El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative
No consumiré ningún producto de empresas que patrocinen el Mundial de Qatar 2022.

jueves, 24 de noviembre de 2022

Cada jueves, un relato: “Mi rincón favorito” – «Ninogar»

La infatigable Mag asume de nuevo la tarea inspiradora y coordinadora de textos creativos en un jueves relatado como “Mi rincón favorito”.

 


Pese a las limitaciones materiales que conlleva el carecer de un ordenador personal, Mag se persona para guiar, que no ordenar, una antología de textos cuya extensión máxima sea de 350 palabras. En mi caso, ese lugar “al que acudo para sentirme bien” es mi palacio de la memoria: Ninogar. Morada de la que este blog forma parte y en la que tú, amable leyente. Siempre tendrás tu espacio.

Gracias por tu visita. Bienvenido a Ninogar.

Formula V - Eva María

Ninogar

 

Ninogar, mi palacio de la memoria, está construido sobre los sólidos cimientos que me proporcionó el haber credido sintiéndome protegido por mis padres. No es ninguna fortaleza de soledad, es un fortín de reencuentros con evocaciones que habitan en las habitaciones que conforman este hogar en constante expansión, ya que los buenos recuerdos siguen produciéndose y reproduciéndose.


Sin haber sido mal criado como un niño mimado, crecí consentido como un niño querido. Mis padres me consintieron ser feliz; y me consiguieron lo mejor que estaba a su alcance: que creciera sin miedo.

Mi madre es la arquitecta de este castillo de la memoria, en el que su memorial ocupa la zona más luminosa. Ella me enseñó cómo alzar un espacio propio dentro de habitáculos compartidos.

En la escuela pensaban que era “tonto”, siempre estaba ausente de clase, estaba “allá, allá lejos donde habite el despiste”. Los docentes indecentes propusieron a mis padres sacarme del colegio y mandarme a un centro de educación especial –el gijonés Sanatorio Marítimo–. Se negaron a hacerlo. Pero les preocupó sobremanera haber recibido esa indicación profesional: delataba que algo no iba bien conmigo.

Mi madre me escuchaba atentamente. Le contaba el aburrimiento que pasaba en unas clases donde los profesores leían o decretaban, pero nunca explicaban. Le contaba mi fastidio al verme castigado constantemente a copiar, y copiar, y copiar... Ella me dio un doble consejo que ha constituido el cemento y los ladrillos en la construcción de este fortín: que aprendiera a segmentar el tiempo que pasaba en el colegio –desde que entraba faltaba menos para que saliera–; que pensase que todas las cosas que tanto me gustaban estarían esperándome cuando saliera de clase. Es a día de hoy que este recurso a diferenciar entre los actos de mi yo forzado y el autónomo me ayuda a afrontar las rutinas e imposiciones.

Es bueno tener buenos recuerdos, devienen en sólidos cimientos vitales. Mi vida es un eco de las risas de mi infancia, no sería el Nino que soy de no haber sido el niño que fui con el consentimiento de mis padres.

 

Nino (hijo de Elena y Marcelino). Gijón. 2022.


Gracias por tu compañía lectora, amable leyente. Ahora te animo a que visites el blog de Mag y disfrutes de todos los rincones mapeados para esta convocatoria. Allí, junto a la detallada convocatoria para esta edición, encontrarás un mapa de los diferentes rincones propuestos por mis compañeros.

https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/2022/11/convocatoria-un-jueves-un-relato.html


martes, 22 de noviembre de 2022

Eternamente, su mano

Eternamente, su mano

Éste no puede ser no más que un texto para un blog. Quisiera que fuera una declaración de amor a la Imaginación. Si me faltara ella, no voy a morirme; pero logra que mi soledad se sienta acompañada y por eso siempre sé que la necesito.

Variación personificada sobre la letra de la canción «Yolanda», compuesta por Pablo Milanés. (DEP)

Yolanda - Pablo Milanés (junto a su hija Lynn)      

           

En un intento de poner freno a lo que ahora siento a raudales, me pongo a escribir a vuelablog.

