El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

domingo, 30 de octubre de 2022

James Steranko’s performance as an escape artist in Gijón

In july of 2002, James Steranko –an American graphic artist, comic book writer/artist, comics historian, magician, publisher and film production illustrator– was the guest of honor at a festival that took place in Gijon, Spain. For the first time since the late 1950's, Mr. Steranko agreed to perform some escape magic at the festival.

I was honored by James Steranko when he asked me to join him on stage to help him with his performance as an illusionist and escape artist.

At the time, I couldn´t get a copy of the photographs that had been taken during the show. And, to my surprise, I didn´t appear on the prints that the festival’s organization published of the performance.

Luckily, I could find some picks in the Internet.

Thank you, Mr. Steranko, for your kindness. It was a pleasure meeting you.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.







Actuación de James Steranko como escapista en Gijón.

En julio de 2002, James Steranko–artista gráfico, escritor/dibujante de historietas, historiador de historietas, mago, editor e ilustrador de producción cinematográfica estadounidense– fue el invitado de honor en un festival que tuvo lugar en Gijón, España. Por primera vez desde finales de la década de 1950, el señor Steranko accedió a realizar un espectáculo de magia y escapismo en el festival.

James Sterankome honró cuando me pidió que me uniera a él en el escenario para ayudarlo con su actuación como ilusionista y artista de escape.

En ese momento, no pude obtener copias de las fotografías que se habían tomado durante el espectáculo. Y, para mi sorpresa, no aparecí en las instantáneas que la organización del festival publicó de la actuación.

Por suerte, pude encontrar algunas selecciones en Internet.

Gracias, Sr. Steranko, por su amabilidad. Fue un placer conocerlo.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.

jueves, 27 de octubre de 2022

Noche de ánimas (Un jueves, un relato...)

 

La estimulante Mag asume la responsabilidad de oficiar de invocadora de los espíritus creativos en un jueves relatado como “noche de ánimas”. Y animosa como pocas, Mag, estimula nuestro aliento creativo con dos videoclips –realmente trabajados y hechizantes– que podéis disfrutar en su blog «La trastienda del pecado».

Allí, junto a la detallada convocatoria para esta edición del encuentro “Un jueves, un relato...”, encontrarás una enumeración de los espíritus conjurados para esta “noche de ánimas”. Aunque, espero no desanimarte si te propongo que, antes de visitar el blog de Mag, leas mi aportación a su invocación. Una anécdota en forma de historia que he titulado...

  

Todo es un poco loco


 

Luis Ángel Gómez Jaramillo, Gael García Bernal - Un Poco Loco

Music video by Luis Ángel Gómez Jaramillo, Gael García Bernal performing Un Poco Loco. © 2017 Walt Disney Records / Pixar

 

Llega “Halloween” y todo es un poco más divertidamente loco; que para amarguras ya tenemos una realidad incierta que da sustos diarios y desata miedos nefarios.

Llega “Halloween” y quien no decore sus balcones con calabazas fantasmagóricas o responda dulcemente al asalto del “truco o trato”, puede prepararse para ser ignorado como un fantasma ignorante de los buenos modales.

Llega “Halloween” y como monstruitos urañitos serán tratados esos “calamardos” refunfuñones que al ver a infantes disfrazados de “Hansel y Gretel” braman cual “bruja piruja”: ¡Esta celebración extranjera lacera nuestras tradiciones, al fuego con ella!.

Nadie quita a los dolientes de conmemorar en estos días unas ausencias que están presentes en su día a día. Pero ver nuestras calles alegradas por niños postulantes de endulzadas no es algo que se produzca a diario, ni va contra ningún dolor trinitario. Todos hemos comprobado que el mundo no se para cuando nuestro universo se desmorona. El dolor está ahí, sin necesidad de que lo imponga el calendario. Si algo atestiguan los almanaques es el paso del tiempo: antes la calendas de noviembre se celebraba en silencio, ahora se hace con ruido. Los tiempos cambian; la vida continúa.

Me gusta la sociedad actual. No quiero revivir la austeridad con que se oficiaban durante mi infancia las solemnidades de difuntos. Me aterraría –más que cruzarme con alguien ataviado de zombi zumbado– una socialización del aburrimiento similar a la que imperaba en mi niñez, cuando la llegada de “Todos los Santos” venía acompañada por la cofradía del santo sopor.

