Ven y enloquece

Ven y enloquece
Hola, este año 2018 me voy a centrar en incorporarme al mundo “profesional” de la creación literaria. Eso se traducirá en que mi presencia en la blogosfera no será tan asidua como debería ser. No malinterpretes mi ausencia como desatención, atentoLector. GRACIAS

martes, 5 de junio de 2018

Disfruto de calidad de vida



Disfruto de calidad de vida.

Dada mi vida sin excesivas obligaciones, disfruto de bastante tiempo cualitativo. Para protegerlo he tomado decisiones vitales que hacen que mi vida muestre limitaciones en lo material y en lo social. Escribir es uno de los actos más placenteros a los que dedico mi tiempo cualitativo. Para mí, escribir es un deleite; no un sufrimiento. Por eso me alegra saber que otras personas disfrutéis con lo que escribo. GRACIAS.

 Playa de San Lorenco. Gijón. 03-VI-2018

Me disgustan las esperas impuestas.

Mi disfrutar tan personal del tiempo hace que su paso me queme cuando me veo forzado a una espera impuesta por actos fortuitos; y que me desespere al sentir cómo otros vampirizan mi tiempo. Pocas situaciones me alteran tanto como el que otros no le den importancia mí tiempo y que encuentren en el que yo sí lo haga una muestra más de mi ¿“egocentrismo”?.

Quizá por ese valorar mi tiempo, también valoro el ajeno. De ahí que no me guste hacer que otras personas lo malgasten conmigo. Me suelen acusar de ser desapegado o descortés, por no andarme con rodeos en lo personal, o por no enredarme en los formalismos de las redes sociales. Pero mi inexistente descortesía, es una simple exteriorización de mi aprecio por el tiempo. De ahí que agradezca tanto tu tiempo de lectura, amigo lector.