La nuestra es la sociedad de lo fácil y lo rápido, en la que incluso los logros deben desvirtuarse para ser aceptados. La nuestra es una sociedad fascinada por una vulgarización disfrazada como diversidad; pero pobre de quien no entre por el ojo de la aguja de lo políticamente correcto: será tratado como un monstruo, perseguido como una aberración y “cancelado” socialmente. Si Pablo Milanés nos estimuló a ser eternos, ahora Bad Bunny nos insta a ser ignorantes. Seamos vulgarizantes y aceptémoslo: es el signo de los tiempos. Comparar las figuras de Milanés y Bunny nos permite figurarnos las diferencias entre esta sociedad y la de los años 70. Ahora que el futuro me ha alcanzado no puedo evitar imaginarme un presente mejor, como aquél que anhelaba cuando tarareaba la canción «Yolanda».

Pese a lo amargo del presente, esa eternidad a la que cantaba Pablo Milanés está al alcance de nuestra mano, amable leyente: en el futuro siempre habrá alguien que nos recordará con aprecio si le trasmitimos esperanza en su presente.

Gracias por venir y enloquecer, afable leyente. Gracias por compartir la eterna necesidad de imaginar un futuro menos áspero para nuestros hijos –de la realidad o de la imaginación–.

Nino Ortea. Gijón. 2022.



viernes, 18 de noviembre de 2022

Cuando ensoñar no es bastante (2022)

 

Cuando ensoñar no es bastante (2022)

 

Cuando ensoñar no es bastante,

de nada te vale escuchar que tu escribir aviva sueños,

ni que con tus textos y acciones evitas en otros

que los titubeos se hagan sus dueños.


Cuando ensoñar no es bastante,

la clara risa que otros escuchan en tus palabras de ánimo

a ti te parece eco distante de una alegría

que temes se haya convertido en voz de un mimo.


Cuando ensoñar no es bastante,

llega para ti el momento de descansar,

de escucharte en la sonoridad del silencio,

de permitirte volver a soñar.

 


Y el silencio de la espera, se acompasará con la quietud de la esperanza. Pues la vida tiene sonidos, aún en su eco de silencios. ¿O acaso el aire sólo es vida cuando sopla como viento?

Cuando el viento no silba, seguimos respirando.

Cuando la escritora no escribe, sigue viviendo.

Respetemos la paz de su sigilo, deseémosle tranquilidad en su sueño. El que no escuchemos su voz, no significa que ésta no esté sonando, melódica y “libre, sobre corales de ojos dormidos…

A Clarisa Tomás Campa.

https://clarisatomascampa.blogspot.com.es/


 

Hola, amable leyente:

Tú, que eres fiel lector de este fabulador infiel, sabes bien de mi aprecio personal y literario hacia Clarisa Tomás Campa. Sin desmerecer a nadie, sin desvalorar ningún gesto, me siento muy unido a ella.

Nuestra amistad nació del trato fortuito que se adentró en el aprecio. Aprecio que sigue vivo once años después de nuestro primer encuentro.

Hace un tiempo le escribí a Clarisa esta pieza de prosa poética. Ahora la recupero. Al igual que entonces, ahora vivimos tiempos difíciles. Y es en los tiempos difíciles cuando más valoras la amistad. Me planteé escribir algo nuevo. Pero mis sentimientos son los mismos, así que he optado por reafirmarme en mis palabras sentidas.

Gracias por tu compañía en estos tiempos difíciles, afable leyente.

Nino Ortea. Gijón. 2022.

jueves, 10 de noviembre de 2022

Muero cada amanecer

Hola, amable leyente:

M.A. Álvarez, desde el blog El tintero de oro, impulsa y coordina un nuevo encuentro creativo.

En la convocatoria “Microrretos: Personajes antagonistas” se nos invita a fabular un microrrelato de hasta 250 palabras con un villano como protagonista.



