Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Este jueves, un relato: "Con los ojos vueltos"

Este jueves es nuestro compañero Pepe quien nos sugiere “asomarnos al interior de nosotros mismos” en su convocatoria: "Con los ojos vueltos"


 El humo cegó mis ojos

Quizá el humo sea metáfora borrosa de una vida que a la par que nos consume, se impregna en la piel, el cabello, los recuerdos… Apuramos su sabor o lo disfrutamos perezosamente. El humo, como la vida, nos acompaña en todo momento, sea triste o alegre. Al sentirnos (de)pendientes cambiamos de marca de tabaco, como lo hacemos de parejas o amigos; pero al igual que siempre recordamos ese primer beso que aceleró nuestro corazón, nunca olvidamos ese primer cigarrillo que nos revolvió las tripas.

Los ciclos del placer compartido seguido por la espera insegura, me llevaban a exhalar humo y expeler sentimientos. Después de todo, guardaba su tabaco cerca de mi corazón. Hubo veces en que tener un cigarrillo en la boca era lo más parecido a relamer su lengua. ¡Qué hombre me sentía cuando mimaba la comisura de mis labios!

Al igual que mi corazón subsistía con besos robados, mis pulmones se alquitranaban con cigarrillos mendigados. Acabé limosneando amor y comprando cigarrillos: un hombre debe pagar sus vicios y adeudar sus sentimientos. Los hombres no lloran, fuman en silencio.
Quizá nunca fui tan hombre como cuando superé los dos paquetes diarios y las cuatro palpitaciones nocturnas. Lejos quedaba el tiempo, enterrado más allá del arcoíris, en que exhalaba fuerza de ánimo. Cambiar de marcas no me ayudó a dejarlo, al igual que cambiar de camas no hizo que la olvidara. Mi vida era un carnaval de espejos y humo. Toda excusa me llevaba a colgarme de ella, lo mismo que cada impulso hacía que un cigarrillo colgara de mi boca.

Tras un despertar, entre arcadas de lo fumado, el fuego dejó de caminar conmigo: sólo su saliva me revolvía más que la nicotina.
Si yo he podido dejar alguna adicción y pocos de mis muchos vicios, tú también podrás, atentoLector. Créeme que lo tóxico que transpiro en este relato juevero no es fabulado: lo inhalé a diario hasta que comprendí que aquello no era vida, era humo.
Aunque debo admitir que hay noches de ardor en que salgo con mechero, confiando en que quien me pida fuego, camine conmigo. (350)




Pulsando en este enlace encontrarás más vueltas de ojos.


Gracias por tu compañía, atentoLector.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Un mes después, igual de agradecido

Un mes después de la publicación de «Nada ha sido probado», os sigo venyenloquecidamente agradecido por la acogida que le estáis dando a la antología, que se mantiene en los primeros puestos de ventas de Amazon.


sábado, 11 de noviembre de 2017

Elisión



Elisión

Nunca quise ser aquel otro,
sólo deseaba ser estos nosotros,
por eso me escuchaba
en cada nombre que pronunciabas
y que siempre era el del otro.

No me importaba no estar en tu boca,
ni el no volver tu mirada loca;
sólo quería encontrarme en tu corazón,
así que acepté la sinrazón
de ser silencio en tu boca.

Eso fue entonces; ahora que me he vuelto cuerdo
de tu boca casi no me acuerdo,
salvo si me muerdo los labios
de frustración, al sentir esto que los sabios

diagnostican como estar cuerdo.





Consejo de uso para esta evocanción:

Evocanción a entonar por quien presente una gran naturalidad para elidir pronunciar la “s” del plural, en metáfora de la boca que se olvida decir “nosotros” cuando habla en primera persona y en sueños.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Extraños en el paraíso

No codicio ser el Nobel Dylan ni el plebeyo Sabina: si escribo es por necesidad, no por ambición. Aunque admito que tengo de poeta lo mismo que Bob y Joaquín atesoran de novelistas: a los tres nos gusta contar historias. Si ellos componen canciones, yo escribiré evocanciones.
  


