Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

jueves, 21 de abril de 2016

Este jueves, un relato: Mara Laira y Rick Deckard

Este jueves es el compañero Demiurgo quien nos invita desde su blog a participar en la convocatoria de relatos.
Las composiciones deben tener como fuente de inspiración a su personaje Mara Laira. En mi relato hago un homenaje a la novela Do androids dream of electric sheep? de Philp K. Dick y un acercamiento al estilo inimitable de Demiurgo.

Si accedes a este enlace, encontrarás vínculos a todos los enlaces al universo compartido por gracia de Mara Laira.


Fotografía de la actriz Sean Young en su primera escena de la película "Blade Runner" (1982)


El triunfo de Ella

Cumplí la voluntad del dragón hasta que llegaste
porque estaba encaprichado del amor como una improvisación
fortuita o un juego preestablecido
que se iniciaban si dejaba caer el pañuelo.

Traducción libérrima de la primera estrofa del poema “Her Triumph”, por William B. Yeats.

I did the dragon's will until you came
because I had fancied love a casual
improvisation, or a settled game
that followed if I let the kerchief fall





Una triste oleada eléctrica, chirriada por el adormecedor automático del armonio de desánimos, acunó a Rick Deckard, otrora detective de lo oculto y que ahora, reconvertido en agente “Blade Runner”, se ocupaba de retirar toda presencia anómala en este plano de la realidad.
En su sueño entrevió a una mujer de facciones perfectas coronadas por una sedosa melena negra recogida en un tocado. Al acercársele, balanceaba su cuerpo sinuoso a un ritmo tan acompasado como una canción exacerbada de Calamaro.

Deckard gozó de un espasmo al escuchar su voz sedosa. De la que ella se inclinaba para susurrarle al oído, el ojo privado de disimulo del detective aprovechó para investigar su fragante escote. Dijo llamarse Mara Laira, soprano en polifonías amorosas y musa de composiciones ardorosas de Demiurgo, rimador recitado con deseo en los burdeles perdidos de todo Hurlingham.
Con dedos ágiles, Mara sacó papel de plata del paquete de tabaco que había sobre la mesita. En menos tiempo del que Deckard necesitó para suspirar su nombre, ella había moldeado un unicornio que posó sobre la rinconera.
Le murmuró al extasiado Deckard que su existencia era cierta; aunque, por su perfección, le pareciera irreal.

Necesitaba su ayuda para encontrar a su afín Duality, a quien temía atrapada en alguna historia perdida o sin terminar de empezar, en uno de esos relatos que se quedan varados en los arrecifes malditos que separan la inspiración de la creación.
Si la ayudaba a buscarla por El espacio virtual, sabría recompensarlo aunque el final de su pesquisa no fuera feliz, o incluso resultara violento u oscuro. La siguiente noche, tras quedarse dormido, acudiría a saber su respuesta.

Sorprendido —siempre le sorprendía encontrarse despierto tras un sueño tan vivo— Deckard se desperezó. Maldijo su soledad indeseada y su debilidad ante el deseo. Maldijo la vivacidad de sus sueños y el desaliento de su vida. Estiró una mano para coger un cigarrillo con el que sustituir maldiciones por toses. Sus torpes dedos tiraron un objeto. Sobre el suelo vio destellar un unicornio plateado.

Activó de nuevo el adormecedor, necesitaba soñarse ese Demiurgo inspirado por Mara Laira. 350

24 comentarios:

  1. Todo vos sos increible
    como ser humano te percibo
    como escritor
    como poeta
    como amigo
    Amas las letras y sabes la maravillosa diferencia entre amor y calentura
    cada uno de tus comentarios dejan lastre para seguir tus maravillosas huellas
    Las de tus letras
    Muchos escribimos Pocos lo hacen bien
    Tu libro inspira y aunque he leído poco
    contiene mucho
    Porque sos vos
    Un rebelde sin causa
    de vos mismo
    El artista del alambre de tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mucha:
      Vértigo, eso eres para mí.
      Me da vértigo el temor de no estar a la altura de tus palabras magnánimas.
      Siento vértigo al intentar verme como tú me ves.
      Me entrego al vértigo de releerte y encapricharme con tus mimos.
      Tú me sientes rebelde, la mayoría me tacha de inadaptado.
      Tú me encumbras de artista, el resto, de cuentista.
      Vértigo, eso eres para mí, vertiginosa Mucha, sobre todo cuando me llamas “amigo”.
      Pd: ¡Gracias por leer mi novela! Me hace feliz el saberla en tus manos.