Mi aportación se titula «Muero cada amanecer», una fabulación de 248 palabras que confío en que te guste, afable leyente. Gracias por tu tiempo de lectura.

Y gracias en especial a M.A. Álvarez por su generosidad.

 

Te sugiero que reproduzcas esta pieza musical de Franz Waxman mientras lees el relato. En una nota a pie de página te explico el porqué de esta selección musical que nada tiene que ver con la película «Rebeca» ni con la novela que ésta adapta libremente.

Gracias.


Muero cada amanecer

 

Larry deambula nervioso por el camarote. Hoy le pedirá matrimonio a Carmila. Confía en que acepte; aunque teme su reacción tras confiarle su secreto.

Carmila cuenta con que Larry se le declare esta noche. Conoce bien a los hombres y sabe que a éste lo tiene embelesado. No soporta la vulgaridad de los nuevos ricos americanos que frecuentan su país tras la guerra, huyendo de la ”ley seca” que impera en Norteamérica; pero él es su billete de fuga.

No puede esperar más. Necesita huir cuanto antes. La portera le ha dicho que hoy han vuelto a preguntar por ella. La policía pudo finalmente ponerle nombre y rostro a la “vampiresa” que había enviudado en seis ocasiones durante estos cuatro años. Han bloqueado sus cuentas bancarias, ¡todos sus sacrificios aguantando a esos viejos para nada!

Antes de salir, relee el recorte de prensa que recogía la llegada a Lugoj del multimillonario Larry Talbot en su yate “Destiny”. Apenas dos semanas le habían bastado para embrujarlo. Tímido y reservado, no hay nada en él del hombre salvaje que a ella podría enamorarla. El incauto ignora que, una vez en América, será su siguiente víctima.

 

Es madrugada, Larry llora semidesnudo. El capitán del yate había olvidado avisarlo de que anoche habría luna llena. Poco queda del cadáver de Carmila, cuyo recuerdo pasará a alimentar su corazón hambriento de cariño. Lo peor de su maldición de hombre-lobo es la condena a soledad: su pulsión animal es antagonista de su pasión humana.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.

 

Si pulsas en este enlace accederás a la enumeración de participantes en el encuentro creativo coordinado por M.A. Álvarez:

https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2022/11/microrreto-antagonistas.html

 

viernes, 4 de noviembre de 2022

Harto ya de estar harto, ya me cansé

 Hola, amables leyentes:

Como muchos de vosotros habéis observado, este blog lleva un tiempo recibiendo comentarios insultantes. El porqué de estos insultos, no lo sé; el por quién de estos insultos, sí lo sé.


Todo comenzó con esta acometida, que además marca una pauta habitual en las agresiones de esta persona: hace un comentario bajo una de sus personalidades normalizadas, vuelve (bien bajo otra identidad ponzoñosa o como “anónima”) a dejar un encadenamiento de desprecios, tras ello regresa y elimina su primer comentario.

Y así continúa y continuará –imagino– con su cobarde agresión habitualmente anónima y homónima, en una obcecación que ha llevado a la insultante a comentar en entradas publicadas hace años, cuando no encuentra un texto reciente que mancillar. E incluso a escribir en idiomas tan impropios como inapropiado es lo desbarrado. Oh la lá! C'est incroyable!


Otros autores solidarios de blogs me aconsejaron que siguiera su ejemplo y empezase a moderar los comentarios. Y es que esta incontinente ha forzado a muchos de los espacios donde ella acudía a ventosear a que recurran al filtrado de los comentarios –medida astringente que afecta a todos los lectores, no sólo a la diarreica–.

Agradezco el consejo solidario, pero no lo seguiré. Son contados los comentarios que recibe este blog; y cada uno de ellos merece mi agradecimiento, no mi desconfianza. Poneros en duda a la totalidad de mis lectores, por culpa de una insultante me parece una socialización de la desconfianza y lo encuentro injusto. Nunca he tolerado lo injusto ni soportado lo vulgar. NUNCA. Si de niño no lo hice –pese a la injusta vulgaridad de mis maestros–, no voy a tolerárselo de viejo a esta pelleja.