Mi contar historias tiene mucho de cantar mis ilusiones y de trinar mis decepciones, a las que pongo ritmo de experiencias o compongo al son de falsos recuerdos.
La necesidad que me lleva a escribir no resulta de un tema único. Aunque sí que tiendo a repetir estribillos en su cadencia, por eso de fantasearme como un decadente; de ahí que recomponga como cantares de gesta lo que fueron gorjeos cotidianos: mis recuerdos son más bellos que las vivencias que los originan.

En mis evocanciones el pasado sonará orquestado a mi capricho; el presente resonará como soleares improvisadas; y el futuro se anticipará en sonidos de lo que no llegaré a escuchar.
Escribo por necesidad y con curiosidad. Publico por ganas de comunicarme contigo, atentoLector; gracias anticipadas por hacer tuyas estas evocanciones y cantarlas a tu manera: pese a que seamos extraños en el paraíso, coreamos con la misma ilusión.

Desde siempre, lo mío es el rock consistente; aunque resulta evidente mi debilidad por el pop efervescente.
Desde ahora, voy a compartir evocanciones sencillas, a las que dará letra mi enninación y pondrá música el azar de tu atención lectora.

Pronto lanzaré el primer sencillo. Gracias por mantenerte a la escucha, atentoLector.

“Stranger in Paradise”, Tony Bennett

Corta y pega de entrada en Wikipedia

 https://es.wikipedia.org/wiki/Stranger_in_Paradise

 "Stranger in Paradise" (Extraños en el paraíso) es una canción popular. Pertenece al musical de 1953 Kismet y los créditos son de Robert Wright y George Forrest. Como sucedía con toda la música de aquel espectáculo, la melodía fue realmente compuesta por Alexander Borodin, en este caso, de las Danzas polovtsianas. La versión más popular de la canción la cantó Tony Bennett.


 

Toma mi mano Soy un extraño en el paraíso Completamente perdido en el país de las maravillas Un extraño en el paraíso Si me quedo mirando asombrado Ese es el peligro en el paraíso Para los mortales que se encuentran junto a un ángel como tu Miré tu rostro mientras ascendía Fuera de los lugares comunes hasta los raros En algún lugar del espacio estaba suspendido Hasta que supe que hay posibilidad de que te importe ¿Responderás a esta ferviente plegaria de un extraño en el paraíso? No me dejes en la obscura desesperación Por todo mi hambre de amor Pero abre tus brazos de ángel A este extraño en el paraíso Y dile que ya no será un extraño

domingo, 5 de noviembre de 2017

No sé cuándo convertí a Nino Ortea en mi amigo invisible

No sé cuándo convertí a Nino Ortea en mi amigo invisible, pero creo que fue en algún momento de mis primeros años de (de)formación escolar básica.



Por entonces no tenía sueños creativos y mi ilusión era sobrellevar las duras horas de escuela: un alumno que no hace lo que se le impone, será siempre tachado de “problemático” y “rebelde”; un niño que no juega el fútbol ni encuentra un juego en violentar a los compañeros más débiles, es un “marica”, un “raro”…

Imagino que Nino Ortea nació en alguna de esas horas que me pasé encerrado sin luz en el sótano situado bajo el despacho del director del Colegio Público Jovellanos.


Imagino que Nino Ortea empezó a caminar a mi lado cada vez que me alejaba de quienes me castigaban, insultaban o escupían por no intentar ser como ellos querían imponerme que fuera.

Ser Nino Ortea, fue y es mi ejercicio de libertad. Gracias por acompañarme en este paseo, atentoLector.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Exposición de originales del álbum “Cuchillos Negros”

Ayer viernes asistí a la inauguración de algunos de los originales que conformarán las páginas del primer álbum de la trilogía «Cuchillos Negros», escrita y dibujada por Israel Álvarez.