      Eliminar
  2. Que gran historia. Tiene mucho sentido, Mara podría tener algo de esa mujer fatal de Blade Runner.
    Incluiste a Duality. Que buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Me alegra saber que el relato te parece bueno, ya que os lo dedico a ti y a Mara Laira.
      Te agradezco tu interés en que participara en la convocatoria, ya sabes que me mantengo alejado de los jueves y no es pos falta de aprecio, sino de fuerza.
      No habría escrito esta fabulación de no ser por tu ánimo insistente en que participara.
      Gracias por tirar de mí y sacarme de mi ensimismamiento, Demiurgo.

      Eliminar
  3. Con este relato, en que pones en contexto a Mara con el detective ensalmado de su belleza curiosa, me viene a la memoria La maga de Cortázar. Creo verla así, a través de tu relato. UN abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carlos:
      No sé si es casualidad o coincidencia el que rememores a Cortazar, ya que en este momento estoy concluyendo la lectura de su novela “Los premios”.
      No creo en la belleza muerta de las mujeres lánguidas, ni en la de los despertares melancólicos como el de hoy. La belleza aviva mi curiosidad hasta volverme indiscreto.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  4. Esos arrecifes malditos que separan la inspiración de la creación...ufff cuantas veces nos quedamos varados frente a ese muro insostenible que nos bloquea el pensamiento...pero, eso es algo que no creo que te suceda porque escribes mágicamente bien... Tan bien, que siempre me quedan ganas de saber mas sobre la historia...
    Besos jueveros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Diva:
      Gracias por tu compañía. No quiero negar que me gusta sentirme apreciado, sentirme válido para algo, leer tus palabras cariñosas hacia mis ilusiones fabuladas.
      Sí, es mucho lo que se queda en esos arrecifes; pero, en mi caso, ése era y es su destino. Me he deshecho de los pecios de los naufragios creativos del pasado, lo que no fue ya nunca será. Prefiero hundir mi barco a dejarlo al pairo de un destino indeseado.
      También yo me quedo con ganas de saber más de las historias que fabulo, no sé escribir relatos y mucho menos adaptarlos a la extensión de 350 palabras; por eso ya casi nunca participo en las convocatorias de los jueves, pues entendí que no iba a lograr desarrollar historias que se ajustaran a la extensión de un relato, siempre se me quedan grandes o cortas, de ahí que a ti te dejen con ganas de saber más.
      Gracias por tu ánimo, Diva.

      Eliminar
  5. Esos sueños son más reales de lo que parecen, y aquel unicornio lo demostraba.
    Muy bueno
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      Es curioso el que un objeto encarne el material de los sueños, que lo tangible nos haga creer en lo onírico, que desconfiemos de nuestros sentimientos y porfiemos en los cinco sentidos... Este apego a lo material, a necesitar pruebas o indicios, nos condena a vivir a destiempo. Muchas veces esperamos a tener certeza en aspectos intangibles como el amor o la solidaridad, y cuando nos decidimos a actuar, a seguir a nuestro corazón, ya es tarde.
      Un abrazo, Carmen. Gracias por tu visita en esta mañana triste.

      Eliminar
  6. Disculpadme, la muerte de Prince me ha entristecido en extremo.
    No puedo contestar a vuestros amables comentarios. Ahora sólo puedo llorar.