Harto tras su más reciente afrenta, he usado los servicios de información que Blogger pone a nuestra disposición, para así confirmar con datos mis sospechas sobre la identidad de la insultante. Accedí al menú principal de mi blog, seleccioné la opción “Estadísticas”. Y empecé a obtener datos de estos tres últimos meses. Esta opción la tenemos todos en nuestros blogs y es gratuita, los datos los proporciona “Google Analytics” y quizá te sorprenda la cantidad de información que facilita.



Encontré, por ejemplo, las entradas por las que esa iracunda recomienza aquí. La muy cobarde no iba a hacerlo desde uno de sus blogs, deduzco que tiene en su carpeta de favoritos los enlaces directos a algunas entradas de «Ven y enloquece» y accede desde ellas. Una de sus favoritas es ésta:


Google pone a nuestra disposición los datos de acceso de nuestros lectores a nuestros blogs. Confirmé los datos de origen del único visitante recurrente de este blog que accede desde el estado de Florida en EE.UU.


De allí al área metropolitana de Miami


Luego aparece esta ciudad

Y seguí obteniendo una información que cada vez identificaba más a la agresora. Toda información sobre las lecturas de tu blog la obtienes de manera gratuita y legal, no necesitas instalar ningún programa de monitorización: al acceder a cualquier espacio web aceptamos dejar un rastro identificativo. Y al final nos ocurre como a Pulgarcito: las migas de nuestro rastro se convierten en sólido alabastro.

Dentro de las prestaciones de “Blogger”, “Google Analytics” nos permite acceder a información tan curiosa como la del sistema operativo, lenguaje o navegador (versión incluida) que usa cada uno de nuestros visitantes. En el caso de esta acosadora en ocaso, compartiré unos pocos detalles más de esta insultante a la que no se le ocurre nada más exultante que acceder a un blog de Google usando el navegador de Google, con lo que su rastro digital es tan lineal como su nivel neuronal:

                                                                   

Y respecto a la insultante “mayamizante”: sé que su nombre es Mucha –ya se ocupa ella de destacarlo-, aunque también usa el de Recomenzar, Mario... o cualquier otro apodo bajo el que cometer bajezas. Ignoro qué la lleva a avergonzarse de su nombre para que lo esté siempre ocultando, lo que debería avergonzarla es su comportamiento. A ver qué nuevo exabrupto suelta y bajo qué tapujo se esconde al dejármelo en su próxima incursión. Le sugiero el nombre de “Diarrea” y como apellido “Mental”.

Bueno, amables leyentes, agradezco una vez más vuestra compañía lectora de este texto escrito con total “animus iocandi”. Sabéis que una persona así no existe, al igual que sabéis que las empresas cumplen la legislación de protección de datos. Ficción, todo es ficción... cuando no sueño. Eso es la vida.

Baja el telón y se acaba esta mascarada.

Gracias por venir y enloquecer.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.

 



jueves, 3 de noviembre de 2022

Es noviembre de 2022 y sigo dándote las gracias, Clarisa

 


Es noviembre de 2022 y sigo dándote las gracias, Clarisa

No puedo negar mi amistad con Clarisa. Tampoco puedo negar la admiración literaria que siento hacia ella. El que mi admirada amiga Clarisa me dedique constantes muestras de afecto personal y aprecio literario es una alegría para mi ánimo y un estímulo para mi resilencia.

Amable lector, esta entrada no admite comentarios, confío en que sabrás entenderlo. Tus palabras de aprecio tienen su sitio en el corazón que inspiró este latido creativo: en el blog de Clarisa. Te invito a que la descubras, a que la leas y releas, a que te hagas seguidor de su blog y –si tu situación económica te lo permite– compres uno de sus libros.