La obra está englobada en un proyecto de micromecenazgo sobre el que puedes encontrar información más detallada en este enlace https://www.verkami.com/projects/18681-cuchillos-negros

Además de disfrutar con los originales de Israel Álvarez, estuvo el placer de la conversación viva y amena que sólo se puede mantener con personas amenas y vivificantes: charlamos sobre tebeos, cómics, vida, historietas, viñetas, sueños, ideales, realidades, resistencia, publicación, autoedición, supervivencia


En la fotografía aparezco conversando con el siempre espléndido Dani Castaño.

Salud y suerte, compañeros.

jueves, 2 de noviembre de 2017

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

 

Teresa Cameselle –escritora de narrativa, histórica y romántica– tiene a bien convocarnos en su blog a un encuentro al calor de la luz creativa. Los presentes fabularemos sobre Lo que no se ve: hablaremos sobre los ausentes y lo que nunca muere, sobre esos ecos del viento que nos suenan a lamentos y sobre esos temblores del cuerpo que excusamos en el frío.


Aquí te dejo mi fabulación, atentoLector, no tengas miedo a leerla.
Gracias.

Pluma
Un temblor de espanto recorre a Lucía cada noche desde la punta de los dedos de sus pies, hasta el último de sus cabellos revueltos. Siempre acaba despertándose empapada en sudor y temiendo abrir los ojos, ya que sabe que en alguno de estos despertares se lo encontrará sentado junto a su cama.
En sus sueños Lucía no puede gritar ni hablar. Sólo puede observar a aquel ser temible, que parece hecho con desechos de otras personas. No le queda más remedio que presenciar el extraño ritual del monstruo: recorrerla con un plumero, a medida que murmura su letanía acompasada.

Lucía acumula un cansancio infinito. Tras tantas noches de sueño sin descanso, se ha aislado de sus amigos, pues no comparte sus ganas de jugar. La pérdida de capacidad de concentración ha hecho que sus notas caigan en picado. Su falta de interés por relacionarse o por aprender preocupa tanto a sus padres como a sus profesores.
Piensa que nadie la creería si contara los terrores que le roban el sueño. Aunque a ojos de sus padres sigue siendo una niña pequeña, ya es mayor para saber que los fantasmas no existen. Así que el silencio es su respuesta a quienes le preguntan por qué hace meses que está tan cansada.

Sus padres la han llevado a las consultas de varios médicos especialistas, lo que ha hecho que su preocupación aumente: tras recibir los sucesivos diagnósticos que confirman que Lucía no sufre ningún malestar físico, empiezan a temer que el problema tenga origen psíquico.
Esta mañana, de la que su padre le hacía la cama, ha encontrado una pluma de color apagado. Imagina que su hija se abrigó, la pasada fue una noche fría de otoño. Decide no preguntarle a Lucía, está en esa etapa en la que los niños mienten sin razón a sus padres.


Su hija está cambiando. Al igual que el tiempo. Sustituirá la colcha por un edredón fino. Confía en que logre dormir al sentirse abrigada, pero no oprimida. (333)

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Nuevos carteles para «Liga de la justicia»

El estreno cinematográfico de la película «Liga de la justicia» se producirá este 17 de noviembre en la mayoría de los mercados internacionales.

Éstos son los carteles –confeccionados de cara a la proyección en salas “IMAX” y en la cadena “Regal-Cinemax”– que encuentro más llamativos de entre el material publicitario reciente que se ha centrado en la película.



lunes, 30 de octubre de 2017

Tengo planes para mi futuro

Llega el tiempo de difuntos; aunque escribir hace que siempre sea tiempo de tener presentes a los queridos ausentes, pues al empalabrarlos pasan de acompañarme en mis recuerdos a estar vivos en mis fabulaciones.


