El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative
Gracias por tu compañía durante todo este tiempo, amable leyente.

lunes, 24 de diciembre de 2018

Por un 2019 de lo más remiaú

Trabajo sobre imagen 81g8EZq7amL._SY606_ tomada de Internet


Nos leeremos en enero.
¡Salud y suerte, compañeros!

sábado, 22 de diciembre de 2018

Wonderland


Quizá la peor consecuencia del Horror sea la pérdida de la Inocencia.
Puede que la peor consecuencia de cualquier guerra sea el sufrimiento de los inocentes.
Tal vez la nuestra pudiera ser una tierra maravillosa si la/nos respetáramos.
Toda guerra es un horror, aunque muchos parezcan no tenerle miedo. Estos fanfarrones supremacistas, que ven las guerras como una simple “incidencia” en su camino hacia la independencia de la solidaridad humana, malinterpretan nuestra tierra común como una fronterización de minifundios.

«Wonderland» es el título de un video corto –realizado por Erkan Özgen – que se centra en Muhammed, un niño de trece años que huyó de la ciudad siria de Kobanî con su familia cuando las fuerzas del Estado Islámico la atacaron en 2015. Cruzaron la frontera turca y se refugiaron en Derik, en el sureste de Turquía, ciudad natal de Özgen. Allí el artista turco conoció y se hizo amigo de Muhammed. A diferencia de cualquiera de los otros refugiados que se encontraron con Özgen, Muhammed estaba dispuesto a comunicar lo que había presenciado. Dado que es sordomudo, Muhammed usó su cuerpo para transmitir un relato de primera mano de estos eventos traumáticos.

Erkan Özgen le pidió a Muhammed y sus padres permiso para hacer un video, «Wonderland», del que te invito a ver un fragmento. El artista explica su motivación para hacer el trabajo: "Este niño vivió una atrocidad que muchos de nosotros ni siquiera pudimos soportar imaginar. Mientras que una parte del mundo enfrentó la devastación y la destrucción causadas por la guerra, la indiferencia mostrada por la otra parte me afectó profundamente...  Se me ocurrió que tal vez solo Muhammed podría realmente comunicar esta brutalidad invisible e inaudita... El poder de su lenguaje corporal hizo que cualquier otro lenguaje fuera insuficiente e insignificante".
Özgen espera que el mensaje de Muhammed "motive a las personas a crear una voz fuerte contra las guerras".

Sí, amable leyente, es Navidad. Tiempo de amor y esperanza. Tiempo para desear el fin de todo horror que los humanos provocamos en nuestros iguales y sobre nuestros diferentes.

Sí, amable leyente, es Navidad. Hoy, como siempre, me acuerdo de mi madre: una mujer que todos los días mostraba con sus actos el amor y la esperanza que muchos exhiben con impostura en Navidad. Hoy –dia en el que en España se celebra el sorteo de la lotería de Navidad– he recordado cuando en este día del año 1986 estaba yo en un bar de Alicante y en el televisor del local veo a mi madre celebrando que le había tocado un “pellizco” del premio gordo. Ella destinó parte del dinero del premio a ayudar a personas necesitadas.

Te deseo lo mejor a ti y a los tuyos. Con una ilusión que hace que muchos me tomen por iluso, deseo que los humanos empecemos finalmente a tratarnos con humanidad. Deseo de corazón que todos los Muhammed del mundo sonrían. Que el arte de todos los Özgen pueda reflejar la Belleza y verse movido a denunciar el Horror.

El fragmento del video «Wonderland» no es una visión cómoda. Pero no hay que tomar una posición cómoda, sino que combativa, frente al Horror.
Paz. Ya. Alza tu voz.