¡Gracias!

https://clarisatomascampa.blogspot.com/

 

Nino (amigo y admirador de Clarisa). Gijón. 2022.


domingo, 30 de octubre de 2022

James Steranko’s performance as an escape artist in Gijón

In july of 2002, James Steranko –an American graphic artist, comic book writer/artist, comics historian, magician, publisher and film production illustrator– was the guest of honor at a festival that took place in Gijon, Spain. For the first time since the late 1950's, Mr. Steranko agreed to perform some escape magic at the festival.

I was honored by James Steranko when he asked me to join him on stage to help him with his performance as an illusionist and escape artist.

At the time, I couldn´t get a copy of the photographs that had been taken during the show. And, to my surprise, I didn´t appear on the prints that the festival’s organization published of the performance.

Luckily, I could find some picks in the Internet.

Thank you, Mr. Steranko, for your kindness. It was a pleasure meeting you.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.







Actuación de James Steranko como escapista en Gijón.

En julio de 2002, James Steranko–artista gráfico, escritor/dibujante de historietas, historiador de historietas, mago, editor e ilustrador de producción cinematográfica estadounidense– fue el invitado de honor en un festival que tuvo lugar en Gijón, España. Por primera vez desde finales de la década de 1950, el señor Steranko accedió a realizar un espectáculo de magia y escapismo en el festival.

James Sterankome honró cuando me pidió que me uniera a él en el escenario para ayudarlo con su actuación como ilusionista y artista de escape.

En ese momento, no pude obtener copias de las fotografías que se habían tomado durante el espectáculo. Y, para mi sorpresa, no aparecí en las instantáneas que la organización del festival publicó de la actuación.

Por suerte, pude encontrar algunas selecciones en Internet.

Gracias, Sr. Steranko, por su amabilidad. Fue un placer conocerlo.

 

Nino Ortea. Gijón. 2022.

jueves, 27 de octubre de 2022

Noche de ánimas (Un jueves, un relato...)

 

La estimulante Mag asume la responsabilidad de oficiar de invocadora de los espíritus creativos en un jueves relatado como “noche de ánimas”. Y animosa como pocas, Mag, estimula nuestro aliento creativo con dos videoclips –realmente trabajados y hechizantes– que podéis disfrutar en su blog «La trastienda del pecado».

Allí, junto a la detallada convocatoria para esta edición del encuentro “Un jueves, un relato...”, encontrarás una enumeración de los espíritus conjurados para esta “noche de ánimas”. Aunque, espero no desanimarte si te propongo que, antes de visitar el blog de Mag, leas mi aportación a su invocación. Una anécdota en forma de historia que he titulado...

  

Todo es un poco loco


 

Luis Ángel Gómez Jaramillo, Gael García Bernal - Un Poco Loco

Music video by Luis Ángel Gómez Jaramillo, Gael García Bernal performing Un Poco Loco. © 2017 Walt Disney Records / Pixar

 

Llega “Halloween” y todo es un poco más divertidamente loco; que para amarguras ya tenemos una realidad incierta que da sustos diarios y desata miedos nefarios.

Llega “Halloween” y quien no decore sus balcones con calabazas fantasmagóricas o responda dulcemente al asalto del “truco o trato”, puede prepararse para ser ignorado como un fantasma ignorante de los buenos modales.

Llega “Halloween” y como monstruitos urañitos serán tratados esos “calamardos” refunfuñones que al ver a infantes disfrazados de “Hansel y Gretel” braman cual “bruja piruja”: ¡Esta celebración extranjera lacera nuestras tradiciones, al fuego con ella!.

Nadie quita a los dolientes de conmemorar en estos días unas ausencias que están presentes en su día a día. Pero ver nuestras calles alegradas por niños postulantes de endulzadas no es algo que se produzca a diario, ni va contra ningún dolor trinitario. Todos hemos comprobado que el mundo no se para cuando nuestro universo se desmorona. El dolor está ahí, sin necesidad de que lo imponga el calendario. Si algo atestiguan los almanaques es el paso del tiempo: antes la calendas de noviembre se celebraba en silencio, ahora se hace con ruido. Los tiempos cambian; la vida continúa.