Creo que mis textos atestiguan mi regusto por escribir evocaciones que mejoro en forma de falsos recuerdos –de ahí que las identifique como enninaciones–; de hecho, rara vez he escrito relatos ambientados en el tiempo que vivo –mis recuentos suelen ocurrir en la época analógica, no en la digital–.
Creo que mis textos están escritos de una forma demasiado viva; redacto más bien de manera inquieta, de ahí que recurra a la inmediatez de inventarme palabras en lugar de pararme a pensar cómo escribir lo que siento. De ser más reposado, sería más comunicativo y mis textos fabulados empezarían a tener valor literario.

En mis prisas cometo despistes, que luego no sé corregir por muchas veces que relea mis textos, pues es como si mi subconsciente hubiera convencido a mi parte consciente de que ya que altero la realidad, es lógico que altere su grafía. Pero sé que esas palabras reales existen, pues las encuentro luego en textos de blogs amigos donde leo lo que a me habría gustado saber trasmitir.
Pese a mis prisas y despistes, a pesar de mi carácter despegado, hay personas que me leéis. De hecho, «Nada ha sido probado» continúa en los primeros puestos de ventas en Amazon.

Ésta valoración ajena me lleva a una constante revisión de mis enninaciones –acabo de subir a Amazon una versión revisada de la antología–. La relectura de mis textos me resulta fascinante, lo hago con la curiosidad con la que un enanito juguetón se asomaría al balcón del escote de Blancanieves. Sin embargo… mi fascinación puede convertirse en una condena que trasforma la curiosidad en inseguridad, ya que una de mis mayores limitaciones creativas es la propensión a la recreación constante.

Tengo planes para mi futuro, y creo saber cómo desarrollar algunos de ellos. En lo creativo voy a intentar frenar mi impulsividad e intentar abrirme a la comunicación, de hecho este jueves voy a retomar la participación en las convocatorias creativas jueveras. Y tengo más planes para mejorar como persona y escritor. Los iré compartiendo aquí, a su tiempo.

Y es que llega el tiempo de difuntos, y escribir es uno de los mejores homenajes que puedo hacer a mis seres queridos ausentes.
Gracias por tu compañía, atentolector.

domingo, 29 de octubre de 2017

Antes de ver «Thor: Ragnarok»


Hola:
Antes de ver en el cine la película «Thor: Ragnarok» –Taika Waititi, 2017–, quizá te apetezca leer en este blog una serie de textos escritos por este hijo del trueno sobre diferentes etapas editoriales del personaje, a la vez que descubres un dibujo original de Thor que Sal Buscema tuvo la gentileza de dedicarme.
Gracias.

Thor, dibujado por Sal Buscema


Artículo en cuatro entregas: Érase un dios a un martillo pegado





Artículo en dos entregas: Si yo tuviera un martillo



miércoles, 25 de octubre de 2017

Encuentros afortunados

En estos días de octubre me encuentro de nuevo en situación de desempleado, que no de desocupado pues siempre tengo cosas que hacer y con las que entretenerme.
En esta mañana de miércoles, en lugar de emprender una cíclica búsqueda de empleo, me he preparado para salir a vacacionear por mi ciudad libro en mano, y lo hice aprovechando la luz de un sol que no tardará en hibernar, ya que a las estaciones de entretiempo les ocurre como a mí: ya no son lo que fueron.

Admito que hoy he disfrutado con mi vivir a contracorriente de las prisas y desganas que impregnan, en un miércoles laborable, a “los adaptados”. He pasado la mañana callejeando y curioseando por las inmediaciones del parque gijonés de Isabel la Católica, donde he tomado una serie de fotografías en las que, básicamente, mi foco de intención estaba en sacar instantáneas de la antología «Nada ha sido probado» en lugares del parque asociados a mi memoria.
Entre otros lugares, en el Monumento a Fleming erigido en el parque. Gijón fue la primera ciudad en el mundo en erigir un monumento al descubridor de la penicilina, lo que motivó que su viuda acudiera a la ciudad en 1955 con motivo de la inauguración del espacio. Mi madre solía llevarme a visitar el monumento, visita con la que buscaba rendirle homenaje a Alexander Fleming, quien para ella era casi un santo: mi abuelo materno murió de neumonía, ella se alegraba de que gracias a la penicilina muertes como la de su padre fueran evitables.