domingo, 16 de diciembre de 2018

Boina color frambuesa


Ayer por la tarde, una amable leyente –a la que bautizo desde ahora como “Brisa”– me preguntó cuánto hay de mi realidad en la ficción que articula mi novela «La gata vio al asesino». Dado que apenas la conozco –es una amiga de mi actual pareja, a la que identificaré como “Frambuesa”–, opté por contestar desde la prudencia y con curiosidad hacia lo que Brisa había ideado sobre mi realidad tras haber leído una ficción presentada en todo momento como tal.
Mi respuesta vino a ser: “Lo mismo que tú hayas encontrado que habla de ti. En un principio mis palabras no lograron el efecto que buscaba, ya que Brisa empezó a hablar de generalidades sobre la idealización que existe sobre el proceso de creación de literatura de ficción. Le aclaré que las considero generalidades ya que, cuando decidí ponerme a fabular, ni me acerqué a un curso CEC para “Escribir a distancia con cercanía”, ni me alejé de ningún método que desconozco.
Tal y como le les aseguré a mis atentas contertulias: “Escribir ficción es en mí algo parecido a un acto de posesión múltiple: desaparezco, cada uno de mis personajes ocupa el lugar frente al folio en blanco. Es al corregir mis fabulaciones que aparece mi personaje literario del escritor Nino Ortea”. Tanto Frambuesa como Brisa me miraron expectantes, esperando que continuara mi reflexión. Pero cambié de perspectiva. Mi certeza de que cada lector es un «reescritor» de la historia que disfruta, pasó a ocupar el resto de la tarde hasta que nos pusimos a hablar de temas menos recreativos.
Imagen: "she-wore-a-raspberry-beret" por -elizabeth-szekely

Ahora, en plena sobremesa de domingo, sigo pensando en nuestra conversación de ayer. Mientras me pregunto si Brisa me leerá con otro sentir ahora que me ha visto y oído a mi persona, que no es tan moldeable como mi personaje literario. También me pregunto si, dentro de un rato, Frambuesa curvará sus labios de fresa para preguntarme si debe atreverse a besar a un poseso –lleva toda la mañana bromeando por «guasap» con el adjetivo–-.

Obviamente, amable leyente, cuando mi personalidad literaria fabula, toma retazos de lo que he vivido. Pero no hay en mí una necesidad de recrear el pasado o de refugiarme en sus evocaciones. Ese pasado, esos recuerdos, son meros recursos que pongo a disposición de mis personajes. En el caso del reciente melodrama minino, poco de su contenido tiene que ver con lo vivido por Nino: no tengo gata, nunca me han disparado, no soy amante remunerado ni renombrado… y “mon ville de l'amour” no es París, sino Gijón.
Eso sí, ayer ella lucía una boina color frambuesa. Y, cuando me besa, sabe cómo dar un beso.
I think I love her.


jueves, 6 de diciembre de 2018

Zänder, el dragón acatarrado (V)


Encuentro con Gondra

Tras despedirse del rinoceronte volador y del bisonte alado, Zänder voló y voló sin reparar en que volaba y volaba; y se elevó y elevó, sin sentir que de sus temores se alejaba. Su instinto lo llevaba a aprovechar los vientos más favorables, para así poder avanzar sin apenas esfuerzo. Sus alas lo propulsaban fuerte sin que se sintiera débil, ya que la alegría le daba energía.
Al llegar la noche, tras tanto derroche de energía, se quedó dormido en cuanto se tumbó junto a un fuego reparador donde se había preparado un salteado de champiñones. Se despertó temprano, justo cuando se ponía la cuarta luna de Hauer. Supo instantáneamente que se encontraba más allá de Orión, cerca de la Puerta de Tannhäuser. Con sólo mirar al cielo mientras estiraba su nariz, podía calcular dónde estaba. E incluso saber la distancia que lo separaba en todo momento de Dragolandia.

Luego de prepararse un desayuno supervitaminante y mineralizante, retomó el vuelo. Se sentía confiado y seguro, no tardaría en encontrar a Gondra y, en cuanto él lo hubiera curado de su diferencia, podría volver junto a sus papis, Sygrid y sus amiguitos. Le apetecía regresar junto a ellos: pero mamá y papá lo habían educado para ser un dragón de palabra, y él había dicho y redicho que no volvería hasta haber encontrado a Gondra.
Al quinto día de su expedición, Zänder se sentía muy feliz y aún más expectante, confiaba en que tenía su destino delante de su nariz, que –por cierto– ya no estaba constipada y lo guiaba, con el acierto de un timón avezado, en su vuelo comenzado. Esa misma tarde reparó en lo mucho que se había alejado de Dragonlandia y en lo poco que le había costado hacerlo. Estaba contento con todo lo que le estaba pasando desde que había emprendido su búsqueda. Cuando quedaba poco para la medianoche, se zampó de un troche un cuenco repleto de fresas raspberreantes cubiertas por nata purplerain,
 