Detecto un eco de dicho sopor en la exhortación de ciertas instancias eclesiales para que los padres disfracen a sus hijos de santos, en un movimiento que han llamado “Holyween”.

¿Acaso estos moralizantes no temen lo que puede ocurrir si un niño ataviado de “San Jacobo” se cruza con otro disfrazado de “Bob Esponja” y éste se empeña en freírlo cual “cangreburger”? Al final podríamos encontrarnos con una hagiografía más propia de Santos Inocentes que de Todos los Santos.

La alegría en las calles no perturbará el descanso de nuestros muertos, los alegrará desde el cielo.

(349 palabras)

Nino Ortea. Gijón. 2022.

 

Gracias por tu compañía lectora, amable leyente. Ahora te animo a que visites el blog de Mag y disfrutes de todos los contenidos disponibles para esta convocatoria:

https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/2022/10/convocatoria-un-jueves-un-relato.html


domingo, 23 de octubre de 2022

El hombre de dos cabezas III

 Jerome Charyn’s Movieland, chapter 10: Two-Headed Man

El hombre de dos cabezas III

 


Era Scott Fitzgerald uno de los miembros de “El jardín de Alá”, alcohólico, repentinamente arruinado, con su esposa ingresada en un manicomio; encontrándose Scott en mitad de su propia medianoche triste, tras haberse desvanecido su atractivo perfil. Sus novelas no le reportaban beneficios y los nuevos relatos eran invendibles: se convirtió en un hombre de dos cabezas más, trabajando con otros equipos de escritores, siéndole asignados guiones que se desvanecían en él, engullendo coca-cola para evitar el temblor de sus manos.

Al igual que un oso amaestrado de cualquier magnate, era Scott quien daba vueltas alrededor de aquél: sorbiendo toda la coca-cola y revelando el sin sentido y la angustia del escritor de Hollywood como ningún otro había podido mostrar. Al igual que Gatsby, él creía en el galanteo y en el sonido dorado del dinero. Las películas significaban éxito; y no había sitio en las “alturas” de Hollywood para zapateros remendones ni hombres de dos cabezas.

Crecí pensando que escritor y secretaria significaban lo mismo”, dice Cecilia Brady en «El último magnate». “Se hablaba de ellos de la misma manera cuando no estaban cerca, salvo una especie llamada “dramaturgos” que venían del este. A los dramaturgos se les trataba con respeto si no se quedaban por mucho tiempo; de lo contrario, se hundían con los otros en la clase de oficinistas”.

Cecilia mostraba el mismo respeto que los magnates hacia los escritores. “Los escritores no son exactamente personas. O, si tienen algún valor, son un grupo de gente intentando convertirse en una persona”.

Su padre, Bill Brady, tenía sus oficinas en un edificio que rememoraba la mansión de Louis B. Mayer en los estudios MGM. El edificio de Brady tenía “enormes galerías y barandillas de hierro que sugerían una perpetua cuerda floja.” Y su propia colección de hombres de dos cabezas que caminaban por esa cuerda floja seis días a la semana.

Pero era su socio –Monroe Stahr, alias “Irving Thalberg”– el que se las veía con los guionistas: “Ponlos por pares a trabajar en una idea; y luego pon otras parejas a trabajar tras sus pasos”. Con lo que los escritores en sus pocilgas del tamaño de un armario se convertían en una sucesión de cajas chinas, y formaban parte de un laberinto del que no podían salir.

Con los años,” –dijo Borges“un hombre puebla el espacio con imágenes de lugares, reinos, montañas, bahías, barcos, islas, peces, habitaciones, herramientas, estrellas, caballos y gente. Poco antes de su muerte, descubre que el laberinto paciente de líneas esboza la imagen de su propia cara”.

 

 

«Movieland: Hollywood And the Great American Dream Culture»;               

 es una obra de Jerome Charyn, publicada por la editorial Putnam ©®.

 

 

Adelante

Atrás

domingo, 16 de octubre de 2022

El hombre de dos cabezas II

 

Jerome Charyn’s Movieland, chapter 10: Two-Headed Man

El hombre de dos cabezas II

 

Había algo absurdo en los guionistas, con sus dos cabezas, que se adentraban apresuradamente en aquellas ciudades amuralladas con un guardia en la puerta, vasallos en un reino que no podía comenzar una película sin su ayuda.