Mientras tomaba varias fotos de mi libro junto al monumento, reparé en que un desheredado me observaba. Al pasar junto a él me dijo “Buenos días”, yo no tenía pensado saludarlo al tomar camino en su dirección, su educación me descolocó, pues demostró una humanidad que me es ajena. Le correspondí a su saludo, lo que pareció sorprenderlo; luego de haberle pedido permiso me senté en su banco.
El sol de la mañana transmitía una sensación muy reconfortante allí, refugiados de la brisa húmeda del noroeste. El hombre estaba muy aseado y lucía una barba tan frondosa como cuidada. Tenía encendida una radio, que sintonizaba la misma emisora que yo suelo escuchar: “Radio 5”, emisora especializada en transmitir información, función que alterna con la emisión de espacios socio-culturales y píldoras musicales.

Empezamos a hablar, el señor estaba muy preocupado por la situación a la que puede llevar a España el nacionalismo xenófobo catalán. Estuvimos un rato muy largo conversando, hasta que me preguntó por qué le había estado sacando fotos al libro que tenía en mis manos, le aclaré que lo acababa de publicar, ante lo que el señor me comentó que a él le habría gustado escribir un libro, pero la vida no se lo había permitido.
Tras ello guardó silencio y yo permanecí un rato sentado junto él, al sol de la mañana. Se disculpó y me dijo que tenía que irse. Como despedida le ofrecí el ejemplar de mi libro, el cual el aceptó encantado.

Mientras lo veía marchar no pude evitar pensar que él y yo éramos muy parecidos, aunque yo he tenido la suerte de que la vida me ha permitido vivir sin apuros, y me regala placeres como la compañía de aquél desconocido.



Esta tarde me incorporo a un taller de creación literaria, tras mi aislamiento ha llegado el momento en que vuelvo a necesitar conocer a nuevas personas. Confío en encajar en el grupo.

sábado, 21 de octubre de 2017

Sobre el documental «George Michael: Freedom»

Ayer vi el documental «George Michael: Freedom».


Me gustó. Tiene el encanto del decadentismo: embellece la realidad.
Es selectivo en su evocación de lo vivido y caprichoso en su plasmación. Yo no lo habría contado así; pero yo no soy George Michael.
Es su historia y él la cuenta a su manera.

Lo único que no acabo de entender es qué pinta el vulgar de Liam Gallagher gurgutando allí su sentir sobre George Michael; pero bueno, de leerme, también él –George– se preguntaría que hago yo aquí escribiendo sobre él.


Como habrás notado, atento lector, escribo en presente sobre George Michael. Me cuesta recordar que está muerto.

viernes, 20 de octubre de 2017

«Nada ha sido probado» ocupa el primer y segundo puesto en Amazon

Hola:
Ahora mismo me siento tan emocionado como agradecido.



Mientras escribo este texto, mi antología «Nada ha sido probado» aún está situada en el primer puesto (con su edición electrónica) y en el segundo (con su edición en papel) en la lista de los más vendidos de Amazon (dentro de la subcategoría “ficción versioneada”). Posiciones que lleva ocupando desde el día de ayer a media tarde, en que una amiga-lectora me avisó de esta realidad efímera.

Sé que esta posición es un espejismo; pero ante todo sé que este hecho es un aliciente, sé que me refuerza en la travesía del desierto creativo, poblado por los oasis donde florece vuestro afecto. Afecto que creo más cercano a mi persona que a mi personaje, ya que por alguna razón siento en vuestro leerme una muestra de afecto hacia Nino, más que de interés por Nino Ortea.