Me gusta la sociedad actual. No quiero revivir la austeridad con que se oficiaban durante mi infancia las solemnidades de difuntos. Me aterraría –más que cruzarme con alguien ataviado de zombi zumbado– una socialización del aburrimiento similar a la que imperaba en mi niñez, cuando la llegada de “Todos los Santos” venía acompañada por la cofradía del santo sopor.

Detecto un eco de dicho sopor en la exhortación de ciertas instancias eclesiales para que los padres disfracen a sus hijos de santos, en un movimiento que han llamado “Holyween”.

¿Acaso estos moralizantes no temen lo que puede ocurrir si un niño ataviado de “San Jacobo” se cruza con otro disfrazado de “Bob Esponja” y éste se empeña en freírlo cual “cangreburger”? Al final podríamos encontrarnos con una hagiografía más propia de Santos Inocentes que de Todos los Santos.

La alegría en las calles no perturbará el descanso de nuestros muertos, los alegrará desde el cielo.

(349 palabras)

Nino Ortea. Gijón. 2022.

 

Gracias por tu compañía lectora, amable leyente. Ahora te animo a que visites el blog de Mag y disfrutes de todos los contenidos disponibles para esta convocatoria:

https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/2022/10/convocatoria-un-jueves-un-relato.html


domingo, 23 de octubre de 2022

El hombre de dos cabezas III

 Jerome Charyn’s Movieland, chapter 10: Two-Headed Man

El hombre de dos cabezas III

 


Era Scott Fitzgerald uno de los miembros de “El jardín de Alá”, alcohólico, repentinamente arruinado, con su esposa ingresada en un manicomio; encontrándose Scott en mitad de su propia medianoche triste, tras haberse desvanecido su atractivo perfil. Sus novelas no le reportaban beneficios y los nuevos relatos eran invendibles: se convirtió en un hombre de dos cabezas más, trabajando con otros equipos de escritores, siéndole asignados guiones que se desvanecían en él, engullendo coca-cola para evitar el temblor de sus manos.

Al igual que un oso amaestrado de cualquier magnate, era Scott quien daba vueltas alrededor de aquél: sorbiendo toda la coca-cola y revelando el sin sentido y la angustia del escritor de Hollywood como ningún otro había podido mostrar. Al igual que Gatsby, él creía en el galanteo y en el sonido dorado del dinero. Las películas significaban éxito; y no había sitio en las “alturas” de Hollywood para zapateros remendones ni hombres de dos cabezas.

Crecí pensando que escritor y secretaria significaban lo mismo”, dice Cecilia Brady en «El último magnate». “Se hablaba de ellos de la misma manera cuando no estaban cerca, salvo una especie llamada “dramaturgos” que venían del este. A los dramaturgos se les trataba con respeto si no se quedaban por mucho tiempo; de lo contrario, se hundían con los otros en la clase de oficinistas”.

Cecilia mostraba el mismo respeto que los magnates hacia los escritores. “Los escritores no son exactamente personas. O, si tienen algún valor, son un grupo de gente intentando convertirse en una persona”.

Su padre, Bill Brady, tenía sus oficinas en un edificio que rememoraba la mansión de Louis B. Mayer en los estudios MGM. El edificio de Brady tenía “enormes galerías y barandillas de hierro que sugerían una perpetua cuerda floja.” Y su propia colección de hombres de dos cabezas que caminaban por esa cuerda floja seis días a la semana.

Pero era su socio –Monroe Stahr, alias “Irving Thalberg”– el que se las veía con los guionistas: “Ponlos por pares a trabajar en una idea; y luego pon otras parejas a trabajar tras sus pasos”. Con lo que los escritores en sus pocilgas del tamaño de un armario se convertían en una sucesión de cajas chinas, y formaban parte de un laberinto del que no podían salir.