Eran alumnos que se podían graduar al convertirse en productores y tiranizar a otros hombres de dos cabezas. Pero la mayor parte de ellos nunca llegó a esos extremos. Ellos no podían resolver la adivinanza más sencilla en la política de los estudios: los magnates habían comprado sus servicios, al igual el de los carpinteros o los zapateros, y podían pedirles que escribieran por página... o al peso.



Compositores como Erich Wolfang Korngold –quien compuso la música para «El Capitán Blood», «King’s Row» y, aproximadamente, otras doce películas– eran tratados mucho mejor que cualquier hombre de dos cabezas. A los magnates les encantaba la música; y además, Korngold era un genio. Un niño prodigio checoslovaco, que había compuesto una ópera antes de tener diez años y ya dirigía orquestas no superados los veinte. Jack Warner tuvo que secuestrarlo de la Vienna Opera House.


Korngold era el Mischa Elman, el Brahms, el Berlioz o el Bruno Walter de “La tierra de las películas”, todos en uno. Él podía "tocar el piano, el violín, dirigir una orquesta y presentarse con treinta y dos piezas de “schmaltz” (1)”.

En 1938, su salario en la Warner Brothers ascendía a 1,041.66 dólares semanales. Era el “doctor Korngold” o el “profesor Korngold” para los extraños, para sus compañeros músicos, y para los magnates del cine. El profesor Korngold era muy vehemente respecto a sus bandas sonoras. Si otros compositores del equipo intentaban aprovecharse de sus creaciones, solía gritarles: “Yo le robo a Richard Strauss. Tú puedes robarle a Richard Strauss. Pero no me robes a mí”.

En los ensayos se solía presentar vistiendo una cazadora, estilo vienés, “que le llegaba hasta la cadera”. Despreciaba los cuchillos y tenedores en la mesa. Le gustaba comer los “dumplings” y las tortas de “Sacher” con sus manos. Cuando Jack Warner o el chatarrero Louis B. Mayer tenían que dar una fiesta, solían invitar a Korngold, sentarlo al piano, y suplicarle al maestro / profesor / doctor que interpretara una de sus composiciones. Pero todo lo que podía hacer un escritor era mirar el guión y “adecuar el diálogo a la acción”.


 

«Movieland: Hollywood And the Great American Dream Culture»;

 es una obra de Jerome Charyn, publicada por la editorial Putnam ©®.

 

 

Adelante

Atrás

jueves, 13 de octubre de 2022

«Entre mis Alas», poemario de Lola de la Poza Curiel

La compañera Cora –seudónimo de Lola de la Poza Curiel– ha publicado recientemente un poemario: «Entre mis Alas».

En su blog encontrarás más información sobre la obra:

https://desdemialmasiemprecora.blogspot.com/2022/09/entre-mis-alas.html

 


Le deseo toda la suerte, personal y literaria, a Cora.


lunes, 10 de octubre de 2022

LA HERMOSA Y EL MALDITO



La hermosa y el maldito (1)


No sé qué pudo llevar a que mi madre matase a papá y a toda mi familia paterna durante la celebración de mi undécimo cumpleaños (2).

Papá tenía veintiún años cuando la conoció. Acababa de licenciarse del servicio militar. No dudó cuando su primo Felipe le ofreció unirse a su cuadrilla de peones. Una mañana en que el constructor Francisco Seco le había ordenado que subiera a su mansión, Felipe le pidió que lo acompañara, pues en el ejército se había acostumbrado a dirigirse a personas importantes. Sin tiempo para saludos, el empresario los informó del motivo de su aviso: necesitaba poner verjas a varias habitaciones. Felipe asignó el cometido a mi padre.

Al acercarse a unos ventanales, oyó cantar a una mujer. Nunca había visto una chica tan hermosa. Confiaba en poder acompañarla hasta su casa al salir de trabajar. Estaba tan absorto que no sintió aproximarse a la esposa de Seco. La señora ignoró su presencia y recriminó a su hija que se estuviera exhibiendo ante desconocidos.

Más tarde, papá ametralló a su cuadrilla con preguntas sobre la “señorita”. Supo que se llamaba Dolores, era hija única, su madre padeció depresión tras el parto y la intentó matar una noche en que no paraba de llorar. La niña pasó su infancia ingresada en internados. De chica, había desaparecido por una temporada y se decía que la habían tenido que traer de vuelta a rastras de un “puticlub” donde se ganaba la vida cantando para la clientela.

Mi padre ignoró esos chismorreos.