    ResponderEliminar
  7. Un texto plagado de poéticos misterios y enigmas, muy apropiado marco para que nuestra heroina <Mara salte desde el mundo virtual a una realidad en la que a veces gusta quedar atrapada.
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un texto plagado de poéticos misterios y enigmas, muy apropiado marco para que nuestra heroina <Mara salte desde el mundo virtual a una realidad en la que a veces gusta quedar atrapada.
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      Gracias por tu compañía.
      Como creo haber escrito en la respuesta a otro comentario, la belleza aviva mi curiosidad. No me refiero a la belleza “esfinge”, sobre la que fabuló Oscar Wilde, me refiero a esa belleza simple y sencilla que te deslumbra, te convierte en un niño y te lleva a ver enigmas en lo evidente. El otro día conversaba sobre la novela “Primer amor” de Iván Turgeniev, y comenté que para mí todo amor es el primero, pues el resto pueden haber sido apasionados o decepcionantes, pero son pasados. Incluso el amor monógamo y consolidado debe mantener siempre el enigma del deseo, de eses querer saber más y conocer mejor a quien te altera el pulso con sólo pensar en la posibilidad de ver su fotografía o encontrar su letra en tu mesita.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  9. Hola a todos:
    Disculpad el que ayer no contestara a vuestros comentarios.
    Estaba en casa entretenido en mis cosas y mi hermana vino a avisarme de la muerte de Prince. Accedí a Internet para vereficar la noticia y luego me vine abajo.
    Llevo un buen rato frente a la pantalla. No sé si estoy de ánimo para conversar. Os pido disculpas si mis respuestas son desconsideradas hacia vuestras palabras de ánimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Relato perfectamente hilvanado entre la realidad, el deseo y los sueños. me ha encantado ese "Demiurgo, rimador recitado con deseo en los burdeles perdidos de todo Hurlingham.", porque lo acerca a la visión por mi inventada.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Juan:
      Gracias por tu visita y tus palabras de aprecio.
      En cuanto pueda me paso a leer con ganas tu relato.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola, Nino.
    ¿Qué más puedo añadir? Me he quedado corta de palabras con tu relato. Mara Laira requiriendo los servicios de un detective por medio de un sueño onírico, es genial. Me gustó mucho la redacción y la ambientación.

    P.S Comparto esa tristeza contigo por la pérdida de este gran cantante y compositor, icono de la música pop. Que tengas un hermoso fin de semana.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Yessy kan:
      Me alegra saber que el relato te ha gustado, soy bastante receloso respecto a la valía de mis cuentos (creo que me quedan abruptos o vacíos) de ahí que ya apenas participe en las convocatorias.
      La muerte de Prince no le quitará hermosura al fin de semana, aunque sí que hará que lo sienta de manera diferente.
      Gracias, Yessy kan.

      Eliminar
  12. Sueño o realidad? Has hecho un relato magnifico, realidad virtual que dibuja otros estilos, realmente a mi que me cuesta coger el hilo me esta gustando. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Sueño o realidad? Has hecho un relato magnifico, realidad virtual que dibuja otros estilos, realmente a mi que me cuesta coger el hilo me esta gustando. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Molí:
      Lo magnífico está en los matices con los que enriquecéis un texto que son sólo palabras enlazadas.
      Lo gratificante está en lo generoso de vuestra compañía.
      Un abrazo, Molí.

      Eliminar
  14. En otro blog he dicho algo así cómo qué es la realidad y qué es el sueño, dónde está el límite de cada uno... Lo que vivimos es sueño o realidad, y lo que soñamos es lo contrario.
    Magnífica exposición. He de reconocerlo.

    Un beso enorme y perdona que no pueda comentar más allá pues estas historias me vienen algo grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mag:
      Las historias se engrandecen al ser compartidas y revividas por otros, como ocurre con este relato y sus reescrituras en vuestra imaginación.
      Quizá ése sea el paso del sueño a la realidad: compartir lo que sueñas en tu cerebro con lo que pulsa en tu corazón, llevar esas ideas latientes a actos palpables y que esos actos hablen en idiomas ajenos y lleguen a personas a las que desconoces.
      Aunque no estoy seguro de ello, ya que vivo en un continuo ensueño del que sólo me alejo cuando duermo en la inconsciencia.

      Lo que sí que te puedo asegurar, Mag, es la alegría que me ha dado recibir tu comentario.
      Feliz domingo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.