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

viernes, 29 de enero de 2016

BREVES APUNTES SOBRE LUIS GASCA 4 DE 8



A sus trabajos como articulista y director de publicaciones, se une el que Luis Gasca escribe simultáneamente numerosos libros sobre la Historieta. Publicaciones que, en muchos casos, son pioneras en su intento de revindicar en España un sitio propio para el Cómic dentro de la ya omnipresente “Civilización de la imagen”. 


En 1966 escribe para la editorial Prensa Española un libro que dedica a Blasco y su personaje “Cuto”: “Tebeo y cultura de masas”. La editorial Taber le publica en 1969 Los héroes de papel, un interesantísimo estudio sobre una amplia gama de personajes de viñeta —de “El Hombre Enmascarado” a “El Capitán Trueno”— donde aparecen reproducidas páginas de la colección privada de Gasca. Ese mismo año, Lumen le edita “Los comics en España”, cuidado análisis de la historia de la narración en viñetas en España.

En 1970 comienza a dirigir la recién creada Buru Lan de Ediciones. Esta editorial de Javier Aramburu y Manuel Salvat se centra en la edición de cómics y de textos teóricos sobre diferentes disciplinas. Buscando publicarlos de una manera digna que acerque al lector tanto los grandes clásicos norteamericanos como la obra de destacados autores españoles. Sin embargo, sus reproducciones no se libran de las manazas de los rucios órganos de censura, que reprimen cosas tan naturales como el que los indios americanos fumen de sus calumets en las viñetas de “Tex”.

En formato de fascículo coleccionable semanal, dentro de la colección “Héroes del Cómic”, se publicaron en colecciones diferenciadas las tiras de prensa de “Flash Gordon”, “El Hombre Enmascarado” o “Príncipe Valiente”. Los álbumes con aventuras completas de personajes como “Rip Kirby” o “Johnny Hazard” llegarían después, en colecciones como “Aventura” o “Antología del Cómic Burulan”. Mientras que los primeros lanzamientos de Buru Lan eran etiquetados como “publicaciones para adultos”, en 1973 las portadas de las colecciones ya lucen el identificativo de “publicación juvenil”.