A la mañana siguiente regresó a la mansión. La “señorita” estaba sentada en la penumbra de su dormitorio mientras Antonia –su antigua aya– barría el suelo. No abandonó la habitación cuando Antonia sugirió que dejaran trabajar sin distracciones al peón. Se sentó a la luz de la ventana para ojear unas revistas y observar con disimulo al asalariado.

Al reunirse la cuadrilla, papá hizo un aparte con Felipe. Le confió que estaba enamorado de la “señorita”. Sabía que ese amor podía parecer infundado, pero había algo en su mirada que le hacía creer en lo imposible. Felipe calló, confiaba en que olvidaría su encaprichamiento al acabarse la reparación.

Luego de asentar las verjas, le asignaron diversas tareas. La “señorita” le habló por primera vez. Le preguntó si tenía novia. En sus posteriores encuentros Antonia bloqueaba a la puerta de la sala. Simulaba estar pendiente del operario, cuando en realidad vigilaba que no se acercara nadie que pudiera delatar ante los señores el comportamiento de su hija.

Una tarde en que Antonia estaba fuera, vareando colchones de lana, le pidió a papá que la llevara lejos de allí. Él no supo qué decir. Acudió a casa de Felipe, que le aconsejó que informara al patrón: sabría lo que hacer con su hija.

Papá se alteró. Lo acusó de no haberlo escuchado. A ella la encerrarían. A él le impedirían verla. Y a ellos dejarían de contratarlos para la constructora. Felipe se preocupó: Seco era su mayor cliente.

Papá descartaba la idea de fugarse; no por miedo al empresario, sino que por respeto a ella. No merecía vivir señalada como una cualquiera sólo por amar en libertad. La solución era que se casaran. Pero resultaba imposible: el empresario tenía en su puño a las autoridades eclesiásticas.

Felipe entrevió una solución: su esposa tenía un hermano sacerdote. Si ella se lo pedía, accedería a casarlos. Mi padre sabía que, en seis sábados, el matrimonio Seco estaba invitado a una cena de gala en Valladolid en honor al dictador Franco. La boda debía celebrarse ese sábado.

Los Seco se desplazaron de viernes. Se llevaron al chofer y a una sirvienta. Su hija quedaba bajo la vigilancia de Antonia. La otra criada descansaba. Mi madre le echó somníferos a la leche de su yaya. Salió sigilosa de la mansión. Fuera la esperaba papá en su furgoneta.

Aunque vestía de calle, papá aseguraba que nunca había habido una novia más hermosa. Si hasta el monaguillo estuvo más pendiente de ella que del cura durante la ceremonia. El par de fotos tomadas tras la ceremonia muestran a papá mirándola embelesado mientras ella sonríe a la cámara. Quizá fue la penúltima vez que sonrió.

Sé que mi nacimiento la trastornó. Me crió una interna. Mi madre me ignoraba, al igual que ignoraba a todo el mundo. Papá la disculpaba diciendo que estaba enferma. Quien estaba enfermo era él. Enfermo de amor. No veía la realidad. Seguía viviendo en aquella época en que ella se había enamorado de él, del herrero que había acudido a poner una celosía en el ventanal de su habitación.

Papá pasaba el día trabajando. Mi madre, encerrada en su habitación; de la que sólo salió para preparar junto a Antonia el menú de mi cumpleaños. Papá me castigó sin asistir al banquete. La policía acusó a Antonia de los asesinatos. Pero yo vi a mi madre sonreír mientras el resto morían.

Hoy cumplo dieciocho años. Felipe me ha dado los diarios de papá. He leído sus anotaciones del día previo a su muerte. Estaba cansado de la maldición de vivir sin mi madre. Intuyó que ella planeaba envenenarnos. Confiaba en que, una vez muertos, pasarían la Eternidad juntos... aunque fuera en el Infierno.

Ésta es la primera entrada en mi diario, que oficiará de bitácora de un viaje en el que “avanzo, barco contra la corriente, arrastrado sin cesar hacia el pasado”. (3)


La compañera Marta Navarro coordina la actual convocatoria creativa del blog «El tintero de oro». Marta nos anima a participar tomando como inspiración para nuestras fabulaciones al escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald y su novela «El gran Gatsby». Para acceder a una enumeración de los relatos participantes, sólo necesitas pulsar sobre este enlace.

https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2022/10/concurso-de-relatos-xxxiii-ed-el-gran.html


Si te apetece leer más sobre «La hermosa y el maldito», te invito a que leas mi enninación actualizada «El gran Tintero»

Gracias por venir y enloquecer, amable leyente.