Con los años,” –dijo Borges“un hombre puebla el espacio con imágenes de lugares, reinos, montañas, bahías, barcos, islas, peces, habitaciones, herramientas, estrellas, caballos y gente. Poco antes de su muerte, descubre que el laberinto paciente de líneas esboza la imagen de su propia cara”.

 

 

«Movieland: Hollywood And the Great American Dream Culture»;               

 es una obra de Jerome Charyn, publicada por la editorial Putnam ©®.

 

 

Adelante

Atrás

domingo, 16 de octubre de 2022

El hombre de dos cabezas II

 

Jerome Charyn’s Movieland, chapter 10: Two-Headed Man

El hombre de dos cabezas II

 

Había algo absurdo en los guionistas, con sus dos cabezas, que se adentraban apresuradamente en aquellas ciudades amuralladas con un guardia en la puerta, vasallos en un reino que no podía comenzar una película sin su ayuda.

Eran alumnos que se podían graduar al convertirse en productores y tiranizar a otros hombres de dos cabezas. Pero la mayor parte de ellos nunca llegó a esos extremos. Ellos no podían resolver la adivinanza más sencilla en la política de los estudios: los magnates habían comprado sus servicios, al igual el de los carpinteros o los zapateros, y podían pedirles que escribieran por página... o al peso.



Compositores como Erich Wolfang Korngold –quien compuso la música para «El Capitán Blood», «King’s Row» y, aproximadamente, otras doce películas– eran tratados mucho mejor que cualquier hombre de dos cabezas. A los magnates les encantaba la música; y además, Korngold era un genio. Un niño prodigio checoslovaco, que había compuesto una ópera antes de tener diez años y ya dirigía orquestas no superados los veinte. Jack Warner tuvo que secuestrarlo de la Vienna Opera House.


Korngold era el Mischa Elman, el Brahms, el Berlioz o el Bruno Walter de “La tierra de las películas”, todos en uno. Él podía "tocar el piano, el violín, dirigir una orquesta y presentarse con treinta y dos piezas de “schmaltz” (1)”.

En 1938, su salario en la Warner Brothers ascendía a 1,041.66 dólares semanales. Era el “doctor Korngold” o el “profesor Korngold” para los extraños, para sus compañeros músicos, y para los magnates del cine. El profesor Korngold era muy vehemente respecto a sus bandas sonoras. Si otros compositores del equipo intentaban aprovecharse de sus creaciones, solía gritarles: “Yo le robo a Richard Strauss. Tú puedes robarle a Richard Strauss. Pero no me robes a mí”.

En los ensayos se solía presentar vistiendo una cazadora, estilo vienés, “que le llegaba hasta la cadera”. Despreciaba los cuchillos y tenedores en la mesa. Le gustaba comer los “dumplings” y las tortas de “Sacher” con sus manos. Cuando Jack Warner o el chatarrero Louis B. Mayer tenían que dar una fiesta, solían invitar a Korngold, sentarlo al piano, y suplicarle al maestro / profesor / doctor que interpretara una de sus composiciones. Pero todo lo que podía hacer un escritor era mirar el guión y “adecuar el diálogo a la acción”.


 

«Movieland: Hollywood And the Great American Dream Culture»;

 es una obra de Jerome Charyn, publicada por la editorial Putnam ©®.

 

 

Adelante

Atrás

jueves, 13 de octubre de 2022

«Entre mis Alas», poemario de Lola de la Poza Curiel

La compañera Cora –seudónimo de Lola de la Poza Curiel– ha publicado recientemente un poemario: «Entre mis Alas».

En su blog encontrarás más información sobre la obra:

https://desdemialmasiemprecora.blogspot.com/2022/09/entre-mis-alas.html

 


Le deseo toda la suerte, personal y literaria, a Cora.


Entradas populares