Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

jueves, 5 de enero de 2017

Los Secretos / Adiós tristeza / Y no amanece




Y NO AMANECE
El sol de medianoche entró por la ventana
y con la luz de un coche se iluminó tu cara,
la lluvia que mojaba tus calles tan lloradas
quisiera que limpiara también tu alma,
y no amanece, y no amanece, y no amanece.

La luz del sol gritaba tu nombre tan lejana
tus párpados trataban de no oír la llamada,
y no amanece en tu cara,
y no amanece en tu espalda,
y no amanece en casa.

El ruido de la calle también te recordaba
pero al coger tu mano no despertabas,
y no amanece en tu cara
y no amanece en tu espalda
y no amanece en casa.
Y no amanece en tu cara,
y no amanece en tu espalda,
y no amanece en casa.

2 comentarios:

  1. Me ensalma el juego de anáforas, para reiterar la desolación y las sombras en el alma de una mujer. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Carlos:
      Es lo que tenéis las personas bendecidas con una gran sensibilidad y expresividad: que sentís más allá de las palabras y os expresáis con las más cercanas. Son innumerables las veces que he escuchado esta canción compuesta por Enrique Urquijo y nunca supe resumir su motivación con una expresión tan sublimemente escueta como la tuya: juego de anáforas para reiterar la desolación y las sombras en el alma de una mujer.
      Leerte es siempre un deleite personal y un aprendizaje creativo, Carlos.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.