 Nino. Gijón. 2022.


domingo, 9 de octubre de 2022

Gracias, Auroratris

 


Algo que ha escrito mi amiga Auroratris me ha llevado a corresponderla con el comentario que he reproducido arriba.

No creo, amable leyente, que necesites excusas para leer sus textos. Su valía es suficiente razón. Pero, como la amabilidad sólo se puede corresponder con reconocimiento público, reconozco públicamente la emoción que me ha producido leer tu último texto.

Ya seas gato, gata o rinoceronte, no dejes que la curiosidad te mate. Pincha en este enlace y disfrutarás de una noche estrellada (aunque fuera brille un sol suave de sobremesa).


miércoles, 5 de octubre de 2022

El hombre de dos cabezas I

 

Jerome Charyn’s Movieland, chapter 10: Two-Headed Man

El hombre de dos cabezas I

Borges me conduce a otro laberinto: a esos medio-humanos en “El jardín de Alá” que se sentaban alrededor de un estanque que se parecía al Mar Negro. Eran escritores, hombres y mujeres de verdadera sabiduría, que a menudo portaban dos o tres cabezas, mientras colaboraban película a película y se ahogaban en estupor.

Varios de ellos habían sido refugiados de “La mesa redonda del Algonquin” —ese inteligente equipo que escribió para «Vanity Fair» y que engendró «The New Yorker»— casi un juego de salón para los de su especie. Se tomaron un largo almuerzo de diez años en el Algonquin antes de vagar en dirección a Hollywood y caer en uno de los cubículos, o pesebres del tamaño de un armario, que poblaban los estudios Paramount o Warner; donde los escritores tenían que fichar y fichar, mientras nadaban en su propio Mar Negro.

Imagen tomada de Wikipedia

Ellos eran "expatriados sin dejar su país”, una legión de extraviados que “adaptaban las novelas, ya caducas, los unos de los otros, y se reescribían los guiones mutuamente... y a los pocos años estaban reescribiendo las adaptaciones ya adaptadas, o las adaptaciones de algún otro.”

Llegaron en los años treinta y cuarenta, desde entonces se ha abusado de ellos. Prácticamente todo escritor de valía —desde Dash Hammett a Faulkner, Lillian Hellman, Scott Fitzgerald o Dorothy Parker— se unió a ese club de expatriados, aunque solo fuera por un breve periodo, y vivó bajo el sol, como una salamandra o rata bien asalariada.

Despreciados por los magnates que los contrataban, trabajaban apresuradamente sobre cualquier tema, mientras los despedían, contrataban y volvían a despedir… pareciéndose su existencia a una película de los Hermanos Marx.

 

«Movieland: Hollywood And the Great American Dream Culture»; es una obra de Jerome Charyn, publicada por la editorial Putnam ©®.                                                             

Adelante

Atrás

Traducción parcial de «Movieland: (...)», obra ©® de Jerome Charyn

Traducción parcial de «Movieland: (...)», obra ©® de Jerome Charyn

 

Hola, amable leyente:

Vuelvo a recuperar uno de mis “trabajos de amor perdidos”. En este caso una traducción que dada su extensión y aprovechando su condición secuenciada, iré publicando a lo largo de los meses próximos.

En el año 2000, realicé la traducción de dos capítulos del ensayo «Movieland: Hollywood and the Great American Dream Culture»; obra escrita por el autor norteamericano Jerome Charyn en 1989 para la editorial Putnam ©®. El texto apareció recogido en la antología «Mestizo», publicada ese año por el festival lúdico gijonés “Semana Negra”.



La idea de recuperar estos textos me ha venido a raíz de la convocatoria literaria que Marta Navarro impulsa desde el blog «El tintero de oro». Esta actividad creativa se focaliza en el escritor Francis Scott Fitzgerald; autor que es figura referenciada por Jerome Charynen su narración.

Confío en que te resulte amena la lectura de esta traducción serializada.

Gracias.

Nino Ortea. Gijón. 2022

 

Empezar

martes, 4 de octubre de 2022

El gran Tintero


El gran Tintero

 


La compañera Marta Navarro coordina la actual convocatoria creativa del blog «El tintero de oro». Marta nos anima a participar según las bases que “cortapego” aquí:

 


Como inspiración para nuestras fabulaciones nos propone al escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald y su obra «El gran Gatsby». Mi intención es la de aportar un relato que, pese a estar inacabado, ya tiene título: «La hermosa y el maldito». Confío en acabarlo antes del fin de la semana próxima. Mi aporte se sustenta en un truco que es a la vez un guiño a Fitzgerald. Lograr que me salga ese acto de ilusionismo –de dificultad similar a la de cortar en trocitos a un espectador y luego recomponerlo– es la clave para mi participación en el espectáculo creativo.

