Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Disculpad mis prisas



Hace apenas seis años que mi vida sobre el asfalto es tranquila. Atrás van quedando los excesos y confío en que sea así para el tiempo que me queda de tranquilidad. Mi sentida vida tranquila se vuelve solitaria; pero así la prefiero, antes que desvivida en aburrimiento. Mi sentida vida tranquila y solitaria sobre el asfalto lleva un tiempo sin apenas grandes cambios. Así me gusta y así la quiero.

La que está cambiando es mi vida entre el éter de Internet. Después de ocho años taquicárdicos, en los que tenía miedo a que mi corazón fuera delator de mi condición de ilegal, he decidido seguir una corazonada y darme una ciberoportunidad.
Sin embargo aún arrastro mis modos de cibervisita,  apresurados y bruscos, como si fuera un fantasma vuelto a la vida que se empeña en recorrer bajo sábana los salones por los que hasta hace poco se desvanecía. Confío en llegar a ser quien puedo ciberser; y, sobre todo, espero dejar atrás pronto mis cibercomportamientos abruptos, pues quienes tenéis la deferencia de interesaros por mis enninaciones podéis sentirlos como descorteses.



En la mañana de ayer, recibí un regalo comentado de MaRía. Lo cerré con prisas, pues mi intención al llegar a este blog era la de entrar y salir en Internet, para luego acudir a un encuentro sobre el asfalto. Me alegró mucho leer el comentario que me había dejado MaRía, me arrepiento en mayor medida de ni siquiera haberme pasado por su blog a agradecerle sus palabras.
Tengo intención de cambiar para mejor, os pido disculpas por mi ocasional ciberser abrupto.
Gracias, MaRía, por ayudarme a desplegar velas.

18 comentarios:

  1. Sobran las disculpas, eres siempre muy considerado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      Más que consideración, en mi caso, intento trasladar en palabras la emoción agardecida que me producen vuestras lecturas comentadas.
      Un abrazo, Ángela.

      Eliminar
  2. Tu recibimiento a nuestro paso siempre es generoso y arropado por letras dignas de la pluma que eres, Ortea.
    Dos grandes firmas y letras, con personalidad propia y mucha luz.

    María tiene el don de leer entre líneas y abrazar con su palabra.

    Un abrazo de luz a ambos...siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, AtHeNeA:
      Fue tras una de tus visitas comentadas que empezamos a tener una relación cordial, en lo personal, que se ha ido convirtiendo también en fructífera en lo creativo. Sin tu lectura atenta de los capítulos que presenté como trilogía, el texto presentaría más faltas y descuidos de los que aún presenta (cuando corrijo un fallo, escribo otro nuevo); y, de no ser por tus palabras animosas, quizá ese texto seguiría refugiado en el olvido.
      Es una suerte contar con la valoración de una escritora de tu valía, y aún lo es más el disfrutar de tu amistad.
      Ahora y siempre: GRACIAS,AtHeNeA.

      Eliminar
  3. Gracias a tí, Nino

    Y no, no es que tenga prisa, aunque a veces la tenga, es que ahora, en este instante, solo puedo decirte : Gracias.

    Gracias a tí, porque son las tuyas no existirían esas mías

    Gracias porque seas cómo seas, lejano, esquivo, distante, precavido, con prisas, muy tuyo, o todo lo contrario en tu palabra hay grandeza, la grandeza de ser seguir siendo una persona"real" en un ciber mundo qué a veces es tan ficticio, y por tristeza a veces falso.
    Al igual que en nuestra vida de a pie.
    A veces desplegamos velas
    Y otras somos un poco erizos
    Lo importante creo es ser auténtico.
    Mil gracias de nuevo,

    Y mis disculpas sí parezco eufórica, porque lo estoy.

    Un abrazo de compañera de letras, porque eso somos muchos aquí, compañeros de verdad.

    Y con tu permiso agradezco, cómo no las de Athenea, de su mano un bendito día recale en tu orilla.