La imagen es un regalo de Sakkarah


Con el ánimo elevado, Zänder cayó en un sueño profundo. Luego de soñar con mamá y papá abrazándolo y con Sygrid sonriéndole, escuchó una voz que lo llamaba. Zänder abrió el ojo de su mente y vio a un dragón, de porte distinguido y expresión afable, que se le acercaba con seguridad. Zänder se sentía tan tranquilo que sólo se movió para incorporarse, ya que un dragón educado recive a sus visitas levantado.
—Hola, Zänder, hijo de Xana y de Cuélebre. Mi nombre es Gondra. Un rinoceronte y un bisonte muy salados me han dicho que estabas buscándome. Yo había acudido a su encuentro y ahora vengo al tuyo, amigo. Por favor, siéntate.
Zänder asintió con una sonrisa y se sentó en silencio. Estaba tan emocionado que permaneció callado
—No hay lugar para ti en mi refugio para marginados. No lo necesitas: eres diferente, porque eres especial. No sufres de ninguna mutación como el rinoceronte alado, o de alguna pigmentación, como la marciana rojiblanca. Tú eres un ser querido por quienes te rodean, pero eres tú el que no se acepta tal y como eres y quieres ser como los demás. Y ya lo eres, pues el amor te hace igual que las personas a las que amas: sufres y te alegras con ellos, vives su esperanzas y sus penas.
Y sí: eres un ser único. Pero lo somos todos corazón adentro. Únicamente necesitas aceptar que tu aspecto es diferente al de los de la mayoría de tu especie. Pero no del de todos: ya ves que yo tengo también una nariz roja y no voy por ahí alejándome de los que me quieren, sino que me acerco a quienes me necesitáis.
—Ya, pero tú… eres tan alto y tan elegante, la nariz te queda tan bien que…
Zänder, no admires en otros lo que está en ti y rechazas. Lo que hace de ti un ser especial no es tu hocico enrojecido, ni tu recién descubierta habilidad de vuelo… Es tu capacidad para ser amado por tus seres queridos. No pierdas tiempo buscando un refugio, cuando puedes pasar ese tiempo abrazando a tus padres o jugando con tus amigos. La vida puede parecer eterna, pero es tan frágil… El amor es una fortaleza. Tú lo sientes y lo concitas, refugiarte de quienes te quieren es huir de lo mejor de ti.
Zänder lo mira en silencio con sus ojos de color esmeralda muy brillantes, como si fuera a llorar.
—Ahora descansa, compañero. Sigue durmiendo. La vida es un sueño cuyo único dueño debe ser el amor compartido. Atrévete a ser tú y a ser tú mismo junto a quienes no te son indiferentes. La condición de diferente debe perfilar tu personalidad, no tu soledad.
Ahora te dejo. Si mañana quieres llegar a mi refugio, lleva esta runa a tu corazón. Si quieres volver a tu fortaleza, mira al cielo mientras estiras tu nariz.

Al despertarse, Zänder vio a su lado la runa. Se restregó los ojos y la piedra seguía allí. Se incorporó y, sin tiempo para desayunar ni asearse, miró al cielo y estiró su nariz. Calculó que si encontraba vientos favorables habría llegado a Dragolandia en cuatro días.


lunes, 3 de diciembre de 2018

Universal Pictures to make a film inspired by Prince’s music


Universal Pictures has acquired the rights to a number of classic songs from Prince’s catalog and is developing an original film musical inspired by his music, using the songs to drive a fictional narrative.



Insiders stress is that the film is not a biopic but an original story with Prince’s classic songs driving the plotline. The Prince estate has been inquiring with studios about such a film, and Universal Chairman Donna Langley worked aggressively to acquire the rights.
Though the film isn’t a biopic, studios around town have been on the look for the next great musical after the success of Fox’s “Bohemian Rhapsody.”

To read more on this topic, I invite you to visit the original web source for this venyenloquecimiento púrpura.

Entradas populares