Ayer, mientras pensaba en Fitzgerald y Houdini, recordé un acto previo de ilusionismo: mi traducción de varios capítulos de la novela «Movieland: Hollywood and the Great American Dream Culture», de JeromeCharyn. Obra pasional donde Francis Scott Fitzgerald aparece diluido en sus pasiones.

He encontrado mi texto con la traducción del año 2000. Confío en irlo serializando en el blog; y en empezar a hacerlo a partir de mañana.

Os agradezco, amables leyentes y a mis compañeros de tinta, el ánimo y la cordialidad que me trasmitís. Agradezco en especial a DavidRubio el que me haga sentir en mi tinta cuando estoy en su tintero. Y agradezco a mi amiga Flor el que, sabedora de que mi pluma literaria estaba necesitada de tinta, insistiera en el beneficio que me supondría acercarme al tintero.

Te animo a que visites el blog «El tintero de oro». A que participes en alguna de sus convocatorias creativas y a que leas los aportes que realizan mis compañeros.

Yo que de pequeño odiaba mancharme de tinta... ahora no puedo vivir sin impregnarme en ella.

¡Larga vida al gran Tintero!

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.


Ya he realizado el acto de ilusionismo en el que simulo ser uno más en la entintada “mesa redonda del Algonquin”; y –al igual que William Faulkner o Dorothy Parker– adapto mis textos o reescribo los de algún otro. En mi ilusión literaria reescribo un par de veces a Francis Scott Fitzgerald. En mi recreación literaria adapto un par de capítulos de mi novela «Donde vive el recuerdo»; y los ajusto para ilusionarlos como un relato acorde con la convocatoria inspiradora de la “algonquiniana” Marta Navarro.

He publicado mi relato. Un acto de ilusión que dura más que un suspiro (alcanza las 900 palabras) y que plasma sin prejuicios un amor con barreras y verjas.

Y ahora, sin más dilación, se levanta el telón y comienza –si es de tu interés– la narración. He presentado el relato como fotografías de un diario. Si encuentras dificultosa su lectura, por favor: dímelo.

Gracias por tu atención, amable leyente.

Leer «La hermosa y el maldito».


lunes, 3 de octubre de 2022

Otros blogs: septiembre, 2022

Hola, Cynthia:

Estupendo el microrelato que nos regalas. Es ágil en su narración descriptiva de unas acciones que ya han ocurrido, pero siguen ocurriendo en la mente del personaje y lo llevan a condicionarse su continuidad. Está muy lograda la doble atmósfera de misterio: el misterio sobre lo que lo ha llevado a aplicar esa violencia es resuelto para concluir en otro misterio. Es imparcial en su descripción de la violencia, lo que nos da libertad de interpretación como lectores.

Un abrazo, Cynthia.

https://librospuenteaotrosmundos.blogspot.com/2022/09/abismo.html?sc=1664357713756#c6838144972445253335

 

Hola, Mara y Demiurgo:

Vuestra conversación ingeniosa es ciertamente deliciosa. Está articulada de forma muy ágil. Respecto a las realidades que acertáis en plantear-denunciar son también sufridas aquí en España.

Un abrazo realmente cierto e intenso.

https://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com/2022/09/es-cierto-aunque-parezca-irreal.html

  

Hola, Isan:

Me ha encantado tu relato, con esta capa de barniz humorístico que cubre un armazón narrativo sólido.

Creo que tu protagonista hace bien en no preocuparse por la eternidad: ahí están todos los dioses que se presentaban eternos y que ahora yacen en el polvo del olvido a menos que Marvel los desempolve para una de sus pelis de supertipos.

Un abrazo, Isan.

https://unacapadebarniz.blogspot.com/2022/09/polvo-eres.html?sc=1664023326150#c5453046078390581677

 

Hola, Maite:

Me ha encantado tu relato, su lectura evoca la calma de esos momentos de vigilia forzada en los que el sueño acumulado nos permite percibir la realidad con otra sensibilidad –o quizá percibamos otra realidad que está ahí y en la que no reparamos salvo cuando añoramos el poder despertarnos en una nube–.

