Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

jueves, 16 de febrero de 2017

Este jueves, un relato: Imágenes demiúrguicas

Este relato esta escrito a inspiración de El Demiurgo de Hurlingham, para leer más cuentos demiúrgicos, sólo tienes que pulsar en este vínculo:



Nos conocimos en “Tinder”. Los dos somos seguidores de No lo soporto.
Nos vimos antes de ayer.
Recuerdo esperar por su autobús. Ir a bares oscuros. A ella bailando sobre la barra mientras yo le pedía al pincha-discos que se dejara de milongas y pusiera una de Los Chichos. A ella salir en volandas del bar, gritándole al tipo cachas que la abrazaba. A mí siguiéndola en vano para devolverle su parte de nuestro fondo común para bebidas.
Recuerdo caer rendido en la cama… ¡y a la policía aporreando mi puerta, mientras me acusaban a voces de un secuestro!

Decidí irme de casa pitando, así que me fugué por la ventana sin reparar en mi desnudez, que cubrí en cuanto llegué a la acera colocándome el cartel del menú de un restaurante vegano. Desde entonces, no me he quitado el cartel ni para dormir bajo este puente.


En las hojas del periódico “Hurlingham Post” que acercó esta mañana el viento, aparecía una foto de la demiúrgica Regina Clamor en brazos de un musculoso que afirman que soy yo, ¡ya quisiera para mí ese cuerpo! El caso es que me acusan de ser su secuestrador, pues la clientela del bar me recordaba por mi mal aliento y la camiseta con el lema “Hola, soy Nino Ortea”, que me había rotulado a bolígrafo para que Regina me reconociera al bajarse del autobús.

¡No me podía creer que había quedado con la “Reina del Grito”, la aullante actriz de películas de terror! De hecho cuando le había comentado eso de “Tu cara me suena” me ratificó que se llamaba Inés Perta, pero la gente la confundíamos con una prima suya famosa. En cuanto pueda, ¡ESTO LO CUENTO POR “TWITTER”!.
Ahora sólo me queda confiar en que, dada su habilidad de escapista, Regina no tarde en fugarse de su secuestro; y declare ante la policía que soy inocente de su rapto, para después aclarar a los periodistas que lo de mi mal aliento es un burdo rumor. Y bueno, si luego en privado me pasa el “Facebook” de su fornido secuestrador… ¡Mejor que mejor!

21 comentarios:

  1. Jjajaja qué bueno y simpático ha estado tu relato, me ha gustado mucho por donde te ha llevado tu imaginación el dibujo de Demiurgo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      La gracia es algo natural que se tiene y se regala en nuestros actos. Esa gracia que crees ver en mi relato, está en tu ingenio.
      Gracias por tu regalo, María.

      Eliminar
  2. Original y gracioso relato, disparatada y creativa manera de homenajear a los variopintos personajes demiurgicos que ya, poco a poco, los jueveros vamos conociendo y dominando. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      Gracias por tu generoso comentario. Sinceramente admiro la imaginación y persistencia creativa de Demiurgo, este relato es una muestra sencilla de ese aprecio.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  3. Es que salir con Regina Clámor tiene sus inconvenientes, pienso leyendo tu historia. Frecuentemente está en peligro, puede existir el riesgo de ser el sospechoso, de un rapto por ejemplo.
    Creo que la verdadera Ines Perta tendrá que ir a rescate, entonces se aclarará el malentendido.
    Que buena historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Gracias por tu inspiración para este relato y por tu comentario.
      Es un clamor que con ciertas mujeres mi comportamiento siempre fue, es y será inexperto; pero yo no tengo la culpa de mi debilidad ante su encanto y que rapten mi atención con sólo sonreírme.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  4. Muy divertido y muy diferente al anterior que has escrito. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      Gracias por tu comentario.
      Aunque me trasfiguro en gato ronroneante, quizá mi rasgo más gatopardeante sea el de aparentar cambiar, para que en realidad todo siga como siempre.
      Feliz viernes, Ángela.

      Eliminar
  5. Buenísimo Nino,un relato original, divertido y redondo con ese final. Lo he disfrutado. Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo Nino,un relato original, divertido y redondo con ese final. Lo he disfrutado. Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, San:
      Lo que es buenísimo es leer tu comentario y sentirte animado por tus palabras. Lo que es sanísimo es tener tu sentido del humor y compartirlo.
      Un abrazo, San.

      Eliminar
  7. Que te puedo decir? Con lo talentoso que eres para escribir historias, no podía ser menos...que historia tan original y graciosa..Veo que eres especialista en tramas y en humor..me encanta!! Un besoteeee Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Diva:
      Nada más que decir por tu parte, ya has sido demasiado generosa con tu comentario lector. Soy yo quien necesita más de un día con su noche para transmitir mi agradecimiento.
      Gracias, Diva.

      Eliminar
  8. Tu operador genio nos tiene límites Nino, siempre que te leo logras sorprenderme.

    Te dejo mi abrazo de luz ...De viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes de nuevo, AtHeNeA:
      Lo ilimitado es mi agradecimiento por tus muestras de aprecio en lo creativo y en lo personal. Me alegra el saber que mis enninaciones mantienen su capacidad para sorprender.
      Siempre me alegra el leerte, AtHeNeA.

      Eliminar
  9. Muy gracioso, buenas pizcas de humor. Me ha sorprendido ver al personaje del Oso (Inés Perta)
    http://losapuntesdeloso.blogspot.com.ar/
    lo de la inscripción en la remera es buenísimo! Tal vez me gustaría tener una así (que diga Nino Ortea y todo eh jajaja)

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Frodo:
      Ya me he pasado a saludar a “el oso” y a ojear su blog primoroso, gracias por el vínculo. Esa camiseta existe, la tengo en dos colores; una en naranja y otra en verde.
      La primera vez que escuché la palabra “remera” fue en un contexto de quita y pon: yo le entendí que decía “ramera”, y me asusté al pensar que estaba jugando en la liga de las profesionales.
      Un abrazo, Frodo.

      Eliminar
  10. Qué buen rato me hiciste pasar, je. Ay, pero que genial talento el tuyo, Nino.
    Te he leído (hemos leído, para ser precisa) y los elogios a tu inventiva son unánimes: entretenido, brillante, divertido...
    Gracias por compartir tu creatividad. Me has animado, je.
    Saludos y buen fin de semana, Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, clarisa:
      Gracias por hacerme saber que la lectura de este relato te ha animado.
      ¿Me habéis sometido a una lectura grupal? ¡Glups, me alegra saber que tus conlectores no te han retirado el saludo después de leer mis palabras! Acabo de corregir mis despistes ortográficos, ésos que de manera generosa evitáis siempre mencionarme en vuestros comentarios, pero yo sé que están ahí, incluso cuando sólo tecleo mi nombre.
      Buen fin de semana, Clarisa.

      Eliminar
  11. Hola, disculpad que no pase por vuestros blogs a leeros y comentar vuestros relatos, pero la migraña me tiene atrapado en su tela de araña.

    ResponderEliminar
  12. Este es un relato alucinante y genial, por causa de tu imaginación por suerte desmesurada, de ésos que se encuentran pocos!
    Me ha soltado una sonora carcajada! Regina en Tinder! Y luego ese final!
    Me felicito por esta curiosidad de gata callejera (de la que a veces deploro) que me trajo hasta aquí desde el blog de San.
    Albricias, Nino! he recorrido un poco esta galería y me voy medio loca, pero ya volveré, que con la mitad de loca no me alcanza.
    Besos

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.