Yo he vivido cosas que ninguno de vosotros creería de no contároslas como ficciones. Gracias a vosotros, todos esos momentos no se quedarán perdidos en el tiempo. Cuando yo no esté, estaréis vosotros para recordarlos como enimaciones.
Las mías no son lágrimas en la lluvia, lo son de emoción.
Para mí, Nino, aún es tiempo de vivir. Os doy mi palabra de que pienso disfrutarlo cómo y cuánto pueda. Y una de las mejores maneras de hacerlo es escribiendo y compartiendo mis autorelatos ficticios; al hacerlo sólo busco obtener las mismas respuestas que todos buscamos: gracias por responderme con vuestro cariño.
Todo lo que puedo hacer para corresponderos es sentarme aquí y ponerme a escribir.
Dejo para los androides el soñar con ovejas eléctricas, mi ensueño es escribir de manera comunicativa. Mi ensueño ha cobrado más intensidad hoy, y eso no tiene otra réplica que el seguir ensoñando.

Salud y suerte a todos.

Nino.

Listado de relatos que aparecen en “Nada ha sido probado”

Hola:
Ésta es una relación de los títulos –tanto de los relatos como del cuento– que aparecen en mi antología.
Gracias por tu interés lector.
Nino Ortea (encantado con que tu atención lo lea)

1)   Ojos de gata
2)   Célebres anónimos
3)  Since I Fell for You
4)   El purgatorio de la espera
5)   Fuego, camina conNino
6)   La despedida
7)   Trovador
8)   ¡Kong (re)vive! (Cuento monstruoso)
9)   Miedo
10)       Telemaratón
11)       Luna de sangre
12)       Aroma de mujer
13)       Tratado de impaciencia      
14)       Espíritus en el mundo material
15)       Octubre vino con frío y con prisas
16)       A algunos les gusta caliente
17)       Paseo por la infancia
18)       Regina Clamor secuestrada
19)       Gens cilúrniga
20)       Retrato de un hombre a la espera
21)       La madre loca
22)       Cliente muerto no paga

23)       De sus montañas, mi locura

martes, 17 de octubre de 2017

“Nada ha sido probado”, ya en Amazon

Hola:
Ya está disponible en Amazon mi nuevo libro: «Nada ha sido probado». Es una antología formada por veintidós relatos y un cuento, cuyas temáticas van de lo esperpéntico a lo absurdo.



Puedes adquirir «Nada ha sido probado», tanto en formato electrónico como impreso, con sólo pulsar en este enlace.

Te recuerdo que al acceder a la “edición kindle” puedes echarle un vistazo a varias páginas del libro.
De nuevo, los precios que presentan ambas ediciones son los que impone Amazon, yo renuncio a marcar beneficios: por lo que compra el formato que te resulte más asequible, no aquél con el que creas que me estás ayudando económicamente. Es más, amigo lector, si por alguna razón no puedes/quieres comprar en Amazon –pero te apetece leer «Nada ha sido probado»–, sólo tienes que contactar conmigo y te enviaré un ejemplar gratuito en formato pdf.
No escribo con intención de hacerme rico, sino que con la ambición de entretener: me divierten tanto la escritura como el proceso de preparar el libro –bueno, tengo que admitir que lo de corregir los textos siempre se convierte en un laberinto–; y confío en que la lectura de mis “enninaciones” resulte entretenida a quien tenga a bien dedicarles su atención.
El recibir cualquier comentario, indicación de faltas y/o despistes, o valoración lectora que me ayude a mejorar en mi proceso de aprendizaje constituye para mí el beneficio más enriquecedor que puedo obtener de autoeditarme.

Gracias por tu interés lector. Confío en que «Nada ha sido probado» te resulte ameno en su conjunto.
Un abrazo.

Nino