    _____

    Te pido permiso para llevarlo, si tienes a bien, a un lugar especial, donde atesoro la belleza de estos grandes detalles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Tuyo es mi agradecimiento, me emociona el que te lo quieras llevar contigo.
      Por alguna razón de la que soy inconsciente, este blog –en su conjunto de los textos que publico y de los comentarios a los que correspondo–, habla, desde su reinicio, de mí persona gracias a mis personajes. En su primera época, la intensidad recaía en mi heterónimo bloguero, Nino Ortea (el Deseo). Incluso los comentarios que escribía Nino (la Realidad) estaban impregnados de ese decadentismo que tanto me atrapa al escribir. Y que aún aflora en mi actitud blogueadora. Mi conducta personal en Internet está amanerada por el espíritu de mi personaje ficticio.
      Me llama la atención la gran diferencia que hay entre este ahora y el que fue antes. Mi personaje de “conversador” con los atentos lectores ha ganado seguridad y tranquilidad. Imagino que, en primer lugar, eso será muestra de la seguridad y tranquilidad que ha ganado mi persona; pero tengo igual de claro que mi mejora tiene también origen en la ayuda que recibo de vuestros comentarios estimulantes.
      Comentarios donde me hacéis sentir muy vuestro sin exigirme dejar de ser tan mío. Sin esperar nada de mí, salvo lo mejor para mí.
      Gracias MaRía, compañera de letras y de sentimientos , ya que nuestras letras reflejan nuestro desarraigo de la Realidad, y plasman nuestro deseo de desnudarnos en palabras para hablar piel con piel.
      Gracias por hacerme sentir un igual en nuestras diferencias, MaRía.

      Eliminar
    2. Cada huella tuya es una maravilla , Nino
      digna de ser atesorada , de corazón siempre lo mejor para ti

      Como me has dado licencia ya está en el lugar que aunque puede ser que no muy visible , muy pero que muy importante para mi.:

      http://cariciasenlapiel.blogspot.com.es/2016/11/gracias-nino-eres-pura-transparencia.html

      Gracias de nuevo y como no, muy buen fin de semana y estupenda singladura por los mares que la vida te depare .

      Eliminar
    3. Buenas tardes, MaRía:
      Gracias por tu sentida caricia, mi ánimo se ha revitalizado hasta casi lograr con ella que la araña de la migraña regresara a su nido.
      No soplan malos vientos vitales para mí en lo personal en este momento: creo que he vuelto a encontrar un empleo temporal.
      Surcar el Mar de Internet es para mí tanto un reto como una aventura. Bueno, en primer lugar es toda una suerte hacerlo en vuestra ocasional compañía lectora, el eco de vuestras palabras es el encanto de Penélope que me aleja del canto de sirenas y me guía hacia la paz de Ítaca. Pero temo, más bien lo sé, que me acabaré volviendo a convertir en Leopold Bloom y haré de nuevo de mi vida una odisea. Presiento que me volveré a alejar de mí, es como si necesitara volver al exceso para confirmarme que mi sitio ya no está en él.
      Un abrazo agradecido, MaRía.

      Eliminar
  4. Sobran las disculpas, con esta entrada que escribiste. Es algo considerado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Siempre atento, siempre compañero, siempre generoso con tus palabras.
      Para mí es muy importante el saber que cuento con tu compañía lectora y que aprenderé de tu valía escritora.
      Un abrazo, compañero Demiurgo. Gracias.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Buenas tardes, Carlos:
      Hay un tiempo cronológico, en él deseo ser invisible, para así evitar la erosión de los días. No me gusta verme viejo.
      Hay un tiempo narrativo, en él me refugio cuando escribo, me gusta que me sintáis transparente.
      Gracias por tus amables palabras, Carlos.

      Eliminar
  6. Disculpado! Disculpas que no deberías pedir, siendo un ser tan generoso siempre con los demás, con tus lecturas, valoraciones, ánimos... Te leemos con cariño, Nino.
    También necesitamos ese "espacio distancia" a veces, de aquello que nos agrada leer o contemplar, es una forma de no agotar lo "interesante" que nos seduce a volver. Yo te entiendo, a veces leo y leo, pero no siempre comento o lo escribo, eso no es descortesía, es otra forma de apreciación, pero en silencio.
    Me gusta tu gesto sincero, siempre. Eres transparente, hasta cuando callas...
    Un abrazo, Nino.

    Porque quizá somos el "espejo de un momento":

    "Lo que ha sido comprendido ya no existe,
    El pájaro se ha confundido con el viento,
    El cielo con su verdad,
    El hombre con su realidad."
    de Paul Éluard.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Clarisa:
      Muchas gracias renovadas. Antes de continuar escribiéndote debo decirte que he tenido que buscar quién es Paul Éluard.
      Sé que me leéis con cariño, prueba de ello son vuestras muestras de afecto. Lo que no tengo tan claro es mi generosidad, Clarisa. Soy bastante esquivo a la hora de dar muestras de afecto; y, en general, mi supervivencia se basa en economizar lo que doy, siento o gasto. Es así de sencillo, pero hace años que comprendí que lo mejor que podía hacer por mí y por los míos era economizarme.
      Lo de leer y comentar (conjugados en activa y en pasiva) son acciones que agradezco cuando las recibo, pero a las que no doy importancia cuando no es así. Varias veces se me ha hecho ver que sólo comento en sus blogs a quienes me comentan en éste, y es así, no tengo ningún problema en admitir que en mi navegación internaútica recalo en los puertos donde me sé apreciado: no hago de mi “leer y comentar” un marchamo de la calidad ajena (no soy dado a juzgar lo ajeno), sino que una muestra de aprecio hacia la persona que está tras el personaje literario que firma los textos (soy entregado a disfrutar con ajenos).
      Otra cosa es que, por afortunadamente, me gusta leer a quien leo, me estimula y aprendo. Pero, no soy persona con mala suerte, por lo que no me sorprende el ser lector de escritores excelentes que sois personas excelsas.
      Bueno, Clarisa, la migraña sigue arañándome, así que necesito salir a airear; disculpa si mi comentario ha quedado algo digresivo.
      Mi persona te agradece el reflejo impresionista de mi personaje que hay en tu comentario.
      Salud y suerte, compañera Clarisa.

      Eliminar
  7. Soy de los últimos que han legado por aquí. A veces me pasa que estoy un tiempo sin comentar, pero, como se dice por mis tierras al observar rápidamente los naipes que nos han tocado en suerte, "orejeo" todas las entradas de la gente amiga

    abrazo y a navegar y navegar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Frodo:
      No sé tú, pero yo siempre he preferido sentarme al fondo, con los últimos, suele ser más divertido. Y, sin ser descortés ni impuntual, no me gusta llegar de los primeros a las fiestas, prefiero hacerlo a tiempo de escoger compañía y no tener que estar con el primero que se me acerca.
      Me parece que somos legión quienes no siempre encontramos el modo o la manera de comentar un texto; por suerte nos tratamos desde la curiosidad lectora, no desde la obligatoriedad lectora.
      Gracias por adentrarme entre tu “gente amiga”.
      Tal y como me aconsejas, me voy a navegar, pero entre salitre y brisa, mi mala cabeza me aleja de teclados y pantallas.
      Un abrazo, Frodo.

      Eliminar
  8. me gusta cuando escribes y te sale lo que venga
    Un abrazo para vos desde un dia de Sol bello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Eso que me viene, sale gustoso a tu encuentro. Las sensaciones convertidas en palabras se sienten sensacional en compañías fértiles en sensibilidad.
      En Gijón, a 27 de noviembre, también hace un día soleado. Está de lo más para venir y enloquecer.
      Un abrazo, Mucha.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.