Un abrazo, Maite.

https://arteypoe.blogspot.com/2022/09/dormir-es-distraerse-del-mundo.html?sc=1663927439152#c800966269021861776

  

Hola, Patricia:

Gran relato el tuyo, compañera: ambientado en un contexto real y contado de una manera tan fluida que parece irreal.

Parece que el Mal y sus manifestaciones es un tema presente en muchas de nuestras composiciones. En tu micro encuentro dos de sus afecciones más sufridas: la del mal que sufre nuestra salud al enfermar y el mal que hacemos sufrir a otros al intentar curar nuestros malestares laborales-económicos.

¡Viva el Bien! ¡Viva la creatividad bien inspirada!

Un abrazo, Patricia.

https://somosartesanosdelapalabra.blogspot.com/2022/09/la-ciudad-un-infiernopor-patricia-f.html?sc=1663857460657#c7594316203374317582

 

Hola, Beauséant:

Gracias  por compartir tu texto, ayuda a que vea que mi percepción de la Realidad no está tan desenfocada como aseguran los agentes del orden impuesto que, azuzados por sus amos pirómanos, nos gritan o susurran: “Fuego, camina conmigo”. Y así esos incendiarios se presentarán como sacrificados bomberos de un fuego que ellos incitaron.

Un abrazo, Beauséant.

https://www.elartistadelalambre.net/metastasis/#comments

 

Hola, Cora:

Gran poema el que tuyo, entre sus costas literarias nace nuestra curiosidad lectora.

Tras leerlo quedo hambriento de más poemas, así que, con tu permiso, hago aquí mi nido.

Un abrazo, Cora.

https://desdemialmasiemprecora.blogspot.com/2022/09/eclipse-un-jueves-un-relato-para-mag.html

 

Hola, Rosa.

Enhorabuena por tu relato. Me han gustado su calma descriptiva y su final abierto.

Un abrazo, compañera.

http://elblogdelafabula.blogspot.com/2022/09/el-campeon-del-videojuego.html

  

Hola, Juana.

Te felicito por este relato que hace feliz a quien lo lee. En él hay esperanza, vence la vida y trasmite la idea (que comparto, pero se me suele olvidar) de que no estoy solo cuando la naturaleza me acompaña. Al igual que a tu personaje, el viento o la lluvia me hacen sentir vivo.

Un abrazo, Juana.

https://juanamedinaficcion.blogspot.com/2022/09/ventosi.html?sc=1663494324084#c5889492771958580259

 

Hola, Mağ.

Me apetece participar, si mi ánimo lo permite, en alguna convocatoria juevera. Si no te supone una molestia, ¿podrías avisarme la próxima vez que coordines una convocatoria el próximo trimestre?

En su momento participé en varios “jueves”, pero el desánimo me fue alejando del compromiso creativo.

Gracias.

Un abrazo, Mağ.

https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/2022/09/cierre-de-convocatoria.html

  

Hola, Mayte:

Una delicia leer tu cuaderno de viaje a Cudillero.

He estado allí este jueves día 8, el día de nuestra comunidad autónoma. Allí se celebra de manera especial: se saca del fondo de la dársena del puerto una imagen de la “Santina” (nombre que en Asturias le damos a nuestra patrona: la virgen de Covadonga). Se la procesiona y tras el oficio solemne se la vuelve a sumergir en la dársena hasta el año siguiente.

Un abrazo, Mayte.

https://imagenesqueescribo.com/2022/08/25/un-poquito-de-asturies/comment-page-1/#comment-1628

 

Hola, Mujer de negro.

Tu poema, al igual que el fuego (no el que “camina”, sino que el que aviva) va dando intensidad a los sentidos. Y lo hace de manera lenta, evitando calenturas. Y lo hace de manera gradual, evitando quemaduras.

Un abrazo, compañera.

https://lagrimaseneldesierto.blogspot.com/2022/09/a-fuego-lento.html?sc=1663491213426#c7158161053160283553

 

Hola, Demiurgo:

Me alegra leerte con esa determinación, ya sabes de mi flojera creativa. Confío en que acabes pronto de solventar esas cuestiones técnicas.

Respecto a tu pregunta: creo que es un clamor mi debilidad por Regina; aunque Duality araña mi corazoncito y me fascina la solidez narrativa de tu Mara Laira.

