Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

domingo, 27 de noviembre de 2016

Escribo por urgencia o por curiosidad



Escribo por urgencia o por curiosidad, sentimientos muy propios y que me llevan a necesitar hurgar en mis evocaciones e impresiones.

Escribo sin que me plantee que otros lleguen a leer mis palabras, lo que me azuza es mi necesidad de leerme.

Escribo sin tener en cuenta que otros lo están haciendo a la vez que yo, y sin proponerme leerlos y aprender de ellos antes de publicar mis textos reincidentes en mis obsesiones

Lo mismo que no coordino mi respiración a la ajena, sino que respiro por necesidad, al escribir soy incapaz de coordinarme con los gustos y propuestas de otros, de ahí que no sea capaz de mantener los modos y maneras de grupos creativos, independientemente de que éstos se reunan los lunes, se citen los jueves o queden los días lluviosos.



Al publicar en digital lo que escribo a mano, recibo aprecio y afecto de mis atentos compañeros en la irrealidad de Internet; sentimientos que apenas me muestran personas de mi entorno “real”.

A la mayoría de las personas de mi entorno físico, parece molestarles el que persista en escribir. No es que no valoren lo que escribo, es que aparentan no saber que lo hago y parece que les fastidia el que aún disfrute haciéndolo. Toleran mi necesidad por la escritura, lo mismo que comentan mi debilidad por las pelirrojas o mi fascinación por las sombras: entre ironías.


Es curiosa esta realidad paralela que estoy condenado a vivir cuando me veo obligado a convivir; realidad que parece sacada de la ficción en la que viven mis personajes.

22 comentarios:

  1. Imagino que todos escribimos por algún motivo, unos para desahogarse, otros para sentirse vivos, otros porque es como una medicina... cada cual lo suyo, pero si además, todo lo que se escribe llega a quiénes nos leen, pues mucho mejor todavía, amigo Nino, y cuando vengo a tu blog, me haces reflexionar.

    Un placer estar aquí.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buenos días, María:
      Sí, todos tenemos un motor creativo que nos lleva a escribir. Hay grandes rasgos comunes en todos nosotros, como bien señalas, y otros quizá no personales, pero sí menos generales. En mi caso, soy de los que escriben para leerse: no tengo unos conocimientos que compartir, una historia que divulgar o una histeria que propagar.
      Gracias por tu placentera compañía, María.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Necesidad de escribir, fascinación por las sombras y debilidad por las pelirrojas. No abandonés nada de eso. Me parecen preferencias propicias para la inspiración. Tal vez podrías escribir sobre un personaje femenino, una pelirroja que esté entre sombras, literal o metafóricamente.

    Y está bien lo de escribir por uno
    Lo escriben lo demás a veces me ayuda.

    Bien planteado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Aunque sean peligrosas, soy un encaprichado de las pelirrojas. Muchas veces no miro los objetos, sino que observo sus sombras, es más: me gusta observar a contraluz.
      Gracias por tu idea creativa, es muy personal, muy tuya y te agradezco el que me propongas hacerla mía, amigo Demiurgo. Me pondré a ella en un futuro cercano.
      Busco que me lean y os agradezco mucho que lo hagáis, pero mi primer lector –y por ello mi gran censor– soy yo.
      El Arte tiene un efecto mayéutico, disfrutarlo es a la vez aprender. Por ejemplo, leer tus textos llenos de imaginación desbordante hace que desee mejorar y escribir así.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  3. Ainsssssss si supieras Nino cuánto te entiendo!!!

    Recuerdo cuando aún no tenía blog, y dos de los mejores amigos que este "virtualismo" pudo haberme dado, han insistido tanto para que armara mi espacio... nadie de mi entorno lo entendía. Parece como que lo haces porque no encuentras nada mejor, que todo diera lo mismo... y en cambio, y exprimo mi personal opinión, muchas veces, la mayor parte de ellas, siento que si lo que siento no lo pongo en palabras, me quema más... escribir es una catarsis...

    En fin... a mí me encanta leerte, me haces emocionar, pensar, reflexionar, sonreir... sentir. Y todo esto querido Nino, al día de hoy es muy importante.

    Un beso e inicia una hermosa semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Alma:
      Cuando abrí este blog, me abrí a la esperanza. En aquella época sufría un serio trastorno emocional –el primero y me gustaría confiar en que el último– y el efecto del afecto que recibí fue sanador.
      Luego, al ir acumulando entradas que había escrito de manera más a monos automática, la necesidad escritora se empezó a alternar con la curiosidad lectora: me puedo pasar mucho tiempo leyéndome y recreando lo que escribí al evocar lo que sentía.
      Me encanta que me leas, Alma. Me emociono, pienso, reflexiono, sonrío y siento cada palabra que me dedicas. Cada comentario es una muestra única de complicidad.
      Ojala que nuestras semanas sean tan hermosas que lleguen a parecerse a esos textos tan bellos que nunca nos atrevemos a macularlos en nuestros blogs.
      Un cálido abrazo, Alma.

      Eliminar
  4. Y te leemos con la misma curiosidad, Nino. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      Gracias por tu generosidad, confío en saber mantener esa curiosidad lectora.
      Un abrazo, Ángela.

      Eliminar
  5. Me gusta tu "reflexión en voz alta" que lanzas al aire ; Nino
    Si no escribimos para nosotros, entonces somos escribientes bajo mandado o recado: no es lo mismo escribir para uno y sí, verse luego reflejado en sus propias letras como escribir para un concurso con un tema definido, o estar en un grupo donde se marca una pauta que se debe de seguir : una palabra, un tema, una canción.
    Yo es que soy rebelde empedernida, ya de niña odiaba esos típicos deberes que las profes de lengua y literatura nos ponían
    escribe sobre el verano
    escribe sobre las vacaciones
    escribe sobre,sobre sobre
    considero que las palabras, los textos que más nos llegan son los que sacamos desde nuestro interior bajo el impulso de la necesidad, ahí es donde somos realmente nosotros, sin personajes de ficción sin máscaras ni tan siquiera pensando, en ese momento a quién le gustará o que pensarán a veces de un texto aparentemente inconexo
    Las personas que aquí estamos muchas veces desvelan más en sus huellas que en sus propios post, donde al comentar un@ se olvida del corset y suelta lo que le viene a ese momento lo que lee , a veces acertado, otras sin tener mucho que ver con lo que el que parió el texto sintió

    divagué seguro , no importa, o sí, o tal vez, lo que importa es ser uno mismo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, MaRía:
      Gracias.

      Sí, aunque ésta sea una entrada escrita a “vuelablog”, lo que contiene es una reflexión muy sentida: ¿qué hay en la manera en que interactúo con las personas de mi entorno que hace que les desinterese lo que me interesa?
      Lo creas o no, MaRía, –dado tu aprecio hacia mi personalidad literaria– hubo personas de mi entorno afectivo que llegaron a calificarme de inmaduro por eso de “perder el tiempo” en escribir, cuando lo que debería hacer era estar con ellos de bares. La idea de escribir dentro de unas pautas de grupo me parecen geniales, pero no son para mí: conllevan unas obligaciones de cortesía y unas limitaciones creativas que no me ayudan a aprender. Admiro sinceramente a quienes son capaces de mantener su impronta dentro de este tipo de proyectos grupales. Yo lo intenté, no supe, me sentí frustrado, lo dejé.

      El tema de las actividades escolares me daría para profundizar aún más en esta deliranza. Te cuento una anécdota real: en primero de carrera teníamos una asignatura “Crítica literaria”. La primera novela a comentar fue “Crónica de una muerte anunciada”. En mi trabajo sostuve que no me gustaba la novela. En su comentario público ante la clase, el profesor me usó como ejemplo de alumno con altas probabilidades de suspender, ya que era incapaz de apreciar la grandeza en la obra de García Márquez que él tanto se había esforzado por hacernos entender en sus clases. Sobra decir que aprobé la asignatura gracias a no desarrollar mis ideas, sino que a base de reproducir las suyas.

      Sí, en mi caso los comentarios los suele corresponder mi persona y no me personaje literario.
      Y sí, lo que importa es ser uno mismo.
      Un abrazo, piel con piel, MaRía.

      Eliminar
  6. Hay sombra porque nosotros al igual que todo eso susceptible de serlo... Son y están.
    Las letras también tienen luces y sombras, son un sombrero inquieto que alberga nuestros destellos.... Y más


    Mi abrazo de luz a tu luz
    Siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, AtHeNeA:
      Muchas veces me interesan más las sombras que las figuras físicas, incluso en el caso de las personas, me llama la atención cómo la sombra de nuestros actos puede contar una historia muy diferente a la aparente.
      La escritura creativa, al menos en mi caso al escribir y en el de los autores que me interesáis al leeros, es un juego de luces y sombras.
      Gracias por tu luz, AtHeNeA.

      Eliminar
  7. Para aquellos que no escriben, o no lo hacen con asiduidad, quienes sí escribimos somos un problema de comprensión. No es que les moleste lo que hacemos, sino que no logran comprender por qué continuamos intentándolo cuando es más fácil no hacerlo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, J:
      Coincido plenamente con tu opinión: es un problema de comprensión.
      Es más, admito que soy el primero al que le cuesta comprender cómo ciertas aficiones tienen carácter mayoritario (desde el fútbol televisado al cazar Pokémones empantallados), pero lo respeto. En algunas personas noto esa falta de respeto hacia mis intereses, respeto que sí que exigen para los suyos.
      Entiendo que no tengan interés por lo que hago, pero no que lo ignoren o den por sentado que es malo dado que no cuenta con ningún otro crédito que mi palabra.
      Gracias por tu compañía, J.

      Eliminar
    2. Ver televisión o cazar pokemones, no dejan de ser actividades pasivas, porque por más que salgas a caminar buscando un maldito charizar, el juego ya está armado y uno lo juega, no lo crea. En la literatura, y en cualquier otra manifestación del arte, es necesaria una actitud activa. Y la acción puede ser mal vista para quien no lo comprende.
      De allí la falta de respeto.
      En todo caso, quien no me respeta a mí, o mis creaciones, que no espere eso mismo de mí. Yo no respeto el fútbol, es más lo critico con furia, pero sin atacar a quienes sí le gusta sino a los que lo hacen. Pero la diferencia no siempre es clara para los otros.

      Saludos,

      J.

      Eliminar
    3. Buenos días, J:
      No puedo estar más de acuerdo sobre lo mal visto que está el adoptar una actitud pasiva, en lugar de dejarse llevar y culpar al viento de tus malas travesías vitales. Te voy a citar un doloroso ejemplo reciente de mi persona: llevaba unos meses desempleado, por suerte me ha surgido la oportunidad de empezar a trabajar en una frutería desde mañana, pues bien: no han faltado voces que me han recordado mis demonios (con el carácter que tienes, con lo despistado que eres, ¿pero tú sabes algo de eso?,…) o despreciado el trabajo, en lugar de animarme o felicitarme.
      Gracias, J. Feliz día.

      Eliminar
  8. Escribo porque si no lo hago no soy yo.
    Te entiendo como si lo que escribiste lo hubiera hecho yo
    personalmente
    abrazos de miércoles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Te contesto ya de jueves, disculpa mi retraso.
      Sí, nadie te puede negar tu impronta creativa. Me pareció tan triste como preocupante la problemática que tuviste en su momento relativa a tu autoría en el blog.
      Gracias por tu comprensión, Mucha.
      Salud y suerte.

      Eliminar
    2. No se de que estas hablando
      Nunca tuve problemas con recomenzar.
      lo abri para dos periodicos de Miami por pedido de ellos.
      Y cuando los bloggers terminaron y no hubo mas columnistas, salimos despues de 9 años de deleitarnos en el escribir. Todos seguimos escribiendo porque escribir es un placer
      no te dejes llevar por lo que por ahi te cuentan. Odio el chisme y menos hoy que es Navidad Escribo actualmente para dos revistas digitales en español. me pagan bien y yo feliz con lo que hago.
      beso

      Eliminar
    3. Buenas tardes, Mucha:
      Disculpa mi error. Lo que escribí no es consecuencia de dejarme llevar por ningún chisme. Ni los escucho, ni los leo. Mi mala memoria ha hecho que pensara que, hace más de un año, te había leído un texto en el que contabas ciertos problemas en tu blog.
      Lamento el malestar que te pueda haber causado.
      Feliz año.

      Eliminar
  9. Muy acertado eso de que esta es una realidad paralela.
    ¿Qué otra cosa es escribir, hacer música, pintar, hacer cine...? En fin hacer arte

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Frodo:
      Sí, lo imaginado puede sentirse/vivirse de manera tan intensa como lo real, de ahí que muchas veces las personalidades literarias tengan experiencias que benefician a nuestras personas físicas. En mi caso, disfruto y me estimula el escribir y bloguear, es algo que me beneficia en lo personal.
      Crear Arte es hacer Vida, y en caso de vidas anodinas como la mía, hace por mejorar mi vida y por embellecerla-
      Un abrazo, Frodo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.