De aquellos personajes que me despertaban antipatía, ya te has encargado tú de darles su justo destino y no seré yo quien los reviva del olvido.

Todo mi aprecio, Demiurgo.

http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com/2022/09/los-personajes-preferidos-del-mara-verso.html

 

Hola, Carlos:

La búsqueda de vida en otros nos aleja de la sensación de muerte que da la quietud. Al caminar no miramos nuestra sombra, sino que la luz en otros. La noche y la oscuridad son sombra en la que podemos espinarnos al abrazar cardos creyendo que son claveles.

Un abrazo, Carlos.

https://lajorobadelcamello.blogspot.com/2022/09/cardos-y-espinas.html

  

Hola, Francisco:

Gracias por compartir este relato tan trabajado en su documentación y tan ágil en su desarrollo.

Siempre me han llamado la atención estas personas que, como tus personajes, para cargarse de razón optan por usar palabras ajenas en lugar de razonar las propias.

Un abrazo, compañero.

https://abrazodelibro.blogspot.com/2022/09/el-uso-de-la-razon.html

  

Hola, Clarisa:

Quizá lo sorprendente sea lo arraigado del conformismo ante lo impuesto por la sinrazón. Quizá lo decepcionante sea el que a tantos de nuestros iguales no les inquiete el sufrimiento, mientras sea ajeno.

Ser inconformista frente a los abusos de cuyas causas somos ignorantes, pero cuya devastación percibimos, es ser humano. Ser inconformista frente al silencio impuesto, es hablar alto y claro de lo que nos afecta. Ser inconformista ante la brevedad de lo bueno, nos prepara para sobrellevar lo malo.

Ser inconformistas ante la muerte lleve a que perduren en nuestra memoria abrazos que no mueren.

Un abrazo cálido para ti y para quienes están en tu corazón y en tu memoria, apreciada Clarisa.

Slava Ukraine!

https://clarisatomascampa.blogspot.com/2022/09/la-gran-inconformidad.html?sc=1663432041813#c367616735468992913

 

Hola, Ana:

Me ha encantado tu relato. En especial su cadencia formal –la manera en que cómo cuentas se acompasa con lo que cuentas– y el ritmo de fondo, el contraste entre lo trágico de la situación y la entereza con la que se afronta-.

Un abrazo, compañera.

https://anapieraescritora.wordpress.com/2022/09/15/un-mundo-mejor-microrrelato/

  

Hola, Ainhoa y Guille:

Varias veces he creído vivir en el infierno de la rutina, hasta que comprendí que estaba sobreviviendo en el purgatorio de la espera a que las ruinas de lo sentido revivieran.

Gracias por compartir esta introspección.

Un abrazo, compañeros.

https://todoloquetienenombrexiste.blogspot.com/2022/09/aferrarse.html

 

Hola, José:

Gracias por compartir este relato: me ha atrapado su lectura y sorprendido su final.

Sin lugar a dudas tus personajes encarnan el dicho de que “El amor es el juego más peligroso”.

Un abrazo,  compañero.

https://www.museodelaconfusion.com/2022/09/2-2-5.html

 

Hola, Carlos:

La lectura de tu poema me lleva a preguntarme si la soledad y el silencio son lo natural, como natural es ese sol que derrite las calles. Pero luego recuerdo que nacemos acompañados y de manera ruidosa. Nuestras madres no nos dan vida para que silenciemos nuestro sentir.

Gracias por compartir tu sentir, Carlos.

https://lajorobadelcamello.blogspot.com/2022/08/de-soledades-y-silencios.html

 

Hola, Flor:

Gran relato el que nos regalas, contado con gracia y ternura.

Aunque la respuesta de tu madre fue considerada, me gustó más tu contestación ingeniosa a esa pregunta impertinente.

Un abrazo, Flor.

http://elbauldemislibrosyjuguetes.blogspot.com/2022/09/relato-juevero-cicatrices.html#comment-form

 

Hola, Beauséant:

Me ha dejado pensativo la lectura de tu texto. Lamento no poder escribirte una respuesta a tu pregunta sobre la posibilidad de discernir lo correcto.

Un abrazo, Beauséant.

https://www.elartistadelalambre.net/nadie-como-los-grekos/#comments

 

Hola, Xan:

Por suerte, uno no siempre logra lo que quiere.

Un abrazo, Xan.

https://elucubrador.blogspot.com/2022/09/queria-odiarte.html?sc=1662126184145#c3432884657083928